Mayormente Nublado

20°C

Puerto Vallarta

Mayormente Nublado

Humedad: 63%

Viento: 11.27 km/h

  • 13 Dic 2017

    Parcialmente Nublado 25°C 19°C

  • 14 Dic 2017

    Parcialmente Nublado 25°C 20°C

%AM, %29 %327 %2017 %06:%Jun

Mochilas y el gobernador engañan y mienten a taxistas y a PV en el caso UBER

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Peor no podía ser el protagonismo de algunos actores políticos, que, en su afán de obtener clientelismo electorero, no sólo engañan al pueblo de Puerto Vallarta, sino que también le mienten y de paso le dan atole con el dedo al gremio de los taxistas locales con el caso de la entrada en operación de la plataforma digital Uber que presta el servicio de transporte privado con automóviles particulares.

Y es que la ambición política de personajes como el diputado local, Ramón Demetrio Guerrero Martínez, mejor conocido como El Mochilas y el propio gobernador de la entidad, Jorge Aristóteles Sandoval, los ha llevado a mentir por sistema en el caso particular de la entrada de Uber a Puerto Vallarta.

Esta ambición de poder, de control político y del dinero dentro del sector del transporte, ha provocado el engaño de los sindicatos, choferes, agremiados y pueblo en general.

Pero vamos por partes.

Hay que recordar que el llamado del Diputado local “Mochilas” se inició  manifestándose a favor de los taxistas, argumentando que la empresa UBER, no debería prestar servicios en nuestro municipio, omitiendo la Zona metropolitana y por estas mismas razones (la ambición política) , hasta se llevó a los líderes sindicales a la ciudad de Guadalajara para confirmar su engaño, en tanto que el Secretario General de la FTJ-CTM Rafael Yerena, primero afirmó que el Mochilas se aprovechaba de los eventos para fines políticos y después, en diferentes declaraciones hechas a la prensa, afirmó que no entraría la plataforma tecnológica llamada UBER a Vallarta, pero dejó en claro la necesidad de que los taxistas deben modernizarse.

CON BROCHE DE ORO… O DE COBRE

Después, como para crear falsas expectativas y cerrar con broche de oro llegó a Puerto Vallarta el Gobernador y declaró categóricamente que UBER no entraría a Vallarta. Sin embargo, días después lo contradijo el jurídico de la Secretaría de Movilidad del Estado, José Luis Quiroz, quien declaró que no podría ordenar operativos contra UBER; lo anterior porque existe un amparo en trámite y una “Suspensión Definitiva” en el sentido de que las autoridades responsables se abstengan de impedir que UBER ponga a disposición de los jaliscienses interesados el uso de la plataforma o la aplicación electrónica. Por cierto, dicha suspensión se deriva de los amparos 1809/2017-I y 1822/2017-VI.

Es claro que, ante tal suspensión, el Estado está impedido para actuar en contra de la plataforma UBER.

EL ENGAÑO

Sin embargo, estos grillos –léase Ramón Guerrero y el propio Jorge Aristóteles—están engañando a los taxistas y al pueblo. Veamos:  primero, saben que la suspensión concedida a UBER, se dictó provisionalmente en el pasado mes de mayo; y que la suspensión definitiva --dictada apenas en junio-- de no molestarlos se encuentra vigente a la fecha.

Dicho lo anterior, deberíamos preguntarnos la razón del por qué engañan al pueblo afirmando que UBER no entrará o no entraría a Vallarta.

La única razón que se entiende ante tal actitud de estos actores políticos es de utilizar el tema como botín político para las futuras elecciones constitucionales del año próximo; que a la postre se revertirá en sus mezquinas aspiraciones para detentar el poder y continuar engañando a la ciudadanía, en materia del obsoleto sistema del transporte público que opera en todo el territorio del Estado de Jalisco.

Ahora bien, los medios publicitarios o de comunicación de Bahía de Banderas y de Vallarta, no han sido categóricos en su difusión de información, y no han explicado a la ciudadanía este vil “engaño”. Y uno se pregunta, por qué razón: Y quizá la respuesta es “por ignorancia, temor o contubernio”.

LA “LEY UBER” 

Esto es así, porque uno de los engañadores, el Diputado local Ramón Guerrero, tiene conocimiento pleno de la existencia en la llamada  “LEY UBER”, denominada Regularización de Redes de Transporte (ERT), que no es más que una modificación de la Ley de Movilidad y Transporte del Estado de Jalisco, para que “LEY UBER”, regularizara las redes de transporte (ERT), o plataformas tecnológicas; que no es más que una modificación de la movilidad para que tales empresas  prestaran el servicio público privado.

