Mayormente Nublado

25°C

Puerto Vallarta

Mayormente Nublado

Humedad: 86%

Viento: 11.27 km/h

  • 22 Jun 2017

    Tormentas Eléctricas Dispersas 27°C 25°C

  • 23 Jun 2017

    Parcialmente Nublado 27°C 25°C

Positive SSL
Miércoles, 01 Febrero 2017 14:43

Vecinos de Villas Universidad exigen revocación de licencia a la “Frutería California” … por violar Reglamento

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

De ser un amable comerciante que llegó a la colonia Villas Universidad a pedir de favor a los vecinos que le firmaran un documento con el visto bueno para establecer un “merca abastos”, Alfredo Arcadio Quezada Rojo (a) Freddy, pasó a ser un molesto e incómodo empresario para los colonos, de quienes se burla al decir que ninguna autoridad le puede hacer nada, pese a que viola el Reglamento de Comercio y descarga pesados camiones a altas horas de la madrugada, en perjuicio de toda la vecindad.

Por Jorge Olmos Contreras

El ruido es insoportable para las personas que viven en la calle Universidad Metropolitana de Villas Universidad. Todos los días es la misma historia. Al momento en que llega el tráiler de la “Frutería California” –casi siempre después de las 20:00 horas, a veces a las 2:00, 4:00 y 6:00 de la mañana—los vecinos ya saben que no van a dormir, que la descarga de mercancías, el encendido de los motores y luces enceguecedoras, los harán pasar otro mal momento. Así la han pasado durante más de un año y siete meses. Se han quejado en el Ayuntamiento y hasta han acudido a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), pero nadie les ha ayudado.

El propietario del llamado “Merca D’ Abastos California”, ya sabe el camino para burlar la ley: Deja que inspectores de Reglamentos Municipales le dejen un folio, y al día siguiente acude con los jueces municipales para que le reduzcan la multa al mínimo, y poder seguir operando.

Los vecinos no le importan, pues de plano les ha gritado “¡hazle como quieras, no vas a lograr nada”! lo cual deja ver un dejo de prepotencia e influyentismo de este personaje, al que todos conocen como “Freddy” y que en las dos últimas elecciones municipales ha permitido que usen sus negocios para colocar propaganda del Movimiento Ciudadano. De hecho, logró hacerse de una licencia municipal en la administración de Ramón Guerrero Martínez (a) El Mochilas.

En el actual gobierno de Arturo Dávalos, las cosas no han cambiado para los colonos de Villas Universidad, toda vez que “Freddy” se ha tornado aún más prepotente y hasta violento, pese a que lo han llamado para negociar con sus vecinos y, no obstante, a que firmó un convenio con uno de los afectados, con la aceptación tácita que, de no cumplir con el acuerdo, se le podría revocar la licencia, sigue la afectación impune.

CONVENIO IGNORADO

Y en efecto, el 28 de enero del 2016, Alfredo Arcadio Quezada Rojo --apoderado legal de Frucal SA de CV, sociedad anónima dueña de “Frutería California—y el señor Roberto Pérez Rodríguez, se reunieron en las oficinas de Participación Ciudadana del Ayuntamiento para firmar un convenio y concluir con la problemática de ruido al momento de la descarga de mercancías.

El afectado dijo que ha tenido problemas de ruido desde el mes de junio del 2015, por lo que, desesperado, el 04 de diciembre de ese mismo año presentó una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos en contra del Director General de Inspección y Reglamentos y también contra el Oficial Mayor de Padrón y Licencias, según el numeral 15092/2015/III.

Antes de presentar dicha queja, tanto Roberto Pérez como otros cinco vecinos que padecen el mismo problema en la calle Universidad Metropolitana, dialogaron varias veces con “Freddy”, pero este siempre prometía que solucionaría el problema, mas no cumplía, por lo que lo orillaron a que firmara el convenio antes citado.

Pero como si fuera burla, Freddy dijo desconocer la problemática del ruido y las quejas de los vecinos, mucho menos la queja ante la CEDH o que el Ayuntamiento ya tuviera preparadas acciones administrativas contra la frutería California, por lo que pidió a la nueva administración (la de Arturo Dávalos) se le permitiera “operar bajo la más estricta legalidad, respetando desde este momento todos y cada uno de los lineamientos municipales que apliquen al giro comercial Frutería California; esto es, disminuir el ruido y vigilar a mis empleados para hacer el menor ruido y no maltraten mi mercancía”.

También se comprometió a “modular la luz de los camiones al momento de la descarga”.

“SOLUCIÓN AMISTOSA”

Muy generoso, el tal Freddy prometió enterar el contenido de este acuerdo a futuras administraciones y o compradores, en caso de que en algún momento se piense transmitir el giro comercial “a efecto de que no ocurra una situación similar a la que se está viviendo, en el sentido de no conocer la problemática con los vecinos”.

A su vez, el vecino afectado manifestó no tener ningún problema con el horario de descarga de mercancía –que debe ser lo que marca el reglamento de Comercio, de las 6:00 a las 11:00 horas—y llegaron ese día a una “amigable solución amistosa”.

En el convenio, firmado por las partes, el dueño de la frutería estuvo de acuerdo en que, en caso de incumplimiento de este convenio por parte de “Frutería California”, sería causa de revocación de la licencia municipal, en los términos establecidos dentro de la Ley de Procedimiento Administrativo del Estado de Jalisco.

Para dar seguimiento y verificar que el comerciante cumpliera con el acuerdo, el señor Pérez Rodríguez se comprometió a regresar en 15 días a Padrón y Licencias para informar a las autoridades lo sucedido; pero ya nadie lo recibió, ni nadie le hizo caso.

LA BURLA

Mientras, Freddy Arcadio no sólo no cumplió el convenio, sino que aumentó las agresiones contra sus vecinos, pues ahora les dejó estacionado un viejo camión descompuesto en la calle, permite que sus camiones lleguen a las 2:00 y 4:00 de la mañana para descargar y hasta se da el lujo de tener basura regada en los alrededores de la frutería.

En el Ayuntamiento, no cumplieron su palabra, ni siquiera iniciaron el procedimiento de revocación de licencia, y funcionarios como María Nicolasa Reinoso –quien es la “Enlace de Derechos Humanos” del gobierno municipal—hicieron oídos sordos a esta problemática.

Las agresiones continúan y Freddy se sigue burlando de sus vecinos… y de las autoridades omisas.

 

 

Visto 1027 veces
Inicia sesión para enviar comentarios