Imprimir esta página
Martes, 09 Julio 2019 09:43

Las formas del agua, Alfaro entra en pánico y rompe con todo ante la posibilidad de perder Seapal

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

El grupo político que se enquistó en el sistema de los servicios de agua potable, drenaje y alcantarillado de Puerto Vallarta sabía perfectamente que el paso del ingeniero Javier Rojas era transitorio, que sólo lo usarían para que diera la cara ante los problemas que surgieran durante el tiempo que estuviera en la dirección del Seapal y para que fuera el que rompiera cualquier nexo entre los medios de comunicación y otros sectores de la sociedad con el organismo paraestatal.

Lo anterior, a propósito de la renuncia de Javier Rojas a la Dirección del Seapal la semana pasada.

Con ese estilo de sentirse el cacique perfecto de Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez puso siempre atrás de Javier Rojas al secretario de Gestión Integral del Agua, Jorge Gastón González Alcérreca; no quiso respetar la autonomía del Seapal e incluso ignoró y manipuló al Consejo de Administración para que las cosas se hicieran de acuerdo con lo que le dictara su hígado y no su cerebro.

El ingeniero Javier Rojas, cuya experiencia está más que probada en temas de agua potable, drenaje y alcantarillado, fue humillado e insultado tantas veces como fue posible por Jorge Gastón, quien incluso llamaba a altas horas de la noche a casa de Rojas para gritarle y advertirle que no se metiera en temas delicados como el de los medios de comunicación.

¡Ya párale!, le gritaba con tono amenazante.

SOCIALIZAR O NO SOCIALIZAR

Y es que Javier Rojas, un vallartense por adopción, que sabe del manejo y las relaciones públicas que deben existir no solo con las empresas y personas de los medios de comunicación, sino también con otros actores importantes de la sociedad vallartense, nunca dejó de lado esa conexión, ni tampoco descuidó sus amistades, cosa que no podían ni pudieron soportar Enrique Alfaro y sus compinches, léase Jorge Gastón y compañía.

Sin embargo, a Enrique Alfaro no le importó socializar con ningún sector de Puerto Vallarta, por el contrario, con esos aires de grandeza y la soberbia que trae a rastras, ha comentado que su gobierno no necesita a nadie para salir adelante, que para eso tiene a las empresas de sus amigos –a quienes les ha entregado decenas de millones de pesos del erario público-- llamadas ‘Covacha Gabinete de Comunicación SA de CV’, ‘EU Zen Consultores SC’ e ‘Indatcom SA de CV’, esta última es la que le maneja redes sociales y pautas digitales al gobierno del Estado, donde el Seapal no es la excepción.

Pero ni con la maquinaria publicitaria de redes, sitios digitales y de comunicación de Indatcom y Euzen Consultores (otra de las empresas que usa Alfaro para atacar a políticos, premiar y relegar a medios), el gobernador ha podido ‘doblegar’ a los medios de comunicación de Puerto Vallarta, de quienes se queja todo el tiempo por artículos de opinión, notas y hasta caricaturas que se publican todos los días y que son exquisitamente críticas contra su mal gobierno y su imagen.

El Enrique Alfaro autoritario se da el lujo incluso de hacer airados reclamos al alcalde de este puerto, Arturo Dávalos, por la forma “sistemática” –dice—con que lo ataca la prensa vallartense. En especial no tolera que los moneros lo pinten una y otra vez, es algo que le repatea las entrañas al otrora tolerante Alfaro.

EL HUMOR DE ELMER GRUÑÓN

Pero bueno, decíamos que el caso de la renuncia de Javier Rojas se dio en un escenario en donde el humor del gobernador estaba peor que el del personaje de caricatura Elmer Gruñón, toda vez que le acababan de informar que existía una enorme posibilidad de que la mayoría de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) voten este mes a favor de que la operación del Seapal pase al municipio de Puerto Vallarta.

Y como Javier Rojas continuó su acercamiento con los medios de comunicación que no quiere Enrique Alfaro, como el caso del periódico Meridiano y su director Moisés Madariaga y otros, alguien fue con el chisme de que Rojas seguía su amistad con ciertos periodistas y esto acabó por colmar al ejecutivo estatal, quien decidió tomar el pretexto para exigir la renuncia del ingeniero Rojas.

