Imprimir esta página
Lunes, 04 Abril 2022 01:29

Los arrogantes, groseros y deshonestos del Ayuntamiento de PV... ¿Quiénes son? Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Ya se cumplieron los primeros seis meses de la administración del profesor Luis Alberto Michel Rodríguez y hay funcionarios a quienes todavía no les cae el veinte, a quienes se les hace muy, pero muy difícil, se les complica pues, alejarse de la corrupción, de actos desleales y hasta ilegales y de no ser soberbios, arrogantes, prepotentes, groseros y o personas deshonestas.

En esta ocasión les vamos a contar tres historias en cuya trama están involucrados el mismo número de funcionarios públicos que, por lo que hacen y permiten, no deberían formar parte de un gobierno municipal emanado de Morena, cuyos principios, enarbolados por el presidente de la República, son los de no robar, no mentir y no traicionar al pueblo.

Resulta que, por allá en los pasillos de la UMA, en una de las ventanillas de la Tesorería Municipal para ser más precisos, despacha una señorita llamada Karla Acosta, que es algo así como la asistente del tesorero Manuel Palafox, que trata con la punta del pie a los contribuyentes.

Si, esta mujer Karla Acosta, que estudia la carrera de derecho en la Universidad Arkos, no tiene el menor empacho en gritar a los cuatro vientos que ella sale con gente “pesada” –así, entre comillas, con gente pesada--, que no necesitó arrastrarse como los demás para escalar la posición en la que se encuentra actualmente en el Ayuntamiento y que tampoco pertenece a Morena y que mucho menos hizo campaña, que sus influencias pudieron más que todo eso.

Pues bien, esta funcionaria ha sido tan grosera con los empleados municipales, --de hecho, ella fue la que se encargó de dar de baja a varios trabajadores y a otros los puso a disposición—que no solo se burla de sus compañeros, sino que se da el lujo de maltratar a las personas que van a la tesorería en busca de ayuda para pagar sus impuestos.

Para no ir muy lejos, hace unos días una señora de la tercera edad tuvo la mala fortuna de toparse con Karla Acosta, a quien le pidió que si la apoyaba para pagar en parcialidades su impuesto predial, y la servidora pública –que de servidora pública ya vemos que no tiene nada—le dio prácticamente un portazo al decirle, casi gritarle, que ellos, o sea el gobierno municipal, estaba en plena recaudación y que no podía ayudarla, que fuera con sus familiares, amigos o hermanos y que les pidiera dinero y regresara otro día.

Las quejas contra Karla Acosta son muchas, al grado que han llegado a oídos de varios regidores de Morena y estos a su vez han comentado el caso con el alcalde Luis Michel, pero nada ha pasado, pues ella es la consentida del tesorero municipal y grita y presume que es inamovible… Ya veremos.

EL SECRETARIO GENERAL Y SU VÁSTAGO

La segunda historia tiene que ver con el secretario general del Ayuntamiento, Felipe de Jesús Rocha Reyes, a quien desde la administración pasada ya se le conocían sus mañas, gozaba de jugosas concesiones y hasta un local de venta de tacos le puso a su mamá a unos metros de la presidencia municipal, allá en el centro de Puerto Vallarta.

Pero lo que hizo en el gobierno de Arturo Dávalos no es nada, comparado con lo que está haciendo en el actual Ayuntamiento del profesor Luis Michel, pues al ver que en otras dependencias hay un completo desorden con el contrato de nuevos trabajadores y que nadie dice nada, pues él metió a trabajar a su hijo, de nombre Moisés Alejandro Rocha Prado, como auxiliar administrativo en la delegación de Ixtapa, donde el angelito gana cinco mil 956 pesos quincenales, según la página de transparencia del Ayuntamiento.

Usted seguramente se preguntará y dirá que esto no tiene nada de malo, que está bien que los hijos de los funcionarios entren a trabajar al Ayuntamiento; el problema es que este muchacho Moisés Alejandro, sí, el hijo del secretario general, nunca va a trabajar, solo cobra su quincena sin devengar el sueldo, y esto lo sabe perfectamente su papá, Felipe de Jesús Rocha Reyes; ese es el problema.

¿TAMBIÉN TU PACO VALLEJO?

La tercer y última historia de esta entrega, tiene que ver con otro personaje que fue también secretario general, pero en la última etapa del gobierno emanado del Partido del Movimiento Ciudadano.

Nos referimos al licenciado Francisco Vallejo Corona, el mismo que al final de la administración Arturo Dávalos-Jorge Quintero, estuvo coqueteando con Morena, con el proyecto del profesor Luis Alberto Michel Rodríguez para que mejor me entienda.

Y es que resulta que el hijo de Paco Vallejo, Paquillo del mismo apellido, fue uno de los trabajadores que fueron incorporados de último momento a la nómina municipal con Arturo Dávalos; por lo que cuando llegó Morena al poder, Paquillo Vallejo formaba parte de una larga lista de aproximadamente 120 trabajadores que serían demandados laboralmente por el gobierno del profesor Luis Michel por haber sido sindicalizados o dados de alta en condiciones irregulares, pues el objetivo era y es, darlos de baja.

Sin embargo, alguien metió mano negra y sacó de la lista de demandados a Paquillo Vallejo, quien ahora, sin el menor asomo de vergüenza, ni de él ni de su papá, despacha en la oficina de derechos humanos del gobierno municipal.

En otras palabras, le perdonaron la demanda y a él sí, por influencias del ex secretario general Vallejo, lo dejaron en su puesto en el que cobra un jugoso salario.

Así las cosas, deberíamos preguntarnos si estos tres funcionarios cumplen con los principios ideológicos de Andrés Manuel López Obrador, es decir, los de no robar, no mentir y no traicionar al pueblo, en este caso, al pueblo de Vallarta.

 

 

 

 

 

 

Visto 1128 veces

Lo último de Jorge Olmos

Inicia sesión para enviar comentarios