giweather joomla module
Viernes, 27 Enero 2023 10:33

Falso que haya extorsiones en Los Delfines, vecinos fueron defraudados al comprar casas y terrenos con engaños Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

El caso del fraccionamiento Los Delfines no es otra cosa mas que un fraude en el que participaron abogados, notarios públicos y un “promotor” de vivienda que se prestaron al engaño para realizar ventas de terrenos y casas a nombre de quienes no eran los legítimos dueños de una parcela del ejido Puerto Vallarta, donde hoy están asentadas tres colonias de este centro turístico.

El operador intelectual del fraude fue el finado Salvador Preciado Carrillo, mejor conocido como “El Güero Preciado”, un policía de aduanas que era íntimo amigo del ex gobernador Guillermo Cosío Vidaurri y quien junto con su hijo Salvador, vendieron a terceros lotes que no eran de su propiedad, sino del señor José Manuel Preciado Peña, ejidatario desde 1974 y también ya fallecido.

Los hijos de don José Manuel, se comunicaron con este medio para desmentir a los vecinos de Los Delfines, ya que, afirman, jamás se ha amenazado a nadie ni mucho menos han extorsionado a las personas que compraron predios y viviendas en terrenos ajenos.

Desde que inició el juicio agrario, comentan los hijos de don José Manuel, siempre se las dicho a los compradores que fueron engañados y defraudados por Salvador Preciado Carrillo y su hijo Salvador de los mismos apellidos, que ellos, los vecinos, deberían haber denunciado ante la fiscalía el criminal hecho y no acusar a los verdaderos dueños de supuestas amenazas.

CONOCIDOS PERSONAJES

Todos los involucrados –casi 300 personas—fueron demandados en el juicio para que regresen a sus legítimos dueños las propiedades; es un acto jurídico y de pleno derecho, agregan los hijos, que tienen que devolver lo que no es suyo, pues cuando el dueño no vende algo, no está vendido, aunque haya escrituras de diferentes notarios, todo se cae y se regresa a su legítimo propietario.

Sin embargo, añaden, “hemos sido prudentes y en repetidas ocasiones se ha dialogado con los vecinos para llegar a un acuerdo con los legítimos propietarios, no es que se rehúya el diálogo ni que amenacemos a alguien con tumbarle su casa, nada de eso, pero algunos no entienden que fueron timados y difunden falsas versiones para tergiversar el asunto”.

Entre el grupo de vecinos y poseedores de casas y lotes figuran conocidos personajes de Puerto Vallarta que podrían no ser compradores de buena fe, como la doctora Paulina de la Torre Robledo (hija del ex director del Seapal en la década de los 80s, Juan de Dios de la Torre Valencia), quien habría comprado a los defraudadores un terreno de dos mil 735 metros cuadrados en la calle Paseo del Marlyn del fraccionamiento Las Gaviotas cuyo valor fiscal actual es de 13 millones 978 mil pesos.

LOS INVOLUCRADOS

Entre los involucrados en este escandaloso fraude, también están tres ex regidores del Ayuntamiento de Puerto Vallarta, María Inés Francia Romo, Celina Lomelí Ramírez y Saúl López Orozco, además de las siguientes personas:

Alfredo Flores Villa, María del Rosario Molina Cruz, María Inés Gisela Baños Francia (hija de otra ex regidora), Karla Patricia Patiño Martínez, Carlos Herrera Alvarado, Luis Felipe Reyes Chavarín, Elizabeth Elena Guerra Padilla, Marco Antonio González, Esther Lorena Barreto Chávez, María Asunción Paz Garibay, Ismael Rentería Mora, Salvador Castillo Carmona, Norma Zulema Morales Marino, César Ricardo Lezama Calvillo, Blanca Estela Morales Gómez, Teresa Fregoso López Uribe, María Elena Macedo Reyes, Sergio Humberto García Pérez, Alejandro Romero Ramírez, José Alfonso Baños Francia, Julio César Fregoso, Víctor Eduardo Baños Francia , Carlos Enrique de Jesús Córdova Segovia, Silvia Leticia Maldonado, , Erika Guadalupe Lamas Ortiz, Víctor Enrique Aguilera Calderón, Norma Patricia Novoa Infante, Blanca Estela Peña Dueñas, Ulises Torres Peña, José Santiago Chay Pérez, Eloísa Dionisia de Guadalupe Loria Avilés, Carlos Aguilar Monroy, Salvador Ariel Macías Gómez, Ana Magali Cárdenas Lepe, Ana Bertha Espíritu Ramírez, Salvador Navarro Aceves, Mirtha Ortega Padilla, Oscar Miguel Gutiérrez Franco, Claudia Godoy Vejar, Félix Fernando Baños Francia y María Guadalupe García Torres.

También está un tal Peter Andrew Marchesín Vergara, como causahabiente de la firma inmobiliaria “Torres Ramírez y Asociados SA de CV”, cuyo propietario, Flavio Torres Ramírez, fue quien, en presunta complicidad con el notario público número seis, Odilón Ramírez Brambila, construyó las casas de Los Delfines y después las vendió con escrituras probablemente alteradas.

EL NOTARIO Y EL “PROMOTOR” DE VIVIENDA

Flavio Torres Ramírez es un “promotor” de vivienda que ha sido señalado por incumplimientos y actos de corrupción, no obstante, es cobijado por el sector privado de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, ya que apenas en noviembre pasado tomó protesta como miembro de la nueva mesa directiva de la Asociación Mexicana de Expresidentes Empresariales.

En tanto, el notario Odilón Ramírez –quien hasta fue nombrado como presidente del Consejo Social del Centro Universitario de la Costa de la Universidad de Guadalajara del 20112 al 2014—aparece también como “dueño” comprador de un lote de 11 mil 300 metros cuadrados en la calle Manatí del fraccionamiento Los Delfines, que tiene un valor fiscal de más de 22 millones de pesos, es decir, adquirió un terreno a sabiendas de que el vendedor no era el legítimo dueño.

Otro fedatario que fue favorecido con terrenos ajenos en el mismo lugar, es el notario número 27 de Zapopan, Salvador Pérez Gómez, quien se hizo de un lote de seis mil 668 metros cuadrados de la calle Pez Vela del fraccionamiento Las Gaviotas, que tiene un valor fiscal de 12 millones 253 mil pesos.

A su vez, el defraudador Salvador Preciado Carrillo, hijo de “El Güero” Preciado, se apoderó de otro lote que mide 25 mil 580 metros cuadrados que está en la privada Pez Vela cuyo valor fiscal es de 27 millones 424 mil pesos. Por si fuera poco, debe al Ayuntamiento el pago del impuesto predial desde el año 2000, que a la fecha suman tres millones 700 mil 871 pesos.

El problema de Los Delfines es tan grave, que incluso establecimientos comerciales que construyeron en lo ajeno, como el colegio denominado Instituto las Américas bilingüe, podrían correr la misma suerte que el colegio Niños Héroes, es decir, ser desalojados.

 

 

 

Visto 2061 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412