giweather joomla module
Jueves, 27 Mayo 2021 01:15

Juniors mala copa hicieron el oso peluchón en el Mandala

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Siete juniors hijos de papi, de esos que acostumbran a decir "wey", "versh" y "mamaste" se fueron de antro la noche del lunes en Puerto Vallarta y se pusieron una guarapera de padre y señor nuestro que terminaron en el Mandala, donde se pusieron agresivos y el personal tuvo que llamar a la policía para controlarlos.

Los chavos de nombres Ángel Julián (18 años), Christian David (29 años) Edgar Eduardo (19 años), José Ángel (19 años), Joseph Abiar (18 años), Luis Donaban (19 años) y Edgar Juan Pablo (22 años), llegaron exigiendo wisky del mejor, pero el dinero sólo les alcanzaba para una de etiqueta roja y pues con la pena, tuvieron que conformarse con una botellita de esas coloraditas que se chuparon en la primera ronda.

Pasaba la media noche y ellos estaban tan, pero tan "happys" que sus gargantas resecas pedían más y más alcohol, pero... oh sorpresa, ninguna de sus tarjetas de crédito pasaba, no las aceptaba la maquinita lectora de plásticos, por lo que empezaron a molestarse y a ponerse necios.

"Deja le hablo a mi papá wey", habría dicho uno de ellos. "Sí, sirve de que clausuran este bule wey, mamaron los put... Meseros" agregó otro.

Conforme pasaban los minutos, los muchachitos faroles se pusieron más intensos y tóxicos y al "staff de seguridad" no le quedó de otra que invitarlos "amablemente" a salir del antro, pero como se opusieron y ya estaban bastante agresivos, llamaron al 911 para que fueran por ellos.

Y como hoy en día todos se creen narquillos o mañosos ya punto pedos, o presumen tener un amigo "pesado" se les hizo fácil agarrar a chingadazos las patrullas que ya los esperaban afuera del Mandala.

También la agarraron contra los cuicos, pero como eran muchos los jóvenes violentos, los policías se sintieron en desventaja y mejor pidieron refuerzos, no fuera a ser que les dieran una golpiza. Para luego llegaron tres patrullas más y se bajaron para enfrentarse con el "comando de juniors Vallartenses".

Los juniors, de inmediato, se fueron a los golpes contra los gendarmes, pero hasta ahí llegaron, pues fueron controlados y trepados a las unidades y llevados directo a chirona, donde durmieron bien, pero bien calientitos, antes de haber hecho tremendo oso peluchón.

No faltó el padre o la madre de familia que, preocupadísimos por lo que les fuera a pasar a sus retoños bien portados, fueron a rescatar a sus angelitos de las garras de la... ¡oh, terrible represiva y torturadora policía de Puerto Vallarta.

Ver para creer.

(Por las chicas súper poderosas/foto de Internet)

Visto 719 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412