Imprimir esta página
Domingo, 08 Julio 2018 11:12

El fugitivo y la diputada oportunista, un caso de mentiras y verdades a medias en Bahía

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

El caso del ex regidor de Bahía de Banderas, Salvador Macías Valdez –mejor conocido como El Chavita de Bahía--, quien fue arrestado por policías municipales y después evadido de la cárcel entre el viernes 29 y el sábado 30 de junio pasados, se ha convertido en un show mediático que amenaza con salirse de control si las autoridades permiten que actores políticos de dudosa reputación tomen el asunto como bandera política y exhiban el tema ante la opinión pública con falacias y mentiras para hacer creer que el joven ex edil y presunto operador político de Morena está en calidad de “desaparecido”.

Una de las personas que comenzaron a movilizar a un pequeño grupo de ciudadanos para exigir la pronta aparición de Salvador Macías, es la virtual diputada electa del Movimiento de Regeneración Nacional del Distrito 03 de Nayarit, Mirtha Villalvazo, quien de entrada sabe perfectamente que persigue un fin político y no un esclarecimiento de los hechos.

Mirtha Villalvazo, con un pasado de escándalos --entre los que destaca una fotografía donde aparece dándole un sorbo de cerveza a un menor--, es una de las candidatas a una revisión minuciosa del Comité de Honor y Justicia de Morena, por no ser compatible con la política que pregona el líder nacional de dicho partido, Andrés Manuel López Obrador.

LADY SORBOS

A Mirtha Villalvazo la comparan con la senadora electa de Baja California que difundió un video en las redes sociales y en el que aparece en evidente estado de ebriedad festejando con insultos el triunfo de Morena, y quien, por cierto, está a punto de ser expulsada por semejante comportamiento.

Pues bien, Mirtha Villalvazo es de este club, una mujer que no mide las consecuencias si de mentir se trata con tal de sacar raja política o de defenestrar a cualquier autoridad.

Es ella, la diputada federal electa de Morena, la que comenzó a desvirtuar el caso del ex regidor Salvador Macías, y hoy lunes amenaza con “tomar” la presidencia municipal de Bahía de Banderas para que digan en dónde está el muchacho arrestado el viernes 29 de junio, o que de plano lo presenten vivo; como si el Ayuntamiento fuera la Fiscalía de Nayarit o como si el gobierno de Jaime Cuevas lo tuviera retenido, escondido o secuestrado en algún lugar, cuando todos sabemos que Chavita Macías se fugó de la cárcel municipal ubicada en Valle de Banderas.

El joven Macías fue detenido el viernes por violencia intrafamiliar, toda vez que había una denuncia en el sentido de que había golpeado a su esposa y un menor de edad. Que desde el jueves andaba tomando bebidas alcohólicas y que, incluso, hizo un escándalo en una tienda OXXO.

Aficionado profesional a los escándalos, Chavita Macías se ha metido en todo tipo de problemas, por lo que a nadie sorprendió su entrada a la cárcel municipal, y mucho menos su presunto gran escape.

LA FUGA MISTERIOSA

Lo realmente sorprendente es cómo fue que se fugo de la cárcel local, pues existe la sospecha de que sobornó a un par de policías municipales que estaban ese día de guardia –y en calidad de custodios—en los separos municipales.

Se presume que el muchacho –quien ha sido el chapulín más veloz de la pradera en Bahía de Banderas, pues ha brincado a casi todos los partidos políticos, hasta llegar a Morena—se asustó porque le dijeron que ya había una orden de presentación ante el Ministerio Público en su contra y que de ahí probablemente iba a ser imputado por el delito de violencia intrafamiliar y agresión física contra un menor, por lo que de inmediato buscó como evadirse de la cárcel.

Quizá Salvador Macías no pensó bien las cosas, ya que nadie le dijo que los presuntos delitos por los que se le acusa podrían alcanzar fianza, por lo que entró en pánico ante la posibilidad de un encierro de meses o tal vez años, y decidió fugarse.

Ahora bien, la Fiscalía de Nayarit ya citó a declarar a los policías que estuvieron de guardia el sábado 30 en la cárcel municipal, y también habría tomado ya las declaraciones, tanto del (ex) director de la policía, Ricardo Guerra Sánchez como del (ex) subdirector operativo Job Velázquez, para deslindar responsabilidades sobre el delito de evasión de reos.

EL MENSAJE DE JAIME CUEVAS

Por ello, fue muy responsable de parte del alcalde, Jaime Cuevas, el haber separado de su cargo tanto al director como al subdirector de seguridad pública, quienes seguramente ya no van a regresar a sus puestos, pues parece ser que el mensaje del presidente municipal es claro y contundente en el sentido de que a nadie se va a solapar en casos tan graves como este, en el que podría haber responsabilidad de estos servidores públicos por comisión u omisión al fugarse un reo de la cárcel municipal.

El tema se debe profundizar y no politizar como de hecho lo hace la diputada electa morenista Mirtha Villalvazo y algunos medios que insisten en presentar a Salvador Macías en calidad de “desaparecido” y no en calidad de prófugo de la justicia.

Y aunque los familiares del mismo Salvador Macías ya acudieron a la PGR a denunciar supuestamente la desaparición “forzada” del exregidor, en el entorno mismo de la familia Macías y entre los amigos del joven se sabe que está huyendo.

Por eso, la Fiscalía de Nayarit ya habría enviado alertas a sus homologas de Jalisco y Colima para tratar de dar con el reo evadido, ya que en estos momentos lo que más se desea es detener o reaprender al exregidor de Bahía, para que se puntualice su situación y quitar esa sensación que tienen algunos de que está “desaparecido”.

A SALTO DE MATA

Y es que al manejarse el término “desaparecido” y no prófugo de la justicia, cualquiera se puede confundir o especular que fueron los mismos policías municipales los que lo habrían desaparecido, hecho que al menos, por el momento, está descartado, porque todo indica que Macías pidió favores para fugarse de la cárcel.

Salvador Macías Valdez es un joven muy conocido en Bahía de Banderas, tiene parientes en la actual administración municipal; tiene un nexo familiar con el director cesado de la policía municipal, Ricardo Guerra Sánchez y fue edil en el Ayuntamiento del primer gobierno que encabezó el actual alcalde.

Todos se conocen, de ahí que en las últimas horas han surgido versiones que indican que Salvador está en casa de un amigo en El Pitillal en Puerto Vallarta; que habría viajado a Tomatlán para esconderse en ese municipio y que de ahí podría haber brincado hasta Colima, todo por el miedo a ser detenido y enjuiciado.

Por el bien de su familia, por la tranquilidad de Bahía de Banderas y para detener la jauría de Mirtha Villalvazo, lo más prudente es que el propio Chavita Macías se entregara y contara la verdad sobre su “espectacular” escape.

Si los días pasan y no aparece, seguirán las especulaciones en torno a su paradero, y eso no le conviene a nadie, sólo a los buitres de la política que medran con el dolor ajeno y con la angustia de los familiares de Chavita.

 

Visto 6430 veces

Lo último de Jorge Olmos

Inicia sesión para enviar comentarios