Lunes, 13 Enero 2020 06:54

Luca Mendiola, el Rey de los Evaristos… o el burro hablando de orejas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por las Chicas Súper poderosas

La semana pasada llegó a la Unidad de Inteligencia y Contraespionaje de las chicas súper ponedoras, perdón, Súper Poderosas, el fragmento de un video en donde se observa al locutor Luis Carlos Mendiola Llamas (Luca pa’ los cuates) muy alegre y feliz por un hecho deleznable que sucedió en diciembre durante la “posada” de los periodistas de Bahía de Banderas, donde otro locutor y ex socorrista, Evaristo Tenorio golpeó a un taxista metido a reportero de nombre Luis Segura.

En dicho video –tomado por alguien durante la transmisión de La Mesa de la Llorona, perdón, de la Mesa Explosiva--, Luis Carlos Mendiola no puede ocultar su sonrisa Colgate, más bien tipo Guasón y de pronto le suelta a boca jarro al Evaristo que le platique cómo es que se “descontó a un personaje”, que el asunto estaba más interesante que El Canelo porque ya estaban convocando a una revancha (dice con Sorna), a lo que el Evaristo (aquél sujeto que agredió a una mujer policía en estado de ebriedad y al que se llevaron por andar hasta las chanclas) sin mayor preámbulo dijo, palabras más, palabras menos, que “en esta vida muchas veces te encuentra a personas a las que tienes que ponerles un límite, y hay quienes no entienden con palabras; y como ser humano tienes que reaccionar y tienes que defenderte; y la verdad fue en legítima defensa; (pero) a mí no me gusta verme involucrado en temas como estos, pero me tengo que defender”, dijo el muy cobarde.

Las cosas no hubieran pasado a mayores, pero esta gota que derramó el vaso la aprovechó el trasnochado junior Mendiola para arremeter contra el gremio periodístico. Dijo tantas sandeces este tipo, que no se cuidó y terminó por morderse la lengua, pues dibujó un panorama de periodistas sin escrúpulos, casi, casi como si estuviera describiendo a los que han salido y o trabajado en su estación de radio, pues de ahí han surgido auténticos ladrones y extorsionadores de políticos y empresarios.

EL REY BURRO O EL BURRO REY

Con este tropezón que se acaba de dar el Luca Mendiola, no nos cabe la menor duda que se ha convertido en el hazmerreir del gremio periodístico, pero sobre todo, se ha convertido en el Rey de los Evaristos, ese club donde pululan desde locas con apariencia de hombrecitos, hasta los más prepotentes reporteros de toda la comarca, desde Puerto Vallarta hasta Bahía de Banderas y anexas, todos manufacturados y moldeados por la conductora de noticias, Susana Carreño, la mata viejitas (por aquello que se mueren de hastío cuando escuchan sus programas, no por otra cosa, no sean mal pensados), quien salió huyendo de La Explosiva al darse cuenta de la peligrosa psicosis que padecen los Mendiola.

Pero volvamos a lo que dijo este mamarracho de Mendiola sobre los periodistas en cuyo lapso ya le estaba sangrando la boca a borbotones por tanta mordida de lengua.

El hijo de papi Mendiola aseguró que “los únicos que tienen la culpa de que haya toto tipo de periodistas sin escrúpulos y faltos de profesionalismo, son los gobernadores, presidentes municipales, regidores directores, subdirectores, que se dejan extorsionar y ordeñar mensualmente con tal de que no los exhiban o no los golpeen, con razón o sin razón, con mentiras o con verdades, sea como sea”.

“Entonces el gobierno es el culpable de mantener a mucho criminal que hay ahí que se dice periodista; auténticos criminales, malandrines, holgazanes, mentirosos; el gobierno es cómplice de lo mismo y prefiere ir por la ruta de ‘hay no me cuesta nada mandarle un dinerito nomás por ahorrarme el proceso de… uta me va a publicar 10 planas o me va a decir’… este… ¿si me explico?… Es decir, para mi es más fácil que me estén ordeñando… y te lo digo, desde coordinadores, directores, subdirectores, regidores, todos los que se dejan ordeñar por auténticos imbéciles criminales. El problema es que no es homogéneo el gremio y desafortunadamente no todos tienen el mismo profesionalismo, los mismos escrúpulos”.

EL APOSTOL DEL PERIODISMO VALLARTENSE

No hombre, con esta perorata Luis Carlos Mendiola casi se canoniza, deberíamos nombrarlo el “apóstol del periodismo vallartense”, la “madre Teresa de Calcuta”, o algo por el estilo; pero lo único que merece este sujeto despreciado y despreciable, es encuerarlo y exhibirlo en la arena pública tal cual es.

