giweather joomla module

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 44
JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 45
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Cuando pensaban que tenían el control político del municipio y que de ellos saldría forzosamente el próximo candidato del Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal –incluso, que uno de ellos sería el dirigente de ese partido--, de pronto todo se les vino abajo por deslealtades y aceleres prematuros que causaron la irritación del alcalde Ramón Demetrio Guerrero Martínez, quien de plano decidió cortarle las alas a su secretario particular, Oscar Pérez y enviarlo forzosamente de vacaciones antes de despedirlo vergonzosamente del Ayuntamiento.

La gota que derramó el vaso fue el escenario del homenaje a las maestras Josefina Chávez San Juan y María Asunción Avalos Haro por sus 50 años al servicio de la educación que se realizó en el hotel Rosita el pasado jueves primero de agosto, donde Oscar Pérez protagonizó un intercambio de elogios con el representante del gobernador Jorge Aristóteles, Andrés González Palomera.

Andrés encumbró a Oscar Pérez y lo calificó como “mi hermano” y otras linduras. También dijo que el secretario particular del alcalde era “un gran estadista” y otros conceptos que, cualquiera pensaría que se trataba de una estrategia bien orquestada para catapultar al joven Pérez a las grandes ligas de la política y considerarlo como uno de los más serios aspirantes a ocupar la silla presidencial en el año 2015.

Desde luego, el equipo cercano al presidente municipal y, sobre todo los que figuran en el llamado grupo Vallarta, no daban crédito a lo que escuchaban y lo que veían, pues la escena, casi histriónica entre el priista Andrés González Palomera y el Mochilista Oscar Pérez, parecía un claro mensaje para el alcalde y éste podría descifrarse como el considerar en todo momento a su secretario para un puesto de elección popular futuro; pero el tiro les salió por la culata.

EL NUMERITO

Y es que el numerito de Andrés González-Oscar Pérez irritó sobre manera a Ramón Guerrero, quien salió del evento haciendo de tripas corazón y maldiciendo para sus adentros la osadía o la soberbia de su secretario particular por permitir que lo elogiaran en un homenaje donde las laureadas tendrían que haber sido las maestras vallartenses que cumplieron 50 años como educadoras, y no él.

En todo caso, el intercambio de flores debió haber sido entre el presidente y el representante del gobernador (que al cabo ni le hayan), pero no sucedió así; por el contrario, el laureado de la tarde fue Oscar Pérez, mejor conocido como “El Chuckie” al interior de la presidencia municipal.

Ramón Guerrero, por su parte, estaba que echaba chispas y en cuanto arribó a sus oficinas del Palacio Municipal, mandó llamar a su secretario particular para leerle la cartilla y de paso meterle una regañada tan fuerte, que quienes presenciaron la escena mejor bajaron la cabeza por la pena ajena.

De plano, Ramón Guerrero no despidió en ese momento a Oscar Pérez porque el mismo alcalde reconoció que estaba muy caliente (muy enojado) y que como amigo que era de Oscar, mejor lo obligaba a que tomara vacaciones; pero eso sí, le advirtió que regresando tendrá cabida en el gobierno municipal, siempre y cuando entienda que no es momento de calenturas políticas, que él (Oscar) no está contemplado en ningún proyecto político y que si quiere volver a un puesto público, tendrá que dejar de lado toda aspiración, porque entonces sí, lo pondrá de patitas en la calle.

Entre otras cosas, le recordó que si había quedado mal de la cabeza cuando se cayó en el edificio de la UMA o que qué diablos le pasaba para andar haciendo semejantes desfiguros.

LAS GOLONDRINAS

Dicen que Oscar Pérez se puso triste, pálido y hasta asustado, que tomó sus cosas y que salió de la oficina presidencial cabizbajo, sin mirar a nadie y con la vergüenza de haber sido regañado de fea manera.

Para quienes lo quieran entender, esta es la tumba política de un muchacho que, junto con otros, creyeron tener el control político del municipio por el margen que les había dado El Mochilas para operar a sus anchas, pero que en sus ambiciones personales, descuidaron su trabajo, al grado de cometer tonterías como el intercambio de elogios con el priista Andrés González Palomera, dejando al presidente como invitado de palo.

Tan es así, que Ramón Guerrero ya nombró como nuevo secretario particular al periodista Jaime Castillo Copado, quien sin duda será una pieza importante en ese puesto y cuyo perfil embona muy bien en ese sitio, pues tenerlo como Director de Comunicación Social primero y luego de “Director de Proyectos Especiales” había sido un error.

