Miércoles, 25 Noviembre 2020 01:19

Felipe Tomé, el fatal desenlace Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

El caso del empresario Felipe Tomé Velázquez y su fatal desenlace es muy complejo, tan complejo como los asuntos e intereses que tenía a su alrededor derivados de su “boom” inmobiliario y las múltiples inversiones que realizó en proyectos de esta naturaleza, acompañado en varios de estos por el arquitecto Alejandro Báez Meza --ambos originarios del Estado de Guanajuato--; entre otros, las famosas torres Península Tower en Puerto Vallarta.

Si bien es cierto que el señor Tomé generaba miles de empleos en la franja turística de Puerto Vallarta y la Riviera Nayarit, también lo es que sus inversiones crecían al igual que sus problemas con otros desarrolladores turísticos, proveedores, compradores de bienes inmuebles y terceros que se sintieron afectados –con o sin razón—por la adquisición de terrenos por parte del empresario en zonas de alta plusvalía.

Tan solo en las torres Península enfrentó varias denuncias de carácter penal por parte de extranjeros que se sintieron defraudados con la compra de condominios de lujo, donde el vendedor estrella fue el bróker y rey de los bienes raíces de la región, Miguel Ángel Lemus Mateos.

EL PLEITO CON GUSTAVO TOMÉ

En Nuevo Vallarta también tuvo problemas de carácter inmobiliario hasta con su hermano Gustavo Tomé por un desarrollo, donde éste último habría cometido un escandaloso fraude con la venta de varias propiedades condominales.

El pleito entre los hermanos Gustavo y Felipe Tomé derivó incluso en una denuncia que interpuso el mismísimo arquitecto Alejandro Báez, --quien fue señalado por la revista Proceso de estar relacionado en negocios con los hijos de la ex primera dama, Martha Sahagún Bribiesca, esposa del expresidente Vicente Fox Quesada—y por la cual un juez de Quintana Roo obsequió una orden de aprehensión por el delito de fraude específico.

Entre los inversionistas de la zona es muy conocido el pleito --“a muerte” decían algunos-- entre los hermanos Tomé Velázquez.

Posteriormente, Felipe Tomé hizo negocios de compra venta de terrenos con el empresario Elías Saccal, dueño de la compañía Impulsora Turística de Vallarta (ITV) –que pertenecía en los años 90s al poderoso grupo Sidek-Situr de los hermanos Martínez Güitrón—y la transacción también le originó problemas de tipo legal al inversionista guanajuatense.

UN CASO COMPLICADO

Son tantos los asuntos que rodean al caso Felipe Tomé, que será difícil para las autoridades encontrar un hilo concreto y contundente que lleve a un posible autor intelectual y material de los hechos en que el empresario habría perdido la vida la madrugada del domingo pasado.

El fatal desenlace del señor Tomé ya ha sido ampliamente difundido en los medios de comunicación, desde el atentado que sufrió cuando iba acompañado de amigos en una camioneta Suburban, hasta el hallazgo de su cuerpo en el kilómetro 34 de la carretera Puerto Vallarta-Tepic ayer.

LA VERSIÓN DE LA NOVIA

Sin embargo, son bastante interesantes las declaraciones que hizo Ana, la novia de Felipe en la fiscalía regional de justicia, donde narró los hechos del domingo, toda vez que habría contado que cuando sufrieron el ataque a balazos, todos los tripulantes del automotor (a saber, cinco personas, dos parejas y el chofer) se agacharon y que después el hombre que manejaba el vehículo preguntó si todos estaban bien… Todos respondieron que sí, pero el único que no contestó fue Felipe Tomé, a quien al parecer ya se le apreciaba una herida en la cabeza.

Después se bajó Jeovanni, --identificado a la postre como Director Comercial del desarrollo turístico Bolongo que se ubica en Nuevo Vallarta—y fue alcanzado por disparos para después morir en el lugar de los hechos.

Minutos más tarde unos hombres, comentó Ana N, se llevaron a Felipe, pero al parecer ya iba inconsciente y quizás muerto.

LA MUERTE

Funcionarios y peritos de fiscalía que vieron al interior de la camioneta Suburban observaron mucha sangre en el asiento del copiloto, donde viajaba Tomé Velázquez, por lo que habrían pensado que la persona que estaba ahí ya habría perecido.

El fiscal general de Jalisco, Gerardo Octavio Solís Gómez aseguró que el ataque contra el empresario fue directo y que no se trataba de un secuestro, de ahí que se deduzca que en estos momentos las autoridades ministeriales no tengan una línea de investigación a seguir, sino varias; que tendrían que agotar con el paso de los días sobre todo lo que rodeaba al inversionista guanajuatense.

¿De dónde viene la agresión que terminó con la vida de Felipe Tomé?... Nadie lo sabe a ciencia cierta… podrán manejarse una y mil hipótesis, pero en este momento no hay nada en concreto, ni un argumento sólido que permita ver con claridad el caso.

Y mientras esto sucede, todo lo demás son especulaciones, conjeturas simples que no sirven a ninguna investigación.

 

 

 

 

 

Visto 3227 veces
Inicia sesión para enviar comentarios