giweather joomla module
Miércoles, 25 Enero 2023 01:46

Vecinos de Los Delfines viven ‘secuestrados’ y amenazados; les piden hasta $ 300 mil para desocupar sus casas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Alrededor de 300 vecinos del fraccionamiento Los Delfines viven un auténtico infierno de hostigamientos, amenazas, extorsiones y agresiones, por lo que prácticamente viven secuestrados en sus propias casas, todo a raíz de que fueron compradores de buena fe de lotes y viviendas dentro de una parcela que después fue disputada por miembros de la conocida familia Preciado y reclamada como propia.

El problema de esta historia lo inició Salvador Preciado Carrillo, mejor conocido como “El Güero Preciado” –un corruptísimo policía aduanal que trabajó muchos años en el recinto portuario de Vallarta y que ya no vive— quien se aprovechó de sus influencias en la década de los 80 para ostentarse como dueño de una fracción de la parcela donde hoy están asentadas las colonias Primavera, Los Delfines y Niños Héroes, y comenzó a vender lotes como si fueran de suyos.

Las transacciones de los predios los habría hecho en complicidad con un notario de apellidos Ramírez Brambila, despojando de esta manera a los hijos del verdadero dueño; posteriormente una empresa inmobiliaria construyó las primeras casas donde hoy es el fraccionamiento Los Delfines.

Después, los hijos del propietario (ya finado) se dieron cuenta del despojo y en diciembre del 2008 comenzaron un juicio ante el Tribunal Unitario Agrario para recuperar lo que “El Güero” Preciado les había arrebatado.

EL EDICTO

 

El juicio ha sido muy complicado y cansado para los involucrados, pero el 28 de febrero del 2013, se publicó un edicto en el periódico oficial “El Estado de Jalisco”, donde el secretario de acuerdos del Tribunal, Óscar Andrade Flores, notificó a Ana Rosa Cueva Robles, Gerardo Curiel González, Mark Graham Halvorsen, José Manuel Borrayo Gutiérrez, Yuridia Guadalupe Beas Vargas, Alejandro López Montaño, Marco Antonio González Higareda y Francisco Javier Vázquez, que se les emplazaba “a juicio de conflicto relativo a la tenencia de la tierra, controversia relativa a la sucesión de derechos ejidales y nulidad de actos y documentos que contravienen las leyes agrarias, promovido por María Félix Pérez Belloso, Lauro, José de Jesús, Eduardo, María del Rocío, Artemio y Eloísa, de apellidos Preciado Pérez, en contra de Salvador Preciado Carrillo y otros, relativo al ejido Puerto Vallarta dentro del expediente 501/2008, pretendiendo la nulidad o inexistencia jurídica de las escrituras públicas”, como la 53363, protocolizada ante el Notario Público Número 64 de Guadalajara.

No obstante, dichas escrituras son las que amparan a los compradores de buena fe en Los Delfines, entre otras, la del lote 14-B de la calle Orca, que fue adquirido por Ana Rosa Cueva Robles y Leonel Santana Andrade; o la 7844, protocolizada ante el Notario Público Número 8 de Puerto Vallarta, en la que Gerardo Curiel González y Guadalupe González Delgado adquirieron el lote 3-B y casa en la misma cuadra.

También la escritura 9266, protocolizada ante Notario Público Número 2 de Nayarit, en la que a Mark Graham Halvorsen transmitió el lote 9-A con sus construcciones ahí levantadas, en el 121 de la calle Esturión; o la 11709, protocolizada ante el Notario Público Número 100, asociado al titular número 17de Guadalajara, en la que José Manuel Borrayo Gutiérrez adquirió el lote número 12-B con sus construcciones en Orca 119.

En la notificación del Tribunal, se pidió que se declarara la nulidad del contrato de cesión o compraventa celebrado entre Salvador Preciado Carrillo y Yuridia Guadalupe Beas Vargas, respecto de los lotes 13 y 14 y se le condenó a la desocupación y entrega de los citados lotes, la misma suerte corrieron los otros.

LA EXTORSIÓN

No obstante, por recursos interpuestos el juicio no se concluyó y los que fueron compradores de buena fe, ahora están siendo amenazados y extorsionados, en especial por un miembro de la familia Preciado, Eduardo Preciado Pérez, quien junto con otro de sus hermanos han llegado al extremo de exigir 300 mil pesos a cada ocupante de casa o lote para “dejarlos en paz”.

Pero no solo eso, también han sacado a la fuerza a personas indefensas y otras, que se han dejado intimidar, les han entregado grandes cantidades de dinero (como señalamos, hasta 300 mil pesos) por el temor de perder las viviendas.

Las presiones comenzaron desde el año 2014, ya va para nueve años, y en ese lapso, algunos vecinos han cedido a las amenazas y han dejado los inmuebles, situación que los Preciado toman como un triunfo al presumir que se trata de “casas liberadas”.

Los colonos que no han permitido la extorsión, son amenazados por los Preciado, quienes les dicen que un día de estos les van a tumbar sus casas y nadie les va a ayudar.

LAS COMPLICIDADES

Y así podría ser, pues pareciera que el mismísimo gobierno municipal está del lado de los violentos hermanos Preciado, ya que la Dirección de Catastro Municipal les ha negado a los posesionarios cualquier trámite relacionado con lotes o casas de Los Delfines desde el 10 de junio del 2016, es decir, no les permiten cambios de propietario ni registros notariales a las cuentas catastrales; y a partir de octubre del 2022, se suspendió totalmente el cobro del impuesto predial.

El director de catastro, Augusto Alcaraz, ha sido tan cínico con estas personas, que de plano les “aconseja” que paguen a los Preciado los 300 mil pesos “para evitar problemas”.

Por ello, este viernes los vecinos están convocando a una junta para no permitir más atropellos, pues insisten en que ellos fueron compradores de buena fe, que muchos compraron a través de hipotecarias, desarrolladoras, particulares, etc., pero que a la fecha se sienten secuestrados. Además, sospechan que el gobierno municipal y del Estado, así como el Tribunal Agrario y el ejido Puerto Vallarta están confabulados en este embrollo.

“No es posible recibir una respuesta del actual director de catastro Augusto Alcaraz Valencia, que en una reciente reunión con los vecinos nos recomendó que mejor nos arregláramos con el pago que pide la familia y asi se quitan ese problema”, comentaron a este medio.

Y subrayaron: “Ya estamos cansados de ver cómo nadie nos ayuda… los vecinos desde el principio no tenemos nada qué ver con un problema que solo compete a la familia Preciado”.

 

 

Visto 293 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412