giweather joomla module
Miércoles, 24 Mayo 2023 01:21

Rafel Reyes Muciño, el defraudador de Hacienda San Rafael, amenaza a mujer después de quitarle 740 mil pesos Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

Amparado en las influencias que dice tener con gobiernos locales por ser sobrino del finado dueño del periódico Vallarta Opina, Luis Reyes Brambila –y ahora primo de quienes manejan el rotativo--, Rafael Reyes Muciño tiene años cometiendo fraudes inmobiliarios al ofrecer en venta “casas campiranas” (únicas en Puerto Vallarta, dice en su publicidad engañosa) en la supuesta Hacienda San Rafael, una finca que se ubica en la delegación de Ixtapa por el llamado paso del Guayabo.

Una de sus más recientes víctimas es la señora Evelia Bella Lagunas, una residente de Heber City, Utah en Estados Unidos, quien fue enganchada por Reyes Muciño a través de publicidad en redes sociales, donde el sujeto ofrece en venta “casas tipo villa de tres recámaras, dos baños, techo doble altura, doble terraza, patio techado, con todos los servicios y dentro de coto campestre privado con acceso controlado y alberca”.

En su propaganda, Reyes Muciño afirma que la casa está por el paso del Guayabo en Ixtapa, que es la “única zona con este estilo de vida campirano, cuenta con caballerizas, área de asadores, terraza para eventos, seguridad” y que es “ideal para amantes de la pesca, ya que cuenta con vena de río y laguna (sic) a unos metros”.

A Evelia Bella le parecía un sueño tener una casa con esas características, por lo que contactó a una corredora de bienes raíces de nombre Socorro Marino y como le mostraron fotos “muy bonitas” de la vivienda, se animó y comenzó los trámites para adquirir la villa en 650 mil pesos, aunque al final tuvo que poner 740 mil pesos por una supuesta ampliación que le prometió Rafael Reyes.

 

LOS HECHOS

Los hechos ocurrieron el año pasado y la señora Lagunas, acompañada de algunos familiares, visitaron Puerto Vallarta para conocer físicamente la casa de ensueño que Reyes Muciño les había prometido, pero al llegar comenzaron a detectar varias irregularidades, como que al inmueble le faltaban acabados, tenía una tarja sin conexión al drenaje y las terrazas y ventanas eran pequeñas y de muy mala calidad; pero el labioso vendedor les decía una y otra vez que las habitaciones tenían una vista espectacular al río.

En varios videos que la señora Lagunas tomó con su teléfono celular, se puede observar al defraudador apresurando a un albañil para que terminara los “detalles” de la casa, pero lo que el trabajador estaba haciendo, eran labores de jardinería, o solo escarbaba con una pala para fingir que estaba construyendo.

TRANSFERENCIAS BANCARIAS

Sin embargo, la compradora confió en el vendedor y le hizo sendas transferencias bancarias desde Estados Unidos que, a la fecha, suman 740 mil pesos. Y de acuerdo con documentos que están en poder de este medio, los pagos se hicieron a una cuenta de BBVA México con terminación 40379 a nombre de Rafael Reyes Muciño, el 28 de marzo del 2022.

Asimismo, el 13 de abril de ese mismo 2022 le mandaron dos depósitos, uno de mil 020 dólares y otros de mil 050 dólares.

Pasaron los días y Evelia Bella Lagunas comenzó a preocuparse, toda vez que Reyes Muciño no le daba razón de su casa, tampoco le decía cuándo podía entregarla.  Y lo peor fue que el defraudador ya no le contestaba las llamadas y solo le respondía mensajes groseros y agresivos de que “no estuviera dando lata”.

La señora Lagunas investigó a Reyes Muciño y supo que era funcionario del Ayuntamiento de Bahía de Banderas, por lo que buscó ayuda con la presidenta municipal, Mirtha Villalvazo, quien por fortuna tomó cartas en el asunto y despidió al señor Reyes, aunque también le dejó en claro a la mujer que su gobierno no era competente para intervenir en el presunto fraude, ya que la casa del delito está en el municipio de Puerto Vallarta.

LAS AMENAZAS

Así las cosas, a Evelia Lagunas se le vino el mundo encima cuando Rafael Reyes, no obstante, a negarse a regresarle el dinero que obtuvo de manera ventajosa y tal vez ilícita, la comenzó a hostigar y a amenazar con mensajes de WhatsApp –cuyas capturas de pantalla están como evidencia—que solo dibujan la mente de alguien que actúa de forma criminal y que siente que podría salir impune de este caso.

Por ejemplo, en uno de esos mensajes, Reyes Muciño le dice a la compradora lo siguiente:

“Quien me vendió a mí ya me entregó título de propiedad gracias a Dios. De hecho, ya tengo plano general topográfico… contestadas sus preguntas… creí solo le interesaba el dinero, pero veo que es curiosa, solo espere su dinero y listo, ya no le busque porque me puede enfadar… y solo quiero ser honesto, pero tengo un límite”.

En otro mensaje, Reyes Muciño sube el volumen a su agresividad:

“Valla, valla (sic)… así que detrás de esa vocesita (sic) de que no rompes un plato eres quien está detrás de todas las publicaciones sobre mi persona... ¡wow! ¿Quién fuera a pensarlo?... Bueno, sí que eres una mujer estúpida, no me gusta ofender a las damas, pero tú te pasaste de la raya… aun diciéndote que te regresaría tu dinero como me lo pediste con intereses y todo, te atreviste a señalarme de violador, estafador y tantas pendejadas más”.

“Bueno, decidiste ese camino legal, pues aún estoy con la idea de regresarte lo que me abonaste porque no tengo tu nivel de maldad y el hecho de que hayas desconfiado de que te regresaría tu dinero es tú problema, no el mío. Por Dios como testigo que te iba a regresar tu abono de buena manera, sin embargo, lo que hiciste en México es un delito que se llama daño moral, así que te saldrá caro y tendrás que venir a darle seguimiento a la denuncia que pondré en tu contra por esos hechos de tratar de desprestigiar mi nombre por puro pinche capricho y una estupidez de tu parte”.

La señora Evelia está en espera de que las autoridades judiciales de Jalisco le ayuden y le pongan un alto al presunto defraudador y poder recuperar su dinero.

 

 

Visto 636 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412