giweather joomla module
Lunes, 07 Octubre 2019 10:16

Posible fraude vs un mexicano y un extranjero en el pleito entre Pablo Cerna y el abogado Mauricio Cortés

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

En el pleito que traen el señor de la tercera edad, Pablo Cerna Díaz y el abogado Mauricio Eduardo Cortés Rangel –el primero señala al segundo de abusar en los cobros por sus servicios y el segundo dice que el primero no le pagó sus honorarios—surge la configuración de un posible fraude cometido en contra de dos ciudadanos, uno de origen extranjero y otro mexicano, a quienes Cerna Díaz les habría vendido un mismo inmueble ubicado en la calle Venustiano Carranza de la colonia Emiliano Zapata.

Por este presunto delito se habría iniciado una Carpeta de Investigación en la Fiscalía Regional del Estado el pasado 24 de septiembre, día en que ingresó una denuncia por hechos relacionados con Pablo Cerna Díaz y Mauricio Cortés, quien también funge como jefe de responsabilidades de la Contraloría Municipal del Ayuntamiento.

Como se informó en su oportunidad, Pablo Cerna se quejó por cobros excesivos que le hizo su abogado Mauricio Cortés derivado de los servicios de un juicio de carácter civil; y posteriormente se exhibió un presunto pagaré de 200 mil pesos con la firma del señor Cerna que supuestamente le debía al licenciado Cortés y por cuyo documento fue demandado en el juzgado quinto.

En la contestación de demanda, Pablo Cerna aseguró que la firma estampada en dicho documento no era la de él y que Mauricio Cortés la habría falsificado, por lo que su defensa solicitó la intervención de peritos para realizar la prueba pericial grafoscópica y documentoscópica del supuesto pagaré.

Por estos motivos, Pablo Cerna prescindió de los servicios de Mauricio Cortés y contrató a una abogada del despacho M & MB para defenderse de la demanda que Cortés Rangel interpuso contra su persona en el juzgado quinto de justicia integral, donde se ventila el juicio mercantil ejecutivo, según expediente 621/2019 y en el que alega que el señor Cerna le debe 200 mil pesos.

LOS TRAPITOS AL SOL

En el contexto de este pleito entre un abogado y su cliente, surgió información delicada que deja mal paradas a las dos partes, ya que el señor Pablo Cerna Díaz al parecer no es tan víctima como parecía al principio, ni el abogado Mauricio Cortés salva su imagen, en virtud de que ayudó a Cerna Díaz en un juicio sucesorio testamentario, a sabiendas de que éste estaba cometiendo un presunto fraude en contra de terceras personas.

Para que usted entienda esta historia, don Pablo Cerna fue designado como heredero de las dos terceras partes de un bien inmueble –cuyo dueño fue un canadiense de nombre Patrick Robert Dickey a quien don Pablo cuidaba y que ya murió-- ubicado en la calle Venustiano Carranza, pero como había un fideicomiso bancario a cargo de la propiedad (por ser extranjero), el señor Cerna Díaz tenía que solicitar la extinción de este para usufructuar la parte de propiedad que le correspondía.

Para tal encomienda, Pablo Cerna contrató primero al abogado Oscar Efraín Aréchiga García, pero algo sucedió en esta relación y don Pablo también prescindió de los servicios de este licenciado. Y fue en este inter que alguien le recomendó a Mauricio Cortés para que llevara a cabo el juicio sucesorio testamentario y poder lograr la extinción del fideicomiso bancario.

El contrato de prestación de servicios entre Mauricio Cortés y Pablo Díaz se celebró el 22 de marzo del 2018 y el juicio sucesorio fue radicado en el juzgado primero de lo civil de Puerto Vallarta bajo el expediente número 1248/13.

EL PACTO

Según versión de Mauricio Cortés –quien solicitó su derecho de réplica—en un acuerdo de voluntades entre él y Pablo Cerna se pactó que el pago de los servicios prestados sería del 10 por ciento del valor del negocio o de lo que estuviera valuado el inmueble heredado, una vez que la autoridad judicial reconociera plenamente los derechos fiduciarios a favor de Pablo Cerna Díaz.

