giweather joomla module
Miércoles, 14 Agosto 2013 01:45

El negociazo del alumbrado público

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Un auténtico robo en perjuicio de los intereses de la comuna es el que está cometiendo la empresa Citelum S.A de C.V. –concesionaria del servicio de alumbrado público en Puerto Vallarta—con la complacencia y permisividad del alcalde Ramón Guerrero Martínez, mejor conocido como El Mochilas y con la pasividad e indolencia de los regidores del Movimiento Ciudadano y los de oposición.

De entrada, la empresa concesionaria está violando campantemente el contrato sin que el síndico, el contralor o el presidente municipal intervengan para sancionarla o exigirle que cumpla lo estipulado en el documento, ya que no ha exhibido fianzas, ni invertido lo acordado, ni cambiado las luminarias en tiempo y forma.

Por el contrario, a partir de este mes de agosto, el Ayuntamiento le comenzará a pagar por adelantado la cantidad de 2.6 millones de pesos por un servicio inexistente y, de paso, le va a entregar dinero público por el cambio de sólo 14 mil 300 luminarios y no por los 18 mil 100 que se anunciaban en las bases de la licitación, ya que el censo realizado por la CFE arrojó sólo 14 mil 300 lámparas a sustituir.

Cualquiera pensaría que el gobierno municipal reconsideraría el pago global que le hará a Citelum de México por esta disminución de luminarias que arrojó el censo, pero no, Ramón Guerrero y sus regidores cómplices van a pagarle sobre las 18 mil 100 luminarias, es decir, van a pagar también por la “sustitución” de tres mil 800 lámparas fantasma, que no existen en la red de alumbrado de la ciudad; claro, todo con dinero del pueblo.

INFLARON EL CENSO

Está claro que el censo de luminarias que marcaban las bases de la licitación estaba inflado a propósito –de hecho nunca dijeron en qué se basaron para hacer la medición del número de lámparas instaladas en Puerto Vallarta— para realizar un negocio redondo entre funcionarios públicos y particulares.

Los errores y el favoritismo comienzan a surgir y a develar el negocio producto de este contrato de prestación de servicios entre el Ayuntamiento y la filial mexicana de la firma francesa Citelum.

Por ejemplo, recientemente el Director de Infraestructura y Servicios, Oscar Delgado Chávez, habló de que no se ha concluido el censo de CFE de los luminarios de Puerto Vallarta, pero por otra parte, el contrato establece que Citelum de México, S.A. de C.V.,  no puede comenzar la renovación del alumbrado público, sino hasta que esté terminado el mismo.

No obstante, Citelum ya renovó con luminarios de LED del libramiento Luis Donaldo Colosio. Esto quizá lo estén haciendo para causar confusión en el censo final, entre los luminarios que ya estaban instalados en el alumbrado, con los nuevos que se están instalando. Y es muy probable que esto se esté haciendo para que no se sepa dónde quedó la bolita, entre si son realmente 14 mil 300 o son 18 mil 100. 

En este contexto, el mismo Oscar Delgado Chávez, en declaraciones periodísticas, habló de un avance del 90 por ciento  en el censo de CFE y dijo que se han contabilizado 13 mil, por lo que el 10 por ciento faltante serían mil 300, siendo la suma total  de 14 mil 300 luminarios, es decir, están perdidos 3 mil 770 lámparas.

La pregunta es: ¿Citelum de México, S.A. de C.V va a cobrar por los 18 mil 100 luminarios la cantidad de 128 millones de pesos, cuando en la realidad sólo va a instalar 14 mil 300?

EXCLUYEN PLAZAS PÚBLICAS

Los regidores de oposición y aquellos del Movimiento Ciudadano que se presumen honestos deberían cuestionarle esto al Mochilas, puesto huele muy mal, es un robo descarado en perjuicio de Puerto Vallarta.

Tienen que obligar al presidente a cambiar el pago a Citelum o ellos mismos serán cómplices del atraco.

Por si esto fuera poco –y ante la mirada complaciente de los regidores— los funcionarios del Mochilas están modificando el contrato cada que pueden para allanarle el camino a Citelum y favorecerla para hacer menos inversión y ganar más dinero de las arcas municipales.

De otra manera no se entiende cómo es que están excluyendo las plazas públicas, el malecón y las calles de acceso a las playas para no renovar las lámparas, si el contrato de concesión comprende todo el alumbrado público de Puerto Vallarta como se puede apreciar en las Bases y en el Anexo 1 de la Licitación Pública LP 001/2013 y en el mismo contrato.