CON ACUSE DE RECIBO

Bajo este escenario, el golpe político que recibió en el rostro Oscar Pérez también tiene otros destinatarios, y estos son los que conforman el grupo de “Los Chuckies”, encabezados por Magaly Fregoso y conformado por Héctor Briseño y el regidor Luis Ernesto Munguía.

Incluso, nos cuentan que ese mismo jueves en que Oscar Pérez despertó la ira del alcalde, Ramón Guerrero también mandó llamar a Magaly Fregoso para aclararle que ella tampoco entra a ningún proyecto político, que no se equivoque, que no descuide su trabajo en el DIF y que se deje de calenturas a destiempo.

En resumen, las alas no sólo se las cortaron a Oscar Pérez, sino que las tijeras también pasaron por las de Magaly Fregoso y un estate quieto a Héctor Briseño, quien ya se soñaba como dirigente del Movimiento Ciudadano.

El que podría salvarse un poco es Luis Munguía, pero al resquebrajarse el grupo, al final lo van a dejar sólo para que busque la candidatura a la diputación local,  donde el dominio es casi total en favor de los priistas Gustavo González Villaseñor y Rafael González Reséndiz, es decir, lo van a mandar al matadero.

EL PROYECTO

El golpe político también tiene otra interpretación que ya se la están dando los principales operadores y asesores del alcalde, y ésta es en el sentido de que el proyecto político del Movimiento Ciudadano a seguir, se llama Arturo Dávalos Peña, quien sin duda, podría ser el próximo candidato a la alcaldía.

Los jovencitos que se la creyeron y pensaron que porque Magaly Fregoso es pareja sentimental del Mochilas podrían llegar a buen puerto y controlar todo y hacer lo que quisieran con sus encargos --hasta incurrir en graves irresponsabilidades--, ahora se deben estar dando de topes y relamiéndose las heridas políticas, ya que al caerse Oscar Pérez, ellos podrían venirse abajo, como un castillo de naipes ante el menor soplido.

Y para acabarla de amolar para “Los Chuckies”, un asesor del Mochilas que también asesora al gobernador de Baja California, mostró el comportamiento estadístico de las preferencias electorales de los posibles aspirantes a la presidencia municipal por el Movimiento Ciudadano, y Magaly Fregoso sale muy, pero muy rezagada, pese a que todos los días aparece en los medios de comunicación y a que utiliza el DIF como tarjeta de presentación electorera.

Así las cosas, todo parece indicar que Ramón Guerrero ya entendió, que no va a proyectar a ningún muchachito inexperto y mucho menos al grupo de atracadores que trajo de Guadalajara –léase Antonio Pinto y Juan Hernández—y que antes de entregarle Vallarta al PRI –porque el PAN estará en la lona muchos años--, le dará todo su respaldo a Arturo Dávalos Peña, mejor conocido como El Cepillo y quien actualmente es Director de Desarrollo Social del Ayuntamiento, aunque nada está definido.

El que ha coqueteado para que lo consideren para una futura regiduría es Juan Hernández, pero él junto con Pinto y otros saldrán prácticamente huyendo de Vallarta cuando se acerque la hora.

Además, tienen sus esperanzas en que Abraham González Uyeda sea candidato y presidente municipal de Zapopan en el 2015 para integrarse a otro gobierno local.

La pregunta obligada es: ¿Tendrán la capacidad y la inteligencia suficiente los jóvenes agrupados alrededor de Magaly Fregoso para superar este duro golpe y salir abantes ante la adversidad política?

¿O dejarán arrastrase por las aguas del delfín caído llamado Oscar Ernesto Pérez Flores?

Valora este artículo
(0 votos)

Por Estela Camacho

Es interesante corroborar que cierto es eso de que la historia la escriben los vencedores… y yo agrego… y el silencio de los vencidos la valida.