Así las cosas, para el 10 de octubre del 2018, el juez primero de lo civil se pronunció mediante sentencia interlocutoria y decretó a favor de don Pablo Cerna las dos terceras partes de la finca heredada, cosa que culminó el 08 de noviembre del mismo año.

Posteriormente, según el propio Mauricio, procedió a gestionar el pago de sus honorarios y cuya suma acordada fue por 200 mil pesos, a lo que don Pablo dijo que sí le pagaría, pero que primero tenía que ayudarle con otro procedimiento, que consistía en coadyuvar con la notaría número dos para llevar a cabo la extinción de los derechos fideicomitidos adquiridos en la sucesión testamentaria ante el banco Multibanco Comermex, actualmente denominado Scotiabank Inverlat, cuyas oficinas están en Guadalajara.

Lo anterior, para agilizar las cosas y obtener rápidamente la extinción de la parte fiduciaria y poder enajenar la finca marcada con el número 593 de la calle Venustiano Carranza, pues al estar legalmente extinguido dicho trámite, don Pablo ya podría vender y así obtener recursos para pagar lo pactado.

UN MILLÓN DE PESOS

Una vez libre de obstáculos legales, Pablo Cerna llevó a cabo una transacción para vender las dos terceras partes de la casa a un norteamericano de nombre Karim Elraheb, por cuya acción don Pablo recibió un millón de pesos, correspondiente al 50 por ciento del valor del inmueble; pactándose que el resto, es decir otro millón de pesos, se entregaría al vendedor una vez que saliera la escritura definitiva.

Sin embargo, las cosas se complicaron porque el Registro Público de la Propiedad rechazó inscribir los derechos de propiedad del bien inmueble a nombre de Pablo Cerna Díaz, debido a que hay otra persona, el señor Jorge Bolívar Pérez Salazar, que también heredó parte de la casa (un tercio de la finca) y que también es co-propietario.

Y aunque Jorge Bolívar Pérez también figura en un contrato de cesión de derechos a nombre de Karim Elraheb (es decir, también es vendedor de su tercio a la misma persona), el extranjero no ha podido constituir en su favor el fideicomiso traslativo de dominio, por los problemas técnicos y legales que presenta la propiedad.

EL PRIMER COMPRADOR

Lo más sorprendente de este caso, es que don Pablo Cerna –antes de vender a Karim Elraheb—celebró un contrato de promesa de compraventa con un tal José Bautista Gil, quien radica en Estados Unidos y por cuya promesa habría obtenido la cantidad de 900 mil pesos.

De hecho, Pablo Cerna le comentó a su anterior abogado que el millón de pesos que le adelantó el segundo comprador, es decir Karim Elraheb, lo utilizaría para devolver los 900 mil pesos al señor José Bautista Gil.

Incluso, existen copias de los dos contratos de compraventa dirigidos a dos personas distintas.

Lo más grave de esto es que el primer contrato de promesa de compra venta entre Pablo Díaz y José Bautista Gil se firmó el 26 de febrero del año 2016, y en esa época la finca formaba parte de un fideicomiso con Multibanco Comermex y, además don Pablo todavía no contaba con una sentencia definitiva a su favor.

EL SEGUNDO ADQUIRIENTE

Lo peor de todo es que también le le vendió la misma casa (desde luego, su parte) al estadounidense Karim Elraheb en el mes de julio del 2018.

Como se puede apreciar, el señor Pablo Cerna Díaz habría incurrido en prácticas deshonestas al presuntamente vender dos veces la propiedad heredada, muy mal por él si es que esto se comprueba; pero también muy mal el abogado Mauricio Cortés –ya que a sabiendas—nunca denunció estas prácticas fraudulentas de su cliente, sino hasta hoy en que salieron de pleito y lo demandó por el pago de honorarios por la cantidad de 200 mil pesos, misma cifra que aparece en el pagaré presuntamente falsificado y cuya autoría niega el mismísimo Cortés Rangel.

El corolario de esta historia lo veremos tarde o temprano, pues hay que esperar para ver qué dicen los dos compradores de la casa; qué investiga la fiscalía regional ante una denuncia por fraude contra Pablo Cerna y qué va a suceder con el abogado Mauricio Cortés si se demuestra que falsificó o no, el pagaré de los 200 mil pesos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 1685 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412