Lunes, 12 Abril 2021 01:11

Le hicieron una llamada al celular y después lo mataron a tiros

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El señor Marco Antonio Torres Murillo, vecino de la calle López Mateos en la colonia El Refugio de Tlajomulco de Zúñiga, fue asesinado la madrugada del domingo a la entrada de su casa por un desconocido. Antes, recibió una llamada a su teléfono celular y después llegó el asesino y le disparó en dos ocasiones a quemarropa, en hechos sucedidos poco después de las 02:00 de la mañana del 11 de abril.

El cuerpo de Marco Antonio, de 50 años --empleado del hospital psiquiátrico El Zapote--, quedó a unos centímetros de la cochera de la casa donde vivía con su esposa e hijos.

Policías que recibieron el reporte desde cabina acudieron al sitio mencionado, donde un hijo del hoy occiso, Víctor Antonio, les comentó que su papá recibió una llamada a su celular de una persona y que posteriormente llegó un masculino y le realizó las detonaciones.

El cadáver presentaba dos lesiones, una en el cráneo y otra en el pecho, que fue las que terminaron con su existencia.

El hijo también dijo que habían acudido a una fiesta y que sus padres se regresaron a casa como a la media noche y que una vez que llegaron a su domicilio, su mamá le envió un mensaje de WhatsApp, diciéndole que su papá estaba tirado en el piso y que necesitaba ayuda porque no respondía.

Al llegar a su casa, Víctor Antonio vio a su padre tirado en la entrada de la cochera, sentado, con unas pinzas en la mano y lleno de sangre; mientras que su mamá, Martha, platicó que ella estaba en el baño cuando le hablaron por teléfono a su marido y al salir fue que lo vio tirado.

 

 

Visto 807 veces
Inicia sesión para enviar comentarios