giweather joomla module
Miércoles, 05 Junio 2024 03:03

Administración de Green Bay III, otra cueva de ladrones que abusan de condóminos; imponen cuotas a su antojo y cortan servicios Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

El robo y el abuso del que son objeto cientos de extranjeros y nacionales --por parte de auténticas mafias que controlan los consejos de administración que operan bajo el régimen condominal-- en la franja turística que se forma entre Puerto Vallarta, Jalisco y Bahía de Banderas, Nayarit, es un problema que ha crecido en los últimos años, que amenaza con agudizarse y también con afectar el mercado inmobiliario de la región, al grado de que muchos ya no quieren adquirir bienes inmuebles por el miedo de enfrentarse a estos grupos que, para los condóminos, representan una terrible pesadilla.

La presente historia se vive en los exclusivos condominios “Green Bay III” que forman parte del famoso campo de golf “El Tigre” de Nuevo Vallarta (ahora llamado Nuevo Nayarit); pero se trata de otro caso que se está registrando en casi la mayoría de los desarrollos inmobiliarios que cuentan con un Consejo de Administración o una AC.

Por ello, si usted está pensando en comprar un departamento, residencia o casa de retiro en Puerto Vallarta y la Riviera Nayarit, piénselo dos veces, sobre todo si se va a meter a un condominio en el que tenga que cumplir con cuotas de “mantenimiento” (y otros conceptos como multas y recargos) desorbitantes, casi, casi como si tuviera que pagar una renta carísima por vivir en su propiedad.

En los condominios “Green Bay III” –al igual que sucede en los condominios Marbella de Puerto Vallarta—opera una mafia que encabeza la administradora Miriam Jaqueline Rojas Vargas; la presidente de la Asociación de Condóminos, María Trinidad Ascona; la secretaria, Adriana Berenice; el tesorero, Juan Manuel Celis, y el ‘temido comité de vigilancia’, a cargo de Javier de la Peña Infanzon; Marco Antonio González y por Monique Montiel. Todos respaldados por el abogado Gabriel Cuellar Álvarez.

LA MANO DE MIRIAM

Es un grupo de propietarios que tienen años manejando la asociación civil y en donde solo algunos se han atrevido a exigir cuentas claras, toda vez que la administradora, Miriam Jaqueline, ha sido muy opaca, pese a tener remanentes de más de un millón 400 mil pesos.

Mientras ellos cobran cuotas ordinarias y extraordinarias a placer, incurren en abusos, como rentar aquellos condominios cuyos dueños viven en el extranjero y solo vienen a México por algunos días o semanas.

Hay un caso en que el dueño de un condominio decidió adelantar sus vacaciones en “Green Bay III”, y al llegar se llevó la tremenda sorpresa de que su residencia estaba ocupada por personas extrañas, quienes dijeron que les habían rentado la propiedad, gente de la administración.

El descuido y el abuso es tan marcado en este tipo de lugares exclusivos, que los administradores se dan el lujo no solo de rentar propiedades ajenas, sino de no pagar impuestos, erogar fuertes cantidades en nóminas de empleados que nadie sabe quiénes son, entre otros detalles.

Es tan boyante el negocio de quienes controlan la administración, que la mismísima Miriam Jaqueline ya se compró un llamativo automóvil eléctrico de la marca Tesla.

EL CASO DE ELIZABETH ERIN

Una de las pocas residentes que se han atrevido a exigir cuentas claras por todo este tipo de irregularidades que se cometen desde la administración, la señora Elizabeth Erin Shanahan, decidió consignar el dinero de las cuotas del año 2023 en el Juzgado 1ro de lo Civil de Bucerías, esto, con el objetivo de que Miriam Jaqueline fuera a pedir el billete correspondiente que ampara la cantidad de 55 mil 135 pesos.

Sin embargo, Miriam Jaqueline fue por el dinero consignado casi un año después, con la agravante de que no pudo solicitar la devolución de dicha consignación porque no acreditó la “personalidad jurídica” debida –quizá a propósito—y se regresó a “Green Bay III”, donde actuó de mala fe y en un claro afán de venganza --porque Elizabeth Erin la demandó--, le cortó los servicios de su departamento, tales como energía eléctrica, suministro de agua potable, gas doméstico y por si esto fuera poco, le impidieron (impiden a la fecha) el acceso a su unidad privada.

Elizabeth Erin había rentado su condominio a unos turistas extranjeros, quienes tuvieron que ser trasladados de forma vergonzosa a otros inmuebles por este hecho omiso que se dio desde la asociación civil.

Desesperada, Elizabeth Erin regresó al juzgado civil el 14 de mayo de este 2024, para pedirle al juez que le regresara el billete de consignación, ya que con el dinero iría a pagar directamente a la mafiosa administración; pero al llegar a las oficinas de Miriam Jaqueline, la señora Elizabeth casi se desmaya cuando le informaron que tenía que pagar todas las cuotas del 2023 (es decir, los 55 mil 135 pesos) más intereses moratorios (sic).

El abuso es tan grande en este sitio, que la administración le quiere cobrar una cantidad fuera de toda proporción a la señora Erin Shanahan, a quien le han hecho la vida imposible en “Green Bay III” solo por atreverse a alzar la voz.

LA AUDIENCIA

El 12 de junio se va a desahogar la audiencia correspondiente de este juicio, donde Elizabeth Erin reza para que el juez primero de lo civil haga valer la ley y obligue a los corruptos administradores a dejarla en paz, le respeten la cifra que consignó al juzgado y le conecten los servicios que le fueron cancelados arbitrariamente.

En “Green Bay III” –dentro del campo del golf El Tigre—hay historias terribles de abusos, sobre todo contra residentes extranjeros de la tercera edad, a quienes (como si fuera un capataz) la encargada del comité de vigilancia, Monique Montiel, les grita, los hostiga y los multa cada que le da su gana por el más mínimo detalle, como levantarles “folios” porque estacionan mal su carrito de golf, entre otros.

El caso de Elizabeth Erin va a dar más de qué hablar, y sin duda va a destapar una verdadera cloaca de lo que ocurre al interior de este tipo de fraccionamientos “para ricos”, donde viven personajes influyentes que se prestan a los abusos aquí señalados.

 

 

 

Visto 346 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412