Domingo, 08 Noviembre 2020 22:55

No solo hoteles incurren en explotación laboral, también lo hacen empresas como CPS de Fernando G. Corona Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

No solo hoteles como el Grand Fiesta Americana y restaurantes como “La Madalena” incurren en explotación laboral y prácticas denigrantes y humillantes en contra de sus empleados, sino que también lo hacen empresas de comunicación como la llamada CPS Noticias propiedad del empresario y exalcalde panista de Puerto Vallarta, Fernando González Corona.

Trabajadores de CPS denuncian las violaciones a la Ley Federal del Trabajo que se cometen en esta empresa en su contra, desde rebajarles el salario al 50 por ciento so pretexto de la pandemia de Covid-19 y de amenazarlos con seguir en estas deplorables condiciones hasta el próximo año.

Los empleados de CPS dicen que de plano son el patito feo de la Corporación Tafer (la firma empresarial denominada así por el propio Fernando González Corona en alusión a las dos primeras letras del nombre de su hija Tania y a las tres de él), toda vez que desde marzo o abril les bajaron el sueldo a todas las empresas de este grupo que incluye principalmente hoteles Gran Turismo y Cinco Estrellas y restaurantes de primer nivel, pero al resto de los trabajadores ya les normalizaron el salario desde hace más de un mes y a los de CPS los dejaron igual, percibiendo apenas el 50 por ciento de lo que les corresponde.

Uno de los artífices de esta pésima situación laboral es otro expresidente municipal de Puerto Vallarta, el expanista David Cuevas García –director general de CPS--, cuya actitud es que, si a los trabajadores no les gusta lo que les pagan, pueden irse de la empresa cuando quieran.

DAVID CUEVAS, LOS JUEGOS DEL HAMBRE

A David Cuevas, comentan los empleados de CPS que hicieron el reporte a este medio, no le ha afectado en nada la crisis sanitaria, pues él sí gana y muy bien. Tiene dinero hasta para invertir en la construcción de unos locales por el rumbo de Punta Mita, pero sus subordinados se están muriendo de hambre.

“Los empleados de CPS no tenemos la culpa que don Fernando (así le dicen a González Corona) tenga al mando a un deficiente director general que de medios no tiene la más mínima idea, para muestra las decisiones que toma, pensando que son las adecuadas, pero lo único que ocasiona es descomponer todo.

Los colaboradores de este importante grupo de medios desean que algún día el magnate hotelero abra los ojos y se dé cuenta para que ya no despilfarre más su dinero con David Cuevas García al mando de CPS MEDIA.

¡Ah, y que se prepare porque seguramente las quejas ante la Secretaría del Trabajo comenzarán porque ya es octubre (la queja la enviaron en octubre) y a los que les descontaron el sueldo aún no se los regresan”

EL NUEVO CONTRATO… OBLIGATORIO

Más adelante, los afectados por estas políticas miserables que prevalecen en algunas empresas de Puerto Vallarta, denuncian que a casi la mitad de los trabajadores les hicieron firmar un nuevo contrato con sueldo rebajado hasta enero del 2021.

Dicen que el Director Cuevas García no mete las manos por ellos, que más bien se presta a que los perjudiquen, “demostrando así, que no tiene lo más mínimo el lado humano desarrollado, ese que los políticos demuestran no tener, ya que solo buscan sus propios beneficios”.

No es justo, agregan los empleados de estas empresas de medios de comunicación, que Fernando González Cotrona contrate gente de fuera a quienes les paga muy bien y dañe la economía de sus trabajadores con estas medidas

 “Ojalá algún día esté al mando alguien que realmente sepa del tema, tenga un amplio criterio del mundo de los medios de comunicación y sobre todo tome decisiones inteligentes, donde todos gananen y no afecten a nadie”, indican refiriéndose a González Corona como patrón y a David Cuevas como director.

Hasta ahí la carta de los empleados de CPS.

Lo que realmente indigna y no entendemos es cómo un empresario como Fernando González Corona –que hasta ha presumido de ser altruista y patrocinar esculturas en la ciudad—cuya fortuna en activos se estima en más de 200 millones de dólares, pueda tratar con la punta del pie a sus trabajadores y permita que los exploten laboralmente con el pago de la mitad de su sueldo mientras él y su director Cuevas García comen todos los días filetes y se agasajan con grandes banquetes.

