Domingo, 24 Enero 2021 22:19

Las candidaturas… ¿A qué juega el MC Vallarta? Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Tras estirar la liga lo más que pudieron para definir candidaturas a los puestos de elección popular y tratar de colocar en estas a los mejores hombres y mujeres, el Partido del Movimiento Ciudadano (MC) no puede presumir que hubo consenso, unidad, diálogo y mucho menos que actuaron por encima de intereses particulares, toda vez que en las “negociaciones” por no decir imposiciones, es claro que hay ganadores y perdedores.

El que nunca cedió a su “solución salomónica” fue el gobernador Enrique Alfaro, que, en su calidad de líder máximo del MC en Jalisco, operó hasta el final para tronar el proyecto político de Puerto Vallarta sin importar los riesgos que esto podría generar para su propio partido, pues la sombra de una eventual derrota el próximo seis de junio no está muy alejada de la realidad.

Si tomamos como referencia las encuestas que han aparecido en los medios a lo largo del año pasado y lo que va de este, los números indican que el MC podría sufrir una dolorosa caída en las preferencias electorales y que los candidatos presentados este domingo –salvo Arturo Dávalos—no son garantía de un triunfo, ni a medias ni holgado.

ZAYAS, CANDIDATURA AL VAPOR

El caso del doctor Jaime Álvarez Zayas se cuece aparte, ya que por más que los indicadores señalan que el distrito 05 se pintará de color tinto café y que podría ganar el Partido del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) la curul federal, el MC decidió obsequiarle la candidatura al galeno.

La de Álvarez Zayas es una candidatura creada al vapor, una imposición de Enrique Alfaro para castigar de alguna manera al grupo de Luis Munguía, cuyos “buenos muchachos” ya se habían registrado ante el partido naranja para contender por la diputación federal, con lo que el panorama se oscurece aún más para el Movimiento Ciudadano.

Sin duda, uno de los grandes perdedores de los desaciertos del Movimiento Ciudadano es precisamente Luis Munguía, quien se vio obligado a sentarse y a sentar a sus simpatizantes y decirles adiós a sus pretensiones políticas por órdenes superiores.

OPERACIÓN CASI IMPOSIBLE

La operación cicatriz va a ser muy difícil, sino que imposible, cauterizarla, en virtud de que los seguidores de Luis Munguía –pocos o muchos—podrían cambiar de aires y buscar cobijo en otros candidatos ajenos al Movimiento Ciudadano. No bastará con que el diputado local junte a su gente y les pida quedarse y apoyar a los tres proyectos políticos que hoy se anunciaron, porque habrá muchos decepcionados que van a gritar… “el que salga al último que apague la luz”.

Luego van a aparecer otros inconformes que podrían ver cierto sesgo de sometimiento en Arturo Dávalos al ceder ante los caprichos del gobernador y aceptar bajar del tren al precandidato que tenía más fuerza entre la estructura naranja, como lo es Diego Franco Jiménez; estos también podrían buscar la puerta de salida.

Y no es que Lupita Guerrero sea una mala candidata a la alcaldía de Puerto Vallarta, el punto no es este. El tema es que el MC no estaba preparado para lanzar un candidato del género femenino, nunca se preparó para esto, no trabajaron para construir un proyecto que llevara en la punta a una mujer y ahora están por pagar las consecuencias, del descuido, primero; y de dejarse manipular por Alfaro después.

TAREA TITÁNICA PARA DÁVALOS

Arturo Dávalos como líder naranja tendrá que trabajar doble o triple para subsanar las heridas, pero se antoja muy corto el tiempo y el espacio que hay de aquí al seis de junio para lograr la titánica tarea de llevar al triunfo por cuarta vez al MC en Puerto Vallarta con un candidato que no era el candidato oficial.

Dávalos va a tomar de la mano a Jaime Álvarez Zayas para recorrer el quinto distrito y este trabajo le va a quitar tiempo y esfuerzo para concentrarse en sacar avante el proyecto de Lupita Guerrero y la de él mismo; y esto podrían significar descuidos muy graves al momento de intentar unir a todos los simpatizantes de los grupos perdedores, de los desbalagados pues.

Lo anterior, sin mencionar que hay otros perdedores que se creen hacedores de presidentes municipales y que desde los medios de comunicación festinaban y presumían que ellos –un grupúsculo de entre seis y ocho individuos—iban a controlar el Ayuntamiento de Puerto Vallarta si su gallo llegaba al poder.

Vapuleados, ahora van a buscar a Lupita Guerrero para venderle espejitos a cambio de que ellos sean los “controladores” que nunca han sido.

EL ROMPECABEZAS Y LA PESADILLA LLAMADA MORENA

No dudamos en la capacidad de Arturo Dávalos para armar el rompecabezas y sacar adelante el trabajo de al menos dos de las tres candidaturas, pero el escenario no es nada claro ni seguro, sobre todo si vemos los números donde Morena les lleva muchísima ventaja en las preferencias electorales.

Para que las cosas se le den al MC, tendrían que esperar a que Morena cometa una burrada al momento de elegir a su candidato a la presidencia municipal y lance al hombre o a la mujer con menos preferencias en los sondeos de opinión.

Por el contrario, si Morena escoge un candidato –hombre o mujer—con fuerza ante el electorado, casi, casi le estaríamos diciendo adiós al Movimiento Ciudadano, pues a veces la estructura no es suficiente para repetir en la silla presidencial.

MC no tiene de qué preocuparse si del PAN, el PRI, el PRD y otros partidos hablamos, sus precandidatos no inquietan a nadie; algunos son de risa como Chonita Aréchiga que se registró para ser alcaldesa por el Revolucionario Institucional. No, el riesgo para el MC está en Morena, su verdadera pesadilla.

Por eso, al conocer los candidatos que anunció este domingo la dirigencia estatal del MC allá en el rancho de Diego Franco durante un convivio denominado “desayuno de la amistad” –al que también acudió Luis Munguía—preguntamos… ¿A qué está jugando el MC?

¿A ganar, o a perder?

¿Usted qué opina?

 

Visto 1102 veces
Inicia sesión para enviar comentarios