Desde luego, Oscar Delgado Chávez, por instrucciones de su jefe, le está haciendo el caldo gordo a Citelum para que robe más al Municipio, ya que el Malecón, las plazas públicas y el acceso a las playas están en Puerto Vallarta y no en otro municipio, estado o país.

MODIFICAN EL PRESUPUESTO

Pero como lo hemos señalado en otros espacios, al Presidente municipal ya le urge empezar a pagarle a Citelum, por eso se aventó el trompo –que le traerá muchas consecuencias legales en el futuro— para modificar el Presupuesto de Egresos 2013 y contemplar, con un préstamo virtual de 100  millones de pesos, los pagos a Citelum.

Lo anterior (los pagos por adelantado a Citelum) no obstante a que el Director de Infraestructura y Servicios ni siquiera ha hecho el primer Informe o “Certificado de Terminación de Meta” mensual de ejecución de obra de alumbrado que exige el Contrato de Concesión.

Así las cosas, el único regidor de oposición que se ha atrevido a cuestionar al Mochilas, es el panista Humberto Muñoz Vargas, quien en la pasada sesión de Cabildo lo calificó de “tirano”, "dictador" “perfecto bandido”, "ratero", y “vaquetón”, por modificar el presupuesto de egresos con el objetivo, entre otros, de usar el dinero de otras partidas para pagarle a Citelum.

Lo del asunto de modificación al presupuesto, un tema que es muy delicado, lo analizaremos en otro espacio por todo lo que ello implica.

NO EXHIBEN FIANZAS

Y como ya lo habíamos señalado en otros espacios, el Ayuntamiento está permitiendo toda clase de bondades a Citelum, como el no exigirle que exhiba las fianzas correspondientes por haber ganado el contrato.

Hay que recordar que en las Bases de la Licitación 001/2013 se hablaba de una fianza o cheque cruzado a favor del Municipio, pero en el “Dictamen del Fallo” no consta que Citelum lo haya entregado para garantizar la seriedad de su propuesta.

Por otra parte, en el Contrato de concesión se establece que Citelum tiene que entregar dos fianzas a favor del Municipio, una que garantice el ahorro de energía eléctrica del 30% y otra fianza por el 10% de la propuesta económica, que sería de 31 millones de pesos, por lo que es importante que “El Mochilas” aclare públicamente si Citelum ya entregó o no las tres fianzas.

Y es que de inmediato surge otra duda: ¿El Municipio de Puerto Vallarta va a pagar a Citelum, sin que ésta haya otorgado ninguna fianza o garantía?

NEGOCIAZO REDONDO

Para Citelum México, S.A. de C.V., haber ganado la concesión de alumbrado es un negocio redondo, ya que antes el Municipio gastaba anualmente en el mantenimiento y operación del alumbrado la cantidad de cuatro millones de pesos anuales, y ahora tendrá que pagarle a Citelum la cantidad de 31 millones de pesos por anualidad, así que al Ayuntamiento le saldrá más caro el caldo que las albóndigas; y sin haber obtenido el 30 % de ahorro de energía.

Además, por el contrato de concesión por diez años, Citelum está obligada a hacer una inversión de riesgo de 128 millones de pesos, pero a partir de este mes de agosto el Ayuntamiento le empezará a pagar por adelantado 2.6 millones de pesos mensuales, así que con los mismos pagos del Municipio es que Citelum estará haciendo la obra pública de alumbrado, y al final del contrato, Citelum habrá obtenido 310 millones de pesos a costa de los vallartenses vía recursos públicos, habiendo hecho sólo una inversión de saliva.

Otra cosa, Citelum tiene de plazo 24 meses para renovar el alumbrado, pero ni siquiera ha podido cumplir con el plazo de dos meses para realizar el censo; entonces… ¿usted cree que va a cumplir con en tiempo y forma?

Citelum de México, S.A de C.V. con los cobros exorbitantes por sus servicios y con la diferencia de miles de luminarios a instalarse a final de cuentas, entre lo que cotizó y lo que va instalar realmente, está atracando al Municipio; esto, con la complacencia de Ramón Guerrero Martínez, el “Mochilas”, y desde luego, con la insultante actitud pasiva e indolente de los regidores.

Todo, para pagarle un favor político y quizá económico al jefe de jefes, Abraham González Uyeda.

Visto 2583 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412