giweather joomla module
Lunes, 03 Febrero 2020 07:26

Intentan tapar boquete a finanzas del FIDETUR con facturas inapropiadas; ya hay denuncia penal por desvío de recursos

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

Luego de que el gobernador Enrique Alfaro ordenara una auditoría a los últimos cinco años de operación del Fideicomiso de Turismo (Fidetur) y a que anunciara que la recaudación del Impuesto del 03 por ciento Sobre Hospedaje –y por lo tanto el control administrativo—ya no lo hará el Ayuntamiento de Puerto Vallarta, sino el gobierno del Estado, comenzó un movimiento inusual al interior del organismo; debido, entre otras cosas, a que el manejo de los recursos (unos 140 millones anuales) no ha sido del todo transparente y a ciertos abusos con el pago de salarios altísimos a sus directivos.

A los empresarios que manejan y manipulan el fideicomiso de turismo a su antojo como Álvaro García Arce, Juan Vela, Fernando González Corona –que tiene como brazos operadores a Robert Kystner y al eterno director, Luis Ángel Cantú Treviño—y otros, les cayó como balde de agua fría el anunció del gobernador, se molestaron, patalearon, hicieron berrinche, pero del disgusto pasaron al pánico al recordar los excesos que han cometido con el dinero de la promoción.

Cabe recordar que al director del Fidetur, Javier Aranda Pedrero, le permitieron un contrato nominal por casi 170 mil pesos mensuales (gana más que el presidente de la República), es decir, es su sueldo; mientras que otros como Luis Villaseñor, director de promoción turística tiene un salario que ya lo quisiera cualquier gerente de hotel cinco estrellas como para comprarse casa en Fluvial Vallarta.

OCV, LA HERRAMIENTA

Los directivos del Fideicomiso utilizaron y utilizan una herramienta para pagar este tipo de altos sueldos, y esta es ni más ni menos que la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV) con la cual triangulaban recursos autorizados por el comité técnico y de ahí distribuían el dinero para el pago de nóminas y otros menesteres.

La OCV ha sido usada prácticamente como la “pagadora” del Fideicomiso, por eso cuando se le cuestiona al presidente de este, Álvaro García Arce (dueño del hotel Sheraton) el por qué de estos onerosos salarios, responde que el Fidetur no les paga a los directores, sino que lo hace la Oficina de Convenciones y Visitantes.

Lo mismo responde Luis Ángel Cantú Treviño, todo –dicen—se paga por conducto de la OCV.

Pero resulta que el dinero que llega a la OCV proviene de lo recaudado por el Impuesto Sobre Hospedaje, y que son los mismos miembros del Comité Técnico los que aprueban las partidas para pagar los sueldos a través de la Oficina de Convenciones y Visitantes, o sea el origen es el mismo.

En este contexto, es claro que fueron tantos años de descuidar las finanzas que se entregaban a la OCV, que esta oficina se dio el lujo de contratar a su propio contador y ¡oh sorpresa!, resulta que de repente se registraron malos manejos al interior de la OCV.

EL CONTADOR QUE HUYÓ

Se trata de un desvío considerable de recursos, cometido presuntamente por el contador anterior, de nombre Fernando Velasco (en la fotografía que acompaña este artículo), quien se habría ido de Puerto Vallarta dejando un terrible boquete en las finanzas del organismo.

Los directivos del Fideicomiso estaban tan preocupados por este desvío, que fueron a interponer una denuncia penal contra el contador Fernando Velasco, pero el hecho lo escondieron todo este tiempo para que nadie cuestionara el mal manejo de los dineros al interior del Fidetur. Y de hecho no han informado sobre el contenido de la querella, pese a que se trata de recursos públicos los presuntamente malversados.

Sin embargo, ahora que el gobernador cuestionó el manejo del Fidetur y ordenó una profunda auditoría del último lustro, se sabe que el grupo controlador encabezado por Álvaro García, Luis Ángel Cantú y Juan Vela, habrían comenzado a buscar facturas para tapar el boquete financiero del señor Velasco.

Dicen que hay una empresa en Monterrey que les ayuda mucho a los del Fideicomiso, y no se duda que recurran a esta para solventar el faltante de dinero.

Y como en el Fidetur todo es opacidad y sólo informan a medias, nadie sabe si las facturas van a amparar servicios o la adquisición de mercancías en general, pues de ser así, en la auditoría se descubriría que no las apropiadas.

EL RIESGO LATENTE… LA TENTACIÓN DE ALFARO

Pero bueno, el hecho de que el gobierno del Estado les quite el control del Fidetur a los empresarios de Puerto Vallarta, representa un arma de doble filo, pues nadie nos garantiza que en una de esas el gobernador Alfaro decida monopolizar los recursos y utilice parte de estos en cosa distintas a la promoción turística.

El riesgo está latente, y la tentación de Enrique Alfaro puede ser mucha.

Por una parte, es bueno que Alfaro suprima de un plumazo el control del Fidetur a los hoteleros de Vallarta por sus excesos, pero por la otra, es malo porque corremos el riesgo de que las decisiones sobre el destino de los dineros sean totalmente unilaterales. En todo caso, el perdedor sería Puerto Vallarta.

Finalmente, los responsables directos de que Enrique Alfaro les haya quitado dicho control y les esté aplicando una incisiva auditoría, son los propios hoteleros, quienes por años han permitido que unos cuantos decidan en qué sí y en qué no se gasta el dinero.

Vamos a esperar el resultado de la auditoría, toda vez que de esta se podrían desprender muchas cosas y saber con claridad cuáles personas físicas y morales fueron beneficiadas –una y otra vez—con jugosos contratos de promoción, publicidad, servicios y adquisiciones y de cómo desdeñaron a firmas nacionales para entregar cientos de miles de dólares a compañías extranjeras.

La eficacia de la promoción, aunque es muy subjetiva, es otro renglón que habrá de cuestionar, pues hubo gastos excesivos como el del video del cantante Ricky Martín que no le benefició en prácticamente nada a Puerto Vallarta.

Y seguramente nos vamos a sorprender por gastos superfluos –eso sí, autorizados por la mafia del Comité Técnico— que como el de Ricky Martin debe haber por docenas.

Por lo pronto, a muchos se les acabó su minita de oro.

 

 

 

Visto 2855 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412