giweather joomla module
Jueves, 11 Junio 2020 02:10

Visita de Alfaro, una burla para los vallartenses; empresarios deben endurecer su discurso Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(3 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Hoy estará el gobernador Enrique Alfaro Ramírez en Puerto Vallarta, sostendrá una reunión con algunos empresarios, principalmente hoteleros a las 10:40 de la mañana en un salón del hotel Fiesta Americana. También estará su homologo de Nayarit, Antonio Echevarría García, acompañado de prestadores de servicios turísticos de la Riviera Nayarit. El objetivo es acordar los pasos prudentes a seguir para la reactivación económica de la región.

En Puerto Vallarta, sin embargo, la visita de Enrique Alfaro no es bien vista debido a que prácticamente ha dejado a su suerte al destino turístico, lo tiene abandonado y lo ha castigado de una manera irresponsable por ese pleito enfermizo que sostiene con el gobierno federal.

Fue precisamente ese encono que tiene con el presidente Andrés Manuel López Obrador el que orilló a Alfaro adelantarse al confinamiento social y a cerrar todas las actividades económicas, sin pensar en el enorme daño que les haría a ciudades medias como Puerto Vallarta que sólo dependen de la industria turística.

Desde marzo fue majadero e intolerante y con esa soberbia que le caracteriza vociferó que “en Jalisco sí somos responsables” y que por eso se adelantaba al gobierno federal. Todo esto mientras se llevaba entre las patas a Puerto Vallarta y a sus ciudadanos, sí, los mismos vallartenses que le dieron la espalda y no votaron por él en las pasadas elecciones.

MEDIDAS DRACONIANAS

De inmediato ordenó publicar en el Periódico oficial “El Estado de Jalisco” algunas medidas un tanto draconianas –violatorias de los derechos humanos y las garantías individuales como denunciamos en su momento—que ocasionaron abusos de autoridad y vejaciones por parte de las policías municipales y estatales, que concluyeron en la ejecución extrajudicial del joven albañil Giovanni López a manos de genízaros de Ixtlahuacán de los Membrillos.

También se le ocurrió echar a andar el Plan Jalisco Covid-19 para regalar cinco mil pesos del erario a la gente afectada por la pandemia, que tuvieran actividades económicas informales o que fueran autoempleadas o subempleadas, por un monto de 400 millones de pesos. Por igual, otorgó créditos por 25 mil a 120 mil pesos a pequeñas y medianas empresas con un fondo de 450 millones de pesos –a Puerto Vallarta, por cierto, le tocó una miserable parte de esos recursos--; y para completar puso sobre la mesa 150 millones de pesos para “proteger los ingresos de los productores de maíz”.

Fue un total de mil millones de pesos para presumir que en “Jalisco, sí asumimos las cosas con seriedad” … Otra vez tirando la piedra al gobierno federal.

Hoy sabemos que, en el fondo, el gobernador se estaba justificando para días después solicitar un préstamo de más de seis mil 200 millones de pesos dizque para la ejecución de un “plan de inversión pública productiva integral para la reactivación económica y fomento del empleo”, que hasta ahorita no ha servido, ni para reactivar la economía ni para la generación de empleos.

PARA TURISMO UNA PIZCA, PARA MEDIOS ZALAMEROS, TODO

En el presupuesto estatal ya estaban contemplados 10 millones de pesos para Puerto Vallarta, que serían utilizados en la mejora de las laterales de la avenida Francisco Medina Ascencio, y no sabemos si esta partida se respetó o se modificó con el reordenamiento presupuestal. Lo que sí sabemos, es que dejaron solo 46 millones de pesos para rubro denominado “infraestructura para el desarrollo y el fomento del turismo local”.

Es como si para gobernador el turismo no fuera importante ni esencial, pues no le aumentó ni un solo peso a dicho rubro.

Sin embargo, a rubros como “Difusión por radio, televisión y otros medios de mensajes sobre programas y actividades gubernamentales” (en otras palabras, difundir la imagen del gobernador) le dejaron 129 millones 965 mil 971 pesos, mientras que a “servicios de creatividad, preproducción y producción de publicidad, excepto internet” no le redujeron nada, lo dejaron en 18 millones 299 mil 600 pesos.

Otros renglones que tienen qué ver con la difusión de la imagen del gobernador y a los que no les disminuyeron el presupuesto en el plan de austeridad de Alfaro, son, por ejemplo, “servicio de creación y difusión de contenido exclusivamente a través de Internet”, al que destinan 37 millones 264 mil 100 pesos; o “servicios de la industria fílmica, del sonido y del video”, con 19 millones 985 mil 700 pesos.