¿Acaso ignora Fernando que un empleado al que le quita el 50 por ciento de su salario no puede tener una vida digna como la que él tiene?

Cuando digiere sus sagrados y carísimos alimentos… ¿no se acuerda de sus pobres trabajadores?

¿Ya se le olvidó la lucha social que pregonaba cuando fue candidato a presidente municipal para que hubiera más igualdad entre los vallartenses?

Esperemos que las autoridades competentes como los de la Secretaría del Trabajo y la VI Junta de Conciliación y Arbitraje no se dejen sobornar o intimidar por estos empresarios ventajosos e insensibles y tomen cartas en el asunto.

Pero bueno, la gente sí cambia, y muchas veces para mal.

EL REPORTERO COVID-19

Y es que no podemos dejar de mencionar que en Los Cabos la misma empresa CPS no se compadeció de un reportero que enfermó de Covid-19 y al que obligaron a trabajar cuando aún estaba convaleciente el periodista.

Se trata del reportero Ezequiel Lizalde Rodríguez, cuyo caso fue abordado por el portal de Internet www.peninsulardigital.com luego de una protesta del gremio periodístico de Los Cabos contra esta compañía de Fernando González Corona.

E aquí la nota:

“En la indefensión mantiene la empresa CPS Media a su trabajador, el reportero y conductor de televisión Ezequiel Lizalde Rodríguez, quien ha visto violentados sus derechos laborales por el corporativo, propiedad del empresario Fernando González Corona, que lo obligó a retornar a laborar a pesar de que se encontraba convaleciente tras haber padecido covid19, y por ende, con su salud deteriorada, lo que le provocó una recaída.

Ante tal situación el gremio periodístico afiliado a la Red Baja California Sur de Periodistas se solidarizó con Ezequiel como hace tiempo lo hizo con decenas de trabajadores de esa empresa de medios que al inicio de la pandemia fueron despedidos sin miramientos, mientras que a los que lograron conservar el empleo les redujeron sus percepciones salariales.

En documento emitido con fecha del día 30 de octubre, la Red Baja California Sur de Periodistas da a conocer a la opinión publica siete puntos, donde piden urgente atención al caso del comunicador “(…) e intervención de las autoridades competentes, así como la necesaria reflexión y solidaridad de ciudadanos, colectivos y organismos que pueden mostrar al respecto”.

“Nuestro colega Ezequiel Lizalde Rodríguez, periodista en Baja California Sur, empleado de la empresa CPS Media, plaza La Paz, se encuentra hospitalizado de nueva cuenta, al sufrir una recaída en su salud. Comunicamos violaciones a los derechos laborales que afectaron más su salud y lo mantienen hoy librando otra batalla por su recuperación.”

En el comunicado, se da a conocer que CPS Media no le permitió al reportero laborar desde casa luego de haber librado una batalla contra el covid-19 y encontrarse convaleciente. Ezequiel argumentó que se sentía todavía muy débil para salir a la calle a cubrir la noticia, sin embargo, recibió una negativa de la empresa propiedad de Fernando González Corona.

“(…) el empleador no le permitió trabajo desde casa y le exigió el regreso a la cobertura diaria, a pesar de no estar en condiciones de salud para ello. Denunciamos que la empresa lleva varios meses con un esquema de percepciones que violenta derechos laborales, toda vez que argumentando la pandemia, redujo las percepciones de nuestro colega y del resto de compañeros comunicadores, provocando una crisis económica para muchos, ocasionando secuelas de salud emocional y la de sus familias” señala el comunicado de los reporteros que se solidarizaron con la situación de Ezequiel.

Testigos dieron a conocer que pudieron ver en días pasados al periodista Ezequiel Lizalde caminar con mucha dificultad para cubrir los eventos, “incluso, se llegó a desvanecer en dos ocasiones”.

Este sería la segunda de las empresas de González Corona que se muestra insensible a los problemas de sus trabajadores: la semana pasada, en el Hotel Villas del Palmar Loreto tuvo lugar una manifestación por parte de sus empleados por que han dado a conocer que son presionados para renunciar y amenazados por el departamento de Recursos Humanos que les advirtió que, si no firman su renuncia “voluntaria”, no les pagarán y darán malas recomendaciones de su desempeño a otros hoteles de la zona”.

Juzgue usted mismo estimado lector y opine sobre este tipo de empresas y empresarios.

 

 

 

 

Visto 1226 veces
Inicia sesión para enviar comentarios