giweather joomla module

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 45
Martes, 01 Octubre 2013 21:04

La herencia del “Rancho Altamira” tras la ejecución de su dueño y regidor Héctor Salazar García

Valora este artículo
(2 votos)

Aunque existe una leyenda negra en torno al regidor Héctor Salazar, ejecutado en la capital tapatía y hay muchos trascendidos sobre sus relaciones y el dinero que manejaba, lo cierto es que en El Tuito poca gente hablaba mal de él, pero eso sí, no se metían en su vida privada ni quieren saber a qué se dedicaba o si tenía nexos con el crimen organizado

 

Por Julia Baumgarten

Cabo Corrientes, Jalisco.- Héctor Salazar García asesinado el jueves 29 de agosto en Guadalajara, regidor por el Partido del Movimiento Ciudadano (MC) del Ayuntamiento de Cabo Corrientes, apenas había legado a estas tierras, no tenía más de 5 años en el municipio. Dijo ser Ingeniero Industrial y venir de la Perla Tapatía a invertir su dinero en bienes raíces… y encontró el Rancho Altamira disponible.

Don Jaime Raygoza, dueño original del Rancho, al que le puso el nombre de su terruño añorado, Altamira, Tamaulipas, ya no caminaba bien, su vida había cambiado con la inmovilidad, el Tuito ya no lo hacía feliz y tenía tiempo queriendo vender bien su rancho y regresarse a su lugar de origen, Tamaulipas, el estado que se disputan Los Zetas y el Cártel del Golfo.

El Rancho Altamira tiene 50 hectáreas, tres fuentes de agua naturales que hacen tres lagunitas de agua fría  permanentes, lomeríos empastados y un área de arreo para vacas y caballos, además de contar con sembradíos de pasturas y frutales tiene en su haber una taberna raicillera con la marca “3 Amigos”, dos cabañitas y tres habitaciones para renta y un restaurante.

Varias ofertas recibió don Jaime por su propiedad, pero ninguna le llenó el ojo, esperó otro tiempo haciendo del restaurante un buen lugar para pasar el día fuera de Vallarta.

Un día Héctor Salazar llegó al Tuito, le hizo una oferta por el rancho Altamira y la taberna 3 Amigos.

EL NUEVO DUEÑO

Don Jaime Raygoza aceptó y fue así que el Rancho Altamira, el más bonito del Tuito cambió de dueño en 2008. Ante la sociedad tuitense, Héctor Salazar García apareció como dueño del rancho y de la marca de raicilla “3 Amigos”, en su primer año como vecino del Tuito se promocionó como empresario raicillero y trató de integrarse al Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla, pero su actitud ranchera de nuevo rico, pareció sospechosa y la votación para ser integrante del Consejo no lo favoreció, no fue aceptado como productor de raicilla, ya que la marca “3 Amigos” no aparecía como socio del Consejo, lo que no sucedió jamás.

Entrevistamos a Lourdes Olivera promotora de Movimiento Ciudadano en Cabo Corrientes y que funcionó como encargada de la comisión local para la elección  pasada. Se dijo impactada y hay sorpresa entre su gente, con quien, dicen, siempre se portó bien. “Don Héctor en el Tuito tenía amigos, siempre hizo el bien, ayudó a muchos, gente pobre sobretodo, era generoso con la comida, invitaba a todos a comer, les compraba medicinas y los apoyaba en lo que le solicitaba”.

“Yo --dice Lourdes Olivera--, lo conocí en mi negocio, era mi cliente en  el mini súper Los Portales, negocio familiar, de ahí nos hicimos amigos. Cuando llegó el tiempo de hacer “grilla” alguien lo invitó, aceptó y me invitó a participar. Acepté junto con José Francisco Peña Landeros, paco el Fotógrafo y otras gentes  hicimos equipo para trabajar en contra del PRI. Mira no lo voy a negar, convivimos mucho en comidas, en recorridos por todo el municipio, era generoso con todos, si platicamos mucho, pero todo era de la grilla y de cómo había que hacerle para que el PRI no ganara más en Cabo Corrientes; hicimos equipo pero de su vida privada no supe nada, de eso no hablamos y nada te puedo decir”.

NO QUERÍA SER REGIDOR

“Lo que te puedo decir es que cuando perdimos la elección, Héctor no quería ser regidor, no tenía tiempo, no asistió a muchas sesiones, tampoco hizo trabajo social, ni político, siempre votó en contra de las decisiones unilaterales del alcalde y aunque sí hay actas de esas sesiones, debes saber que el presidente priista no convoca por escrito, no manda orden del día, muchos menos entrega documentación de los asuntos a tratar. Este municipio no tiene orden ni apertura, todo se arregla  a puerta cerrada; los regidores no tienen oficina para trabajar, al parecer los de oposición no existen para Homero Romero”.