Valora este artículo
(0 votos)

El 18 de julio, pudo haber salido de prisión Gustavo Álvarez Flores (a) “El Botargas”, un sujeto peligroso que pertenecía a una banda de secuestradores de Ixtapa y que durante todo el 2012 aterrorizó a cuatro comerciantes chatarreros, uno de ellos fue ejecutado, y los extorsionó hasta que se cansó. Hoy, sus víctimas temen que regrese para hacerles daño

Valora este artículo
(1 Voto)

No existe documentación probatoria pero la información testimonial disponible establece que apenas en marzo pasado habían sido detenidos en un operativo de alcoholímetro. Luis Aurelio Alcaraz Paredes tripulaba en ese entonces un auto sedan. Arreglaron el problema con los agentes de vialidad, pagaron una multa administrativa y les permitieron reanudar su camino

Valora este artículo
(0 votos)

El 24 de febrero del 2011, justo a la mitad de la administración del entonces alcalde Salvador González Reséndiz, su amigo y compañero de partido, Francisco Javier Bravo Carbajal cerraba una transacción que le permitía agregar a su lista de propiedades un inmueble más, un condominio en el edificio “Chapultepec Cuatro 60” en la colonia Americana de Guadalajara, departamento que compró a dos empresarios que fueron ampliamente beneficiados con contratos millonarios de obra pública en Puerto Vallarta durante su administración, Rodrigo Ramos Garibi y Mauricio Navarro Garate.

Valora este artículo
(1 Voto)

En ningún gobierno municipal emanado del Partido del Movimiento Ciudadano tiene la mano tan metida el ex diputado panista, Abraham González Uyeda, como en el de Puerto Vallarta, donde el primer equipo del alcalde Ramón Guerrero Martínez, mejor conocido como El Mochilas, está conformado por ex colaboradores del también ex subsecretario de gobernación y actual dueño de la lechera “Sello Rojo” de Jalisco, al grado tal que se dice en este centro turístico que quien realmente gobierna la ciudad es González Uyeda.

Valora este artículo
(0 votos)

De la más alta comandancia de la 41 Zona Militar se escuchó la categórica afirmación de que en Puerto Vallarta no se ha reforzado la seguridad.

Hay razones sin duda para afirmar lo anterior. Las fuerzas armadas lo saben. De facto y en la práctica, son ellos quienes han tomado las riendas de la seguridad pública en todo el municipio. Son militares y marinos quienes realizan los cotidianos rondines por las colonias y hasta el centro de la ciudad.

Ahora, sin que nadie lo diga y aunque se note poco, hay un detalle mas grave. La seguridad en la ciudad no solamente no se ha reforzado sino que disminuyó al permitirse sospechosamente el relajamiento de los elementos de la policía municipal.

En la última semana, en dos charlas dos comandantes nos confirman lo que en distintos sectores del municipio se sabe: deliberado o no, poco a poco la ciudad se entrega a la delincuencia. Delincuentes comunes y delincuentes organizados, todos pueden operar a sus anchas sabedores de que los guardianes del orden ni siquiera tienen patrullas en que moverse a un servicio de urgencia. Y si de casualidad llegan a tiempo y los sorprenden, los delincuentes saben que los uniformados no disponen de armas y si el uniformado trae su pistolita, no se anima a disparar por correr el riesgo de que al llegar a su cuartel a Las Juntas le cobren los tiros.

Un comandante decía en una plática informal a un amigo: Mira, si tienes un problema con un vecino, si te peleas en la cantina, si te pegaron pandilleros, si te robaron una gallina, háblame. Pero si hay armas de por medio, no me hables porque si me hablas, nos vamos a ir al cerro.

El mismo comandante hizo una llamada en aquel momento para pedir un auto para moverse de lugar. Estaba en servicio. Tiene grado de comandante, pero semanas atrás le quitaron la patrulla. A un conocido le pidió prestada una cuatrimoto.

En Ixtapa conocemos de otro comandante en idénticas situación. A veces, cuando está de servicio en el turno nocturno, piden permiso en algún vehículo estacionado en la calle y ahí dejan transcurrir la noche. Al amanecer, despiertan, abren la puerta de la camioneta, salen y vuelven a cerrar la puerta. A esa hora cumplieron su turno y se reportan a donde les indiquen. Esa noche no hubo vigilancia.

Es bochornoso, por no decir vergonzoso, las condiciones en que desarrollan su servicio los policías municipales. Esas son razones de mayor rigor para quedarnos con sus identidades.

La tarde de este lunes, varios policías daban la impresión de realizar su rondín por la colonia Los Maestros. Se estancaron en un taller por la carretera a Las Palmas. Habían ido a realizar la oferta para la compra de un vehículo. Eran dos y uno era el comandante. Al cabo de unas dos horas pasó por el sitio una patrulla y los subió. Iban de emergencia; “hay un ahorcado”, gritó un patrullero mientras aceleraba.

