giweather joomla module
Miércoles, 22 Abril 2020 11:37

Acuerdo de Alfaro viola derechos de adultos mayores; los deja desprotegidos y los discriminan… como en Walmart Vallarta

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

El acuerdo publicado en el Periódico Oficial de Jalisco el pasado domingo 19 de abril, en el que se emitieron diversas medidas de seguridad sanitaria para el aislamiento social –que fueron de carácter general y obligatorio—con motivo de la pandemia de Covid-19, no sólo es violatorio de diferentes derechos humanos, sino también de garantías individuales y, además deja desprotegidos a los adultos mayores, quienes se han visto discriminados y maltratados por servidores públicos y empleados sin criterio que les niegan el acceso a supermercados para comprar alimentos.

Ni el gobernador, ni su grupo de asesores, tomaron en cuenta que en el estado viven cientos de miles de adultos mayores solos, abandonados y que no tienen a alguien que les ayude a comprar comida o medicamentos, y que tienen que salir de sus viviendas para realizar estas compras y otras actividades esenciales.

En el acuerdo del gobernador Enrique Alfaro Ramírez –cuyas medidas entraron en vigor el lunes 20 de abril y a las que les puso carácter de general y obligatorio—se especifica en el punto dos que “el resguardo domiciliario corresponsable aplica, de manera estricta y sin excepción, a toda persona mayor de 60 años, en estado de embarazo o puerperio inmediato, o con diagnóstico de hipertensión arterial, diabetes mellitus, enfermedad cardiaca o pulmonar crónicas, inmunosupresión (adquirida o provocada), así como insuficiencia renal o hepática”.

Al gobernador no le importó hacer un estudio o medición para ver cuántas personas de más de 60 años viven solas y no pueden quedarse “obligatoriamente” resguardadas en su casa; tampoco les dio una alternativa para el supuesto de que un adulto mayor tuviera que salir a comprar alimentos, simple y sencillamente los lanzó al confinamiento forzado, sin tomar en cuenta sus más básicas necesidades y derechos humanos.

ADULTOS MAYORES, A MERCED DE ACTOS DE DISCRIMINACIÓN

Con este “acuerdo”, es claro que Enrique Alfaro dejó desprotegidos a los adultos mayores y está propiciando que sujetos sin ningún criterio, ignorantes y prepotentes, discriminen a las personas de la tercera edad, ya que al seguir al pie de la letra las medidas dictadas por el mandatario estatal, están negando la entrada a supermercados a la gente que se ve o notan que tiene más de 60 años.

En Puerto Vallarta sucedió un hecho bochornoso ayer, indignante, algo que es insultante y que a usted y a nosotros nos daría mucho coraje que siguiera pasando “gracias” al acuerdo incompleto y dictatorial del señor gobernador.

Resulta que una señora –adulto mayor ella—quiso entrar a comprar alimentos a la tienda Walmart del Pitillal –la que está frente a la terminal marítima de Puerto Vallarta—y de inmediato los empleados nefastos de esta firma norteamericana le negaron el acceso; y no se les ablandó el corazón ni porque esta mujer les gritaba que la dejaran entrar, que ella estaba sana, que cómo era posible eso, que ella vivía sola y que si no la dejaban adquirir su comida es porque la querían matar de hambre.

La misma afectada tomó un video con su teléfono celular que ya ha circulado ampliamente en las redes sociales en el siguiente link https://www.facebook.com/100017954861249/posts/584931648781992/?sfnsn=scwspwa&extid=PVdfaLnwTzJwC2gw&d=w&vh=i  

Al revisarlo observamos con coraje cómo estos dos empleados de Walmart se oponen a que la señora entre a comprar sus alimentos, pero el enojo y la indignación es todavía mayor cuando vemos a un policía municipal (en la foto a la derecha) que no hace nada para impedir esta injusticia.

LOS IMBÉCILES DE WALMART

Los imbéciles (y perdón por el calificativo, pero no se merecen otro más decente) trabajadores de Walmart ni siquiera le ofrecieron una solución a la doña, tampoco el oficial de policía, como, por ejemplo, entrar ellos a hacerle las compras del súper y traer los productos alimenticios de regreso.

Como buenos ignorantes, se cerraron a todo y cometieron varias violaciones a los derechos humanos de los adultos mayores, como se indica en la propia ley, donde se señala que “las personas de 60 años y más son titulares de los derechos humanos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de los ordenamientos jurídicos que de ella se derivan.

El Estado mexicano --indica la ley--, como autoridad garante de los mismos, debe generar mecanismos que garanticen que planes, programas, políticas públicas y cualquier trabajo que se realice para el pleno ejercicio de los derechos humanos de las personas adultas mayores, atiendan a los principios rectores que de manera enunciativa y no limitativa se mencionan”.

Aquí ponemos solo dos ejemplos:

“Igualdad de oportunidades: Las personas adultas mayores sin importar su lugar de origen, género, edad, discapacidad, condición social o de salud, religión, preferencias, estado civil, tienen derecho a toda oportunidad de formación y realización, así como a la alimentación, el agua, la vivienda, vestido, atención sanitaria, oportunidad de un trabajo remunerado, educación y capacitación, a vivir en un entorno seguro y adaptado a sus necesidades, que privilegie su integridad física, su salud y su vida.

Dignidad: Las personas adultas mayores tienen derecho a vivir con seguridad, ser libres de cualquier forma de explotación, maltrato físico o mental y recibir un trato digno.

DERECHO A LA IGUALDAD Y A LA ALIMENTACIÓN

Todas las personas tienen derecho a gozar y disfrutar de la misma manera los derechos reconocidos por la Constitución, los tratados internacionales y las leyes. Se prohíbe toda exclusión o trato diferenciado motivado por razones del origen étnico o nacional, género, edad, discapacidades, condición social, condiciones de salud, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

De igual manera, queda prohibida toda práctica de exclusión que tenga por objeto impedir o anular el reconocimiento o ejercicio de los derechos humanos consagrados en nuestro orden jurídico.

Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado tiene la obligación de garantizar este derecho.

Como podrá leerse, el gobernador no consideró los derechos de los adultos mayores al momento de emitir su acuerdo de marras; por el contrario, los dejó a merced de sujetos insensibles como los empleados de Walmart Puerto Vallarta (y el policía municipal omiso) para que los discriminen, los socaven, los pisoteen y hagan trizas su dignidad humana con pretexto de la pandemia.

Por este hecho, lo mínimo que procede es la clausura de Walmart Pitillal por discriminar a la señora y por negarle la compra de alimentos.

Son tan tontos estos trabajadores de Walmart, que solo enfocan las medidas de restricción publicadas por Enrique Alfaro a adultos mayores, pero no saben (lo cual sería el colmo si no los dejan entrar) si alguien delgado es diabético, o si un cliente con obesidad mórbida es hipertenso o tiene problemas cardiacos, etc.

No, aquí de lo que se trataba era ser majaderos con una pobre señora que lo único que pedía es que la dejaran entrar a comprar su comida.

Y el gobernador sólo quejándose y culpando al gobierno federal de todo.

 

Visto 3079 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412