Lunes, 05 Abril 2021 03:20

Familia Villar Rosas, una historia de crímenes, sufrimiento, dolor y muchos millones de pesos Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(25 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Doña Carmen Rosas es una señora ya entrada en años, ronda casi los 80, pero es una mujer fuerte y trabajadora como pocas, ha hecho un patrimonio importante gracias a la venta de terrenos, inversiones inmobiliarias y negocios en establecimientos de hospedaje y locales comerciales, entre otras cosas. Nadie como ella ha sufrido la pérdida de sus seres queridos en tan poco tiempo, le ha tocado enterrar a dos de sus hijos, a un hermano, y ahora sufre otro dolor terrible, al enfrentar el asesinato de su hija mayor, Evelyn del Carmen Villar Rosas, su nieta, Evelyn Gabriela Carrillo Villar y un amigo de la familia, el estilista Edgar Jovan Vallejo Córdova.

Los tres fueron encontrados la mañana del domingo por la colonia Paso Ancho con huellas de violencia física, en medio de mucha sangre y estrangulados por uno o más asesinos, quienes los arrojaron en el monte, en una pequeña barranca, muy cerca del río Cuale.

LOS ANTECEDENTES

El 09 de agosto del 2011, menos de 10 años, un sicario conocido como “El Guacho” ejecutó a Iván Villar Rosas a las afueras de una casa que se ubica en la calle 13 de septiembre de la colonia Niños Héroes en la delegación de Ixtapa. En la agresión, también murió el pistolero, ya que “El Iván” repelió el ataque a balazos y mató a su asesino.

Iván Villar era hijo de doña Carmen Rosas y hermano de Evelyn del Carmen Villar Rosas, dueños del hotel “Costa Casiev” (cuyas iniciales podrían referirse a sus nombres Carmen, Iván y Evelyn) que está frente al viejo hospital CMQ, en el número 370 de la calle Basilio Badillo en la Emiliano Zapata.

El hotel comenzó de forma modesta, pero ahora es una enorme construcción con locales comerciales y varias habitaciones.

Iván también era dueño del autobaño que está o estaba cerca del túnel chico para entrar al libramiento “Luis Donaldo Colosio”, y de una frutería en el mercado Emiliano Zapata. Tenía su domicilio en el número 561 de la calle Aquiles Serdán en la colonia del mismo nombre.

RELACIONES PELIGROSAS

Los hijos de doña Carmen y su hermano no eran personas modestas, ni humildes, presumían su dinero, a veces humillaban a la gente con el poder económico que tenían y en otras andaban de “faroles”, al grado de que Evelyn del Carmen Villar Rosas comenzó a relacionarse con gente peligrosa y hasta anduvo de novia con el empleado de un jefe de un grupo que después fue ejecutado en la carretera estatal 500, muy cerca de una tienda departamental de fama internacional que está en Las Juntas.

Evelyn del Carmen Villar Rosas estaba casada o juntada con un pequeño empresario que se dedicaba a sembrar, cosechar y comercializar jitomate en San Juan de Abajo, en Bahía de Banderas. Después de andar con el chalán de un jefe, regresó con el jitomatero, pero después ya no se supo sobre esta relación.

Ella viajaba por el mundo gracias al dinero que hizo su mamá con la inversión en bienes raíces, ya que doña Carmen tiene muchos terrenos, construyó un edificio de departamentos en la calle Aquiles Serdán de la colonia Emiliano Zapata y antes levantó el hotel y plaza comercial frente al CMQ, el “Costa Casiev”.

EL SUFRIMIENTO

En los últimos 10 años, a doña Carmen le han matado a su hermano, a quien también tiraron en un paraje rumbo al Paso Ancho –donde ayer encontraron a su hija y a su nieta—y a su hijo Iván, además de otro hijo que, se dice, fue acribillado en la ciudad fronteriza de Tijuana.

Extraño, pero la muerte ha rondado a la familia Villar Rosas a lo largo de una década; acaso será porque en un tiempo la propia Evelyn del Carmen Villar Rosas presumía tener estrechas relaciones con gente “pesada”, y por eso y por tener mucho dinero, era muy grosera, altanera y prepotente.

Sin embargo, ni ella, ni su hija, ni nadie se merece lo que les hicieron, pues las mataron con saña, como si algo debieran, como si algo supieran, o como si algo hayan hecho.

Al estilista Edgar Jovan Vallejo Córdova, dueño de la estética “Jovan Hair Salon & Make Up Studio”, quizás solo le tocó la mala suerte de estar con las Evelyn, madre e hija, al momento que habrían sido llevadas al paraje donde los estrangularon, no sin antes golpearlos o tal vez torturarlos.

 

 

Visto 26097 veces
Inicia sesión para enviar comentarios