giweather joomla module
Lunes, 18 Julio 2022 01:34

Intentan legitimar “caso ejemplar de corrupción” de González Corona con proyecto para “transformar” tramo carretero Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Otro limón para el caldo, o como usted quiera llamarle, otra raya más al tigre. Y es que en el Ayuntamiento de Puerto Vallarta siguen abriendo frentes jurídicos que pueden costarle, caro, muy caro, al presidente municipal Luis Alberto Michel Rodríguez.

Y es que ahora se les ha ocurrido la peregrina idea de “transformar” –así, entre comillas y negritas— el tramo carretero sur a Boca de Tomatlán, en conjunto –dicen—con empresarios, desarrolladores, hoteleros y vecinos de la zona, con una inversión de 56 millones de pesos y cuyo proyecto ya fue presentado a la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública del Estado.

El proyecto, está seccionado en 15 tramos de un total de 14 kilómetros a intervenir, a partir de la calle Basilio Badillo (a la salida de la carretera a Mismaloya) hasta el poblado de Boca de Tomatlán, y algunos espacios se aprovecharían para ampliar banquetas, cajones de estacionamiento, paradas de camión, alumbrado público con paneles solares, bancas y plataformas acondicionadas como miradores, etc. Etc.

¿Se escucha muy bonito el proyecto no?... Todo muy bien, de hecho, se aplauden las buenas intenciones, pero…. Se les olvidó un pequeño detalle, tanto a los funcionarios municipales representados por el asesor del Profe Michel, José Martínez –mejor conocido como Pepe Martínez-- como a los del gobierno del Estado, encabezados por el director de la secretaría de infraestructura, David Miguel Zamora Bueno… Y ese pequeño detalle consiste en que todavía no se han dado a conocer los resultados de una auditoría que la Secretaría de la Función Pública (SFP) hizo en torno a la desviación de un tramo carretero a la altura del hotel Garza Blanca y cuyo principal involucrado, como ya todos sabemos, es el empresario y ex presidente municipal panista, Fernando González Corona.

Hay que recordar que el 10 de marzo del año 2021, se cumplió un año de que el Comité de Transparencia de la Secretaría de la Función Pública reservó por un periodo de 12 meses la información de la auditoría número UCAOP-AO-021-2019, realizada precisamente al trazo de la carretera federal 200 Manzanillo-Puerto Vallarta.

También, hay que recordar que, en su primer año de gestión, la primera secretaria de la función pública en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, dio a conocer que uno de los primeros “casos ejemplares de corrupción” que detectó la dependencia a su cargo fue “el desvío de un trazo de una carretera en Puerto Vallarta para liberar terrenos junto a la playa y beneficiar a un desarrollador turístico”, que ya sabemos, asimismo, es Fernando González Corona.

Sin embargo, los integrantes del Comité de Transparencia de la SFP se hicieron patos y no dieron a conocer la auditoría que, se esperaba, iba a desnudar de cuerpo entero las transas de Fernando González Corona, sino que en reclamo y a solicitud de este reportero, la misma dependencia decidió, primero, prorrogar hasta el 13 de septiembre del año 2021 los resultados de la investigación de, insistimos, este “caso ejemplar de corrupción”.

Posteriormente, la misma SFP decidió que el tema se iba a reservar un año más, es decir, que será hasta el 13 de septiembre de este año 2022 cuando el Órgano Interno de la SFP pueda liberar dicha información… a menos, a menos que vayan a salir con otro mamotreto, prorroga, reserva de más tiempo, etc.

Pero… ¿Por qué señalamos y recordamos este caso ejemplar de corrupción?... Pues porque pareciera que el proyecto este nuevo de “transformar” la carretera sur hasta Boca de Tomatlán tiene la intención de legitimar el robo de un bien público –en este caso el tramo que desvió Fernando González Corona para darle privacidad a sus hoteles de Garza Blanca—en perjuicio de todo el pueblo de Puerto Vallarta.

Y es que hay un dato más, en la reunión que sostuvieron los funcionarios municipales y estatales con los desarrolladores y vecinos la semana pasada, estaba ni más ni menos que Jonathan Díaz, un representante del Grupo TAFER (recuerden que las siglas del grupo TAFER tienen su origen en Tania, la hija mayor de Fernando González Corona y la ex senadora Eva Contreras, y del propio Fernando) … Esto quiere decir, que el empresario que desvió la carretera federal 200 tiene especial interés en que se legitime su acto ejemplar de corrupción.

Por ello, ojalá y que el profesor Luis Alberto Michel Rodríguez se ponga abusado y no permita ningún tipo de obra en esta carretera. No al menos en el tramo ese de Garza Blanca, hasta no saber los resultados de la auditoría de la Secretaría de la Función Pública; pues de lo contrario, le estaría dando entrada a un intento de enderezar lo chueco y en darle atole con el dedo a los ciudadanos, todos, de este sufrido, pero famoso Puerto Vallarta.

 

 

 

Visto 426 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412