Estas modificaciones se aprobaron desde marzo del 2016, por iniciativa de Ley presentada por el gobernador Jorge Aristóteles; esta ley les permitía a los “UBER” o el “ERT” (que para el caso es lo mismo) prestar el servicio mediante pago al erario de $ 35,000.00 (treinta y cinco mil pesos 00/100 M. N), por permiso de operación y $ 600.00 (seiscientos pesos 00/100 M.N.), índoles por cada vehículo y un porcentaje de 1.5% por ciento para destinarlo a un fondo verde, entre otras condiciones.

Hay que recordar que las leyes son de carácter general, por lo que es absurdo y engañoso que solo aplique en la zona metropolitana de Guadalajara dicha modificación a la legislación en la materia, por lo que es claro que la mentira y el engaño se confirman, pues existe una ley que ampara el servicio de UBER… ¿O usted qué opina señor ciudadano?

Por otra parte, también es claro que UBER debe estar agradecido con el gobernador sobre la iniciativa de Ley y la aprobación de la Legislatura del Estado, por lo que entonces se materializa el engaño de los Diputados y el jefe del ejecutivo estatal; es decir la Legislatura del Estado la aprueba; Jorge Aristóteles no ejercita el derecho de veto, si no por el contrario, el ejecutivo del Estado la pública con modificaciones.

DEJARON QUE EL PROBLEMA ESTALLARA

En ese entonces, ningún líder sindical dijo algo para protestar y dejan que estalle el problema del transporte público mediante las amenazas de asfixiar las principales arterias o vialidades de nuestra ciudad, causando un enojo y molestia a la ciudadanía; y poniendo en riesgo la imagen del desarrollo turístico de Vallarta por ambiciones netamente de botín político y la falta de capacidad para entender que difícilmente las plataformas tecnológicas salgan del mercado del transporte privado.

Es imposible que los señores Diputados locales y federales, y desde luego el propio Gobernador del Estado, y su equipo jurídico, no tengan conocimiento de los criterios o sentencias relativas emitidas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en cuanto a regulaciones en otros Estados del País, toda vez que tales precedentes no prohíben la operación de las plataformas tecnológicas de los UBER, aducen que son servicios diferentes que no pueden ser comparables y que exigir requisitos superiores a los taxistas violarían los principios de igualdad.

En tales conclusiones, tanto los taxis como los UBER deben ser regulados de manera distinta. En ese sentido se confirma nuevamente el engaño de los grillos que desconocen o pretenden engañar a la ciudadanía con las declaraciones absurdas con fines meramente electoreros y perjudicando la marcha positiva del desarrollo de Vallarta por el momento.

El problema de transporte en Vallarta es añejo, la ambición desmedida sobre el tráfico de venta de permisos de taxis y transporte urbano fue motivo para que las autoridades del Estado por conducto de la Secretaría de Movilidad (Antes Tránsito del Estado o Secretaría de Vialidad) y los representantes de los sindicatos, expidieran concesiones superiores a la demanda de transporte público, situación prevaleciente que implica una bomba de tiempo en todo el transporte público en el Estado de Jalisco, gracias a las mafias del poder sin diferencia de partidos políticos que lo han detentado.

QUE SE ACATE LA LEY

En el caso de UBER y la reacción alocada de algunos taxistas se debe pugnar por la prudencia y el respeto para no dañar la imagen turística de Puerto Vallarta.

El gobernador –porque al Mochilas no se le puede pedir que haga algo inteligente—está obligado a explicarle al pueblo de Vallarta y a los taxistas la existencia de la llamada Ley UBER que por su iniciativa entró en vigor en Jalisco, que no siga con este burdo engaño.

Los taxistas y sus sindicatos deben esperar a que se resuelvan los amparos de UBER en un Tribunal Colegiado, mientras no pueden violar la ley.

Por eso están fuera de lugar aquellas voces que piden la intervención del Ayuntamiento para resolver este asunto, y se ve mal el jurídico de la Secretaría de Movilidad al echarle la bolita al gobierno municipal,cuando ellos saben muy bien cómo este el tema.

Por eso, el gobernador dice una cosa y permite la otra; y no manda a la Fuerza Única Regional (FUR) a sacar los UBER porque sabe que sería un desacato a la suspensión existente.

Ah, pero sí en cambio, tiene unidades de la FUR en Vallarta para disuadir a los taxistas.

Entonces… ¿Quién engaña a quién?

Ahora usted dígame, para que diablos convocan a una reunión urgente mañana viernes el secretario general de gobierno, el secretario de la FT-CTM Rafael Yerena Zambrano con la presencia del alcalde Arturo Dávalos, si el gobernador ya sabe que tanto él como El Mochilas sólo le están mintiendo al pueblo de Vallarta y a los propios taxistas.

Que se acate la ley y punto, para qué tanto arguende. 

 

Visto 3201 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 1972734

Positive SSL