giweather joomla module
Sábado, 01 Marzo 2014 05:10

Roban cigarros en paquetes Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La discusión sobre si debe abrirse o no el debate en torno a la despenalización de la mariguana deja en claro que los temas que pueden considerarse tabú en nuestro estado, a los jaliscienses nos sigue gustando dejarlos en el cajón.

 

Es decir, no estamos hablando aún sobre una propuesta formal para que la producción, el traslado y el consumo de esta droga se considere legal, bajo ciertas condiciones, sino simplemente empezar a discutirlo. Es lo mismo que ha sucedido con otros temas que abiertamente se han debatido en otras entidades, como el aborto y el matrimonio entre parejas del mismo sexo, y que en Jalisco hacemos como que no existen.

Más allá de las razones que pudo tener la fracción del Partido de la Revolución Democrática (PRD) para poner el tema a debate, se trata de uno de esos pendientes de la agenda que la izquierda en Jalisco tiene con la entidad. Sin embargo, no parece que haya condiciones de madurez para revisarlo con seriedad.

La señal más clara es la forma con la cual el fiscal general, Luis Carlos Nájera Gutiérrez, aseguró que la postura del gobierno del estado es un “no” definitivo”. Incluso, se molestó por las declaraciones que hizo el fiscal central, Rafael Castellanos, de la conveniencia de revisar el tema y lo regañó en público.

Hay que aclarar que esa no ha sido siempre la postura de Nájera Gutiérrez; en la Administración pasada, cuando era secretario de Seguridad Pública, participó en un estudio que concluyó con una publicación denominada Informe Jalisco, más allá de la guerra de las drogas. En el libro, editado por Cal y Arena, se deja en claro la necesidad de poner a discusión el tema e incluso se mencionan mayores ventajas que problemas ante la legalización.

El informe está hecho por académicos, especialistas en seguridad y politólogos. En este, se revisan incluso las experiencias de éxito que se dieron en otros países y cifras concretas de consumo.

Pero en dicho tema estamos igual que en otros que causan polémica, por razones morales: se cree que la realidad puede ser ocultada con el silencio. Sin embargo, la verdad es que en Jalisco se practican abortos en condiciones de riesgo de muerte para las mujeres; los homosexuales se aman aunque la ley no lo tenga previsto, y muchos se fuman un “churrito” cada día.

El problema aquí es que ya no solo se trata de un tema moral, es decir, no hablamos de mencionar si los cientos de jaliscienses que fuman mariguana para sentirse mejor son adictos o delincuentes, o simplemente son ciudadanos acostumbrados a ver la vida desde una perspectiva distinta; se trata de un asunto de seguridad.

En el Informe Jalisco, se destaca la posibilidad de que legalizar esta droga, considerada “blanda” o “buena”, podría reducir el conflicto de inseguridad que genera su clandestinidad. Y la verdad, si se trata de estrategias, es claro que las de la autoridad de “guerra contra la delincuencia”, no han funcionado. Por eso, llama la atención que no quieran siquiera poner a discusión o revisión otra alternativa.

 




Visto 1540 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412