Ignoramos que tipo de información posee la 41 Zona Militar. Tampoco sabemos si los jefes de la Zona Naval tienen la misma percepción y comparten la opinión de que en Puerto Vallarta la seguridad  no se ha reforzado. Tampoco sabemos cuáles son las expectativas de las fuerzas armadas, si las corporaciones civiles se comprometieron a reforzar la seguridad o si a partir de un suceso determinado fue necesario redoblar los esfuerzos en esta materia.

Más los marinos que los militares, es cierto que desde hace ya varios años, las fuerzas armadas han ido desplazando poco a poco a la policía municipal de la responsabilidad de brindar seguridad a nativos y turistas. En la zona rural, son las fuerzas armadas quienes llevan las riendas de la seguridad. Patrullas de marinos realizan rondines todos los días en rancherías y colonias del municipio.

En honor a la verdad lo que hay son meras sospechas. A los uniformados de pie les resulta sospechoso que sus superiores les ordenen salir a las calles sin las herramientas necesarias para cumplir su trabajo. Portan pistola como mínimo y algunos traen colgado al hombro un rifle. Estas armas de algo les sirven, de menos para imponer algo de respeto. Sin embargo, eso es engañoso. No tienen permiso para disparar en cualquier situación apremiante. Tiene que ser en un momento donde tengan como garantía la presencia de un superior. La piensan dos veces antes de dispararle a algún ladronzuelo porque en una de esas los obligan sus superiores a pagar el parque gastado.

Sospechan de los superiores porque nadie recuerda una época pasada haber visto a comandantes realizando sus recorridos a pie. Por lo general el comandante tiene asignada una unidad y chofer al volante. En tono de broma, dicen que hasta es preferible andar a pie pues a la patrulla se le tiene medido la gasolina y si no ahorran el combustible pueden quedar varados en alguna calle.

Ningún policía acepta hablar, sobre las razones que descansan sus sospechas. Insinúan, eso sí, que desde los mandos altos cierran oídos y ojos hasta caer en la indolencia. Consideran que todo es intencional a tal grado de configurarse una imagen donde se dibuja el vínculo comprometedor con los malosos. En otras palabras, si a un evento llegan tarde o simplemente no acuden los policías, se debe al pésimo estado de sus patrullas o en su defecto, no disponer de las mismas, y todo lo anterior es por una causa deliberada y simulada.

 

REVOLCADERO

 

En realidad poco creemos en lo siguiente pero nos aseguran que por ahí va la jugada política del alcalde Ramón Guerrero Martínez. Que sacó de la oscura oficina, la número dos de la Oficialía Mayor de Administración, a Diego Franco, sin importar el sacrificio de Héctor Gallegos, para ayudarle a rozarse con las grandes masas de los vallartenses. Es decir, que este señor Franco es uno de los caballitos que prepara el alcalde para promoverlos. Tiene otra carta y es mujer. Es la presidenta del DIF, Magaly Fregoso Ortiz. ****** Luis Munguía, uno de los cuadros del Movimiento Ciudadano que más prometía pero que la suma de sus escándalos privados lo ubicó en una línea decadente, ha dado pasos tratándose de adelantar a los dueños del MC. Desde hace ya algunos meses saltó el charco del río Ameca y ya conformó un comité de su partido en Bahía de Banderas. Supo a tiempo que Enrique Alfaro Ramírez hacía trabajos para ampliar sus redes en todo el occidente del país y se les adelantó. Por ahí aprovechó algunas relaciones familiares y de amigos hasta presumir tener su partidito en Bahía de Banderas. ****** Por cierto, se repiten voces que nos confirman que el director del Seapal, Cesar Abarca Gutiérrez se le está adelantando a Andrés González Palomera. Es prematuro hacer pronóstico pero está demostrado que mucho ayuda en la política estar en un lugar donde se tiene a la mano presupuesto. Mientras Andrés González se les ve negras, con regularidad se declara impotente, si alguien le pide chamba, en el Seapal cada día, se suman verdaderos promotores y activistas del PRI. Son esos cuadros de base quienes al momento de la selección de candidatos resultan decisivos.     

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)

Un mes después del último encontronazo Ramón Guerrero vs Roberto Ascencio, alcalde contra el síndico, en el gobierno municipal las aguas parecen tomar su nivel

Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Pocos regidores del Movimiento Ciudadano lo han comentado

Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

El grupo de colaboradores que el alcalde Ramón Demetrio Guerrero Martínez importó de Zapopan y Guadalajara está a punto de colapsarse en el Ayuntamiento de Puerto Vallarta

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412