Ese tipo de periodistas que Mendiola menciona y califica, son precisamente los que han pasado por su estación de radio, donde el mejor ejemplo es Rodrigo Aguilera (el ladrón de la tienda Liverpool, donde no lo quieren bien), quien sin ningún tapujo señala a Susana Carreño como su Bonnie Parker y afirma que los dos se iban a robar juntos a Bahía de Banderas.

Pues bien, si en La Explosiva había una Bonnie Parker y un Clyde Barrow que según el propio Rodrigo Aguilera robaban juntos, más arriba había un jefe y el Boss directo era (y sigue siendo) el junior Mendiola; pero en la cima estaba el viejo gruñón Luis Carlos Mendiola Cotina, los dos, padre e hijo, se han dedicado a ordeñar a cuanto presidente municipal, gobernador y regidor se ha dejado… ¿O no Gustavo González Villaseñor?

Ellos son la imagen, no precisamente inmaculada, de lo que no debe ser el periodismo. Y anécdotas hay muchas sobre sus andanzas y extorsiones, tan solo hay que recordar cómo ordeñaron a Luis Carlos Tapia y a Héctor Paniagua, sin dejar del lado a Jaime Cuevas y otros que sufrieron las consecuencias como el desaparecido Rafael Cervantes, todos alcaldes de Bahía de Banderas.

SOBERBIOS Y ESTULTOS

Han sido tan soberbios (y pendejos para ponernos al nivel lingüístico de los Mendiola) que se han dado el lujo de correr de las cabinas de radio a presidentes municipales que se negaban a firmarles convenios de publicidad, como al mismísimo Héctor Paniagua, de quien se expresaban así: “No dejen entrar a ese viejo mugroso a la cabina”.

A nuestro buen Arturo Dávalos también lo echaron vergonzosamente de la cabina de La Explosiva (hoy La Mejor, que de mejor no tiene nada) en los primeros días de su campaña. Quien dio la orden de correr al hoy alcalde de Vallarta fue un furibundo Luis Carlos Mendiola padre, pues el viejo estaba muy molesto porque el Mochilas le había quedado a deber “mucho” dinero, recursos que finalmente salieron del Ayuntamiento para que no estuvieran ladrando.

Si hay criminales en el gremio periodístico, esos son precisamente los Mendiola y sus secuaces convertidos en reporteros, ellos sí tienen una enorme cola y cuentas bancarias muy abultadas.

Pero aún así, se ven en la penosa necesidad de acudir a comilonas donde los anfitriones les obsequian cualquier cosa con tal de tenerlos contentos.

EL PLEITO POR LOS “CHAYOTES”

Estas Chicas Súper Poderosas saben lo que ocurrió en diciembre durante la vergonzosa “posada” de los periodistas en Bahía de Banderas, donde metieron a los reporteros a un corral lleno de polvo que consiguió una voluptuosa ex directora de seguridad pública de aquel municipio para alimentarlos y ellos respondieron con un apetito voraz, opíparo.

Ahora sabemos que el pleito entre Evaristo Tenorio y Luis Segura fue por los “chayotes”, ya que uno quería que se entregaran regalos a todos los ‘periodistas’, incluso a los que no habían acudido a la “fiesta” y el otro decía que “ni madres”, que los artículos (que estaban compuestos por licuadoras, planchas, vajillas y otros utensilios de baja calidad) se deberían rifar entre los presentes, o sea entre los que sí acudieron al festejo.

Y como no se pusieron de acuerdo el Evaristo y Luis Segura, pues se retaron a golpes; de pronto dijeron “vámonos pa’ afuera” …. y se fueron para afuera, donde el locutor de La Mejor, el Tenorio pues, le dio un puñetazo al Segura que casi lo dejó desmayado.

Como pudo, Luis Segura se levantó y para pronto sintió un hilito de sangre recorrer por su ceja hacía al sur. El Evaristo le había echo una cortada al taxista reportero que requirió atención médica y unas cuantas puntadas, ni más, ni menos.

Total, que el gremio periodístico, ese al que Luis Carlos Mendiola pinta como un nido lleno de criminales (lo sabe porque él es uno de ellos), no da una, siempre las mismas vergüenzas, los mismos desfiguros y terminan dando la nota.

Estas chicas hacen votos para que alguien se anime y lleve a un manicomio al loquito de Mendiola, ya que, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República, le ha dado por decir cada tontería que termina por exhibirse solo el pobrecito, como este penoso caso.

Por lo pronto, estas chicas dicen... ¡Viva la 4T¡ … con o sin Luca Mendiola.

 

 

Visto 1633 veces
Inicia sesión para enviar comentarios