Tal y como usted lo lee estimado lector, esa cercanía de Rojas con la prensa vallartense fue solo un pretexto para quitarlo del camino, pues en el fondo hay ciertos contratos millonarios que cuestionó Javier Rojas porque un alto porcentaje de ese dinero sería utilizado en proyectar la imagen del diputado Luis Ernesto Munguía, tal y como ya se ha estado haciendo con los aquamaticos; es decir, están usando recursos públicos para la pre-campaña anticipada de Munguía, a quien Alfaro ahuevo quiere hacer presidente municipal de Vallarta.

Así las cosas, se observa a un Enrique Alfaro que de la desesperación pasó al pánico al saber que tres ministros de la Suprema Corte votaron hace unos días en contra del proyecto que iba a favor del gobierno del Estado para seguir operando el Seapal.

EL SEAPAL PENDE DE UN HILO

Pero para que mejor me entienda, le explico: El proyecto de resolución favorable al gobierno del Estado que ya tenían listo en la Corte, y que iba con el respaldo y la bendición del cuestionado ministro Eduardo Medina Mora, fue rechazado por tres de los cinco ministros.

Solo votaron a favor de que Seapal siga con el Estado, Medina Mora y el ministro Franco Guzmán, mientras que los otros tres le dieron palo a dicha pretensión.

De esta manera, el proyecto de controversia constitucional para que el Seapal sea municipalizado, lo turnaron de nueva cuenta al ministro original que había elaborado el estudio a favor del Ayuntamiento de Puerto Vallarta.

De esta manera, la lógica nos indica que, si la mayoría de los ministros no están de acuerdo en que el Seapal siga en manos del gobierno del Estado por violaciones claras al 115 y al decreto original que ordenó que la operación del organismo de agua potable debiese estar a cargo del Estado, existen amplias posibilidades de que la SCJN ordene que la empresa paraestatal pase al municipio.

LA ERRÓNEA PERCEPCIÓN DE LA METROPOLIZACIÓN, NO HABRÁ UN SÚPER SEAPAL

Y como Alfaro y su equipo ven que el Seapal se les esfuma de las manos, han hecho correr la versión de que se va a crear un organismo único operador de agua potable para hacerse cargo del servicio tanto de Bahía de Banderas, Nayarit, como de Puerto Vallarta, Jalisco; cosa que es totalmente errónea.

No hay que confundir la metropolización de Bahía de Banderas y Puerto Vallarta, con la unificación de organismos como el de agua potable, ya que ésta figura –aprobada supuestamente por ambos congresos— tiene como objetivo el bajar recursos federales para emplearlos en la materia.

Se equivocan quienes afirman o creen que la metropolización de los dos municipios va a resultar con la creación de un “Súper Seapal”.

No es Así. Para empezar, las asimetrías entre el Seapal y el Oromapas de Bahía de Banderas es enorme, tan solo en infraestructura y capacidad de operación las diferencias no tienen parangón, mucho menos en la captación de recursos.

Entonces, una cosa es aglutinar a dos organismos para solicitar recursos públicos a la federación, y otra muy distinta que vayan a perder su figura como tal.

Por ello, el humor de Enrique Alfaro no es el mejor en los últimos días; sabe que está a punto de perder el Seapal y si esto sucede, se va a quedar sin la minita de oro que serviría para financiar la campaña de Luis Ernesto Munguía González, de ahí que, en un arranque de ira, haya pedido la renuncia del ingeniero Javier Rojas.

INFORMACIÓN CLASIFICADA

OJO, MUCHO OJO… LA SOLA POSIBILIDAD DE QUE EL SEAPAL PASE AL MUNICIPIO ha movido tanto las aguas políticas de la ciudad, que en la próxima columna les daremos a conocer quiénes son los dos actores políticos de primer nivel de Puerto Vallarta que se movieron para cambiar de partido en caso de que el escenario se complique.

Uno de ellos –que lleva la marca de la traición y la deslealtad en la espalda—ya se puso a las órdenes de MORENA para ser su candidato a la presidencia municipal en caso de que los momios de su partido no suban. Esto siempre y cuando lo acepte la cúpula que en Jalisco encabeza Carlos Lomelí, lo cual se ve muy, pero muy difícil.

El otro personaje es un hombre que se siente desplazado por el equipo de Arturo Dávalos y que está por ser nombrado en cierto cargo que dejará boquiabiertos a más de uno, y que en algún momento también ha querido resurgir de entre los ‘muertos’ para ser candidato a la alcaldía.

Visto 1933 veces

Lo último de Jorge Olmos

Inicia sesión para enviar comentarios