Y váyase usted para atrás, al concepto “otros servicios de información” le dejaron una partida de tres millones 529 mil 800 pesos.

LA “AUSTERIDAD” NO TIENE LÍMITES

La “austeridad” del gobernador no tiene límites, ya que, al reordenar el presupuesto debido al préstamo contraído por los seis mil 200 millones de pesos, dejó casi intactas las partidas destinadas a viajes: Destacan “pasajes aéreos nacionales” por seis millones 591 mil 131 pesos; “pasajes aéreos internacionales”, un millón 972 mil 281 pesos; “pasajes terrestres nacionales”, cuatro millones 133 mil 379 pesos y “pasajes terrestres internacionales”, 567 mil 949 pesos.

Por si esto fuera poco, en viáticos por el país van a gastar 84 millones 186 mil 303 pesos y por viáticos en el extranjero, dos millones 521 mil 242 pesos; esto quiere decir que cada funcionario estatal incluido el gobernador que vaya de viaje en México o al exterior y se sienten a comer en un buen restaurante, simple y sencillamente se lo cargan con facturas al erario, cuyo dinero es público, es de todos los jaliscienses.

En este escenario de endeudamientos multimillonarios, Enrique Alfaro fue sorprendido por las marchas violentas de la semana pasada, que se agudizaron por la indolencia de su fiscalía al no resolver con prontitud el crimen de Giovanni López y las detenciones arbitrarias que “él no ordenó”.  Lejos de remover de su cargo al fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez, lo mantuvo, al asegurar que la dependencia encargada de procurar justicia estaba infiltrada por el crimen organizado.

Muy a su estilo, Alfaro repartió culpas por todos lados y hasta acusó a AMLO de estar atrás de las protestas en Jalisco. Al no tener pruebas de sus dichos, al día siguiente dijo que “el presidente era un hombre de bien”.

CONTRATOS MILLONARIOS PARA DIFUNDIR IMAGEN

Pero como que sus asesores y grupos le han recomendado seguir atacando al gobierno federal y así lo ha hecho, apoyado con medios de comunicación como Televisa, TV Azteca y Grupo Imagen, a cuyas empresas acaban de exhibir por tener contratos recientes con el gobierno de Jalisco por 15 millones de pesos la primera, 10 millones la segunda y cinco millones de pesos la tercera.

Con razón hemos visto salir tanto en televisión a Enrique Alfaro y hasta lo presumen como el octavo gobernador mejor posicionado, y osan afirmar es el “contrapeso real” de López Obrador.

Claro, todo es pagado.

La realidad es otra y es muy distinta, es aquella que nos habla de un gobernador tambaleante, titubeante, que se hartó de los jaliscienses “pendejos” (el calificativo es del mandatario estatal) que salen a las calles y que por eso ayer se registró en Jalisco las cifras más altas de defunciones y contagios por Covid-19.

De plano, ayer tronó y anunció que se terminaba la “fase cero” de la estrategia para combatir el coronavirus y que se pasaba a la etapa de responsabilidad Individual; que este es, dijo, “el único camino que nos permitirá salir adelante”.

LA “RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL”

Para no variar, en un video difundido en redes sociales, el gobernador reconoció que nos vigilaba. Dijo, “ya no se trata de vigilarnos” sino de que cada uno se cuide.

También aseveró que no estamos en condición de pasar a la fase 1.

Si no estamos en condición de pasar a la fase 1 y ahora es la etapa de la “responsabilidad individual”, entonces no entendemos para qué viene a Puerto Vallarta.

Porque si va a darle atole con el dedo a los empresarios y a decirles que no pueden abrir malecón, playas ni albercas y que los centros de consumo como bares deben permanecer cerrados, entonces que se dé la media vuelta y regrese por donde vino, toda vez que así no va a ser bien recibido.

Si nuestro gobernador se adelantó a cerrar los negocios, que ahora asuma su responsabilidad y vea la forma de abrirlos. Tampoco estamos a favor de una apertura total, pero si de una gradual inmediata.

Puerto Vallarta ya no puede aguantar más.

Tanto el alcalde como los empresarios deben endurecer su discurso frente a un gobernador que ni siquiera se dignó a felicitar a Puerto Vallarta en su pasado aniversario de haber sido elevado a ciudad y a municipio, y que fue el 31 de mayo.

Todos esperamos buenas noticias, ojalá y así sea.

 

 

 

 

Visto 2015 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412