Sobre la situación de la representación acéfala, Lourdes Olivera informó que es obligación del cabildo convocar al tercer regidor, ya que son planilla de representación proporcional, pero como el Ayuntamiento no había convocado, la comisión municipal del MC seguirá los lineamientos que marque la comisión estatal del MC.

Según el Código Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco, en su capítulo quinto, “Elección e Integración de los Ayuntamientos”, artículo 24, inciso 8 dice:

“Para suplir a los regidores de representación proporcional será llamado el ciudadano que, de acuerdo a la planilla registrada por el partico político o coalición, sea el siguiente en el orden de prelación. Para tal efecto, se considerará en primer lugar la lista de regidores propietarios y en segundo, la lista de regidores suplentes, siempre que reúnan los requisitos de la Constitución Política del Estado de Jalisco y este Código, exigen para el desempeño del cargo”.

EL LUGAR DEL MUERTO

En este caso de Cabo Corrientes no será el suplente, José Francisco Peña Landeros el que ocupe el lugar del muerto, por ley le toca al tercer regidor, Eliodoro Joya, de la comunidad indígena de la Sauceda. Los del MC con el escrito enviado por la Comisión Estatal de su partido, se apersonarán con el alcalde para hacer efectivo el cambio de regidor. A principios de septiembre, se convocó a una reunión en Guadalajara para legalizar la comisión local del MC en Cabo Corrientes, quedando como presidente Agustín Cruz Castillón y Alfredo Antuna Márquez.

¿Cómo define Lourdes Olivera, coordinadora del MC en Cabo Corrientes, a Héctor Salazar García, ex candidato a la presidencia de ese municipio?

“Para mí fue un hombre íntegro, sensible ante la pobreza que sufre nuestra gente en las rancherías, ayudó a muchas personas, apoyó con medicinas y hospital a mujeres; solucionaba problemas sociales con dinero, eso sí, repartió mucho dinero entre la gente pobre”. 

¿Tenía nexos con el crimen organizado? ¿Era presta nombres del Rancho Altamira?

“Jamás le supe cosas raras, ni amigos raros, él era un empresario metido en la política local, quería ayudar a cambiar la situación de pobreza extrema de nuestro municipio, su interés era generar fuentes de empleo. Aquí en el municipio hizo muchos amigos, que yo sepa, no tenía enemigos en la región”.

Por su parte el regidor panista Jovany Gómez lamentó la muerte del regidor,  desconoce si Héctor Salazar era presta nombres del rancho Altamira: “Todos en El Tuito sabíamos que él era el dueño, de su vida privada no sabíamos nada. El alcalde Homero Romero, es un hombre seco y  oficialmente no ha manifestado ninguna postura ante este hecho, vemos mal esa actitud fría y despreocupada ante un hecho tan lamentable”.

Tres meses después de la elección, Héctor Salazar García se fue del municipio sin explicación alguna, el Rancho Altamira cerró sus puertas dejando sin empleo a por lo menos 20 familias, como si estuviera huyendo de algo o de alguien.

Hoy el Rancho Altamira dejó de ser un atractivo turístico para el municipio y dejó de ser una fuente de empleo tan necesaria en ese municipio que sufre extrema pobreza, luce cerrado con grandes candados, no hay caballos, ni vacas a la vista, el pasto crecido amenaza con cubrir poco a poco lo que antes fue un hermoso lugar de esparcimiento y una tierra privilegiada.

Se dice que el rancho lo había puesto a la venta y que pedía 20 millones de pesos por el predio. Que tenía problemas económicos y que debía mucho dinero, pero no se sabe a quién o a quiénes.

Al buscar información en Guadalajara, nos encontramos con una barrera hermética, y solo pudimos saber que  el asesinado regidor sí tenía familia,  esposa e hijas grandes y por terceras personas que no quisieron darnos su nombre, supimos que no hubo velorio ni ceremonia, lo cremaron en silencio… “No merecía morir así…”

En el portal www.vallartanetwork.com se deslizó el siguiente comentario sobre la ejecución de Héctor Salazar:

“Sobre Héctor Javier Salazar se teje una serie de comentarios, rumores y díceres, que han creado una “leyenda negra”, de quien incluso se llegó a señalar como “lavador de dinero”, debido al derroche de recursos que hacía para adjudicarse bienes inmuebles, así como para pagar borracheras que le permitieron atraerse incondicionales que lo motivaron a que incursionara en la política del municipio.

En El Tuito se habló mucho del muerto, de quien se señaló que llegó de Sinaloa y que tras conocer el restaurante “Altamira”, se enamoró del lugar por lo que se acercó al propietario para ofrecerle dinero, pero que al negarse a venderlo fue objeto de reiterados reclamos, hasta que Héctor Javier Salazar se cansó y decidió apropiarse del lugar, a base de amenazas e intimidación.

Visto 7492 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412