giweather joomla module
Martes, 14 Junio 2022 01:23

Un “topo” en palacio y el desaseado manejo informativo para dar de baja al “contralor ciudadano” Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Al interior del Ayuntamiento de Puerto Vallarta “alguien” descubrió que el llamado “contralor ciudadano” (que en realidad era un asesor de la Contraloría Municipal), Jorge Carlos Ruiz Romero, había tenido acceso a cientos de expedientes que contienen información delicada sobre juicios que ciudadanos tienen contra el gobierno del profesor Luis Alberto Michel, pero también de asuntos de corrupción que se han detectado en la actual administración.

En este contexto, también se habría obtenido evidencia de que Jorge Carlos Ruiz Romero está detrás de cientos (miles, dicen) de solicitudes de información por ley de transparencia, para exhibir a algunas dependencias municipales, pero, sobre todo, al manejo de las finanzas del Seapal Vallarta y después filtrar los datos a algunos medios de comunicación.

El que de plano ya no soportó esta situación –de tener a un “topo” incrustado en el gobierno municipal—fue el director del Seapal y coordinador del gabinete del alcalde Luis Michel, Salvador Llamas Urbina, quien de inmediato habría ordenado el cese de Jorge Carlos Ruiz Romero.

PILLADO EN UNA NEGOCIACIÓN

Y es que este personaje, Ruiz Romero, habría sido pillado en un audio que compromete su honorabilidad, toda vez que en este se escucha una presunta negociación entre un particular --que supuestamente demandó al Ayuntamiento por mil millones de pesos-- y el “contralor ciudadano”.

Sin embargo, el proceso para darlo de baja no se dio por los canales adecuados, sino que se recurrió a una desaseada maniobra para que un medio de comunicación externo, la agencia Quadratín –cuya sede está en Morelia, Michoacán—manejara la nota con el siguiente encabezado: “Denuncian extorsión del contralor Carlos Ruiz al gobierno de Vallarta”.

En el cuerpo de la nota –que se atribuye a la Redacción—no se muestra la denuncia que hizo el Ayuntamiento, pero sí enumera los presuntos delitos que habría cometido el ahora ex servidor público, como son extorción (sic), (quizás quisieron decir extorsión), corrupción, tráfico de influencias, usurpación de funciones, abuso de autoridad y ojo, “información electrónica del gobierno para beneficio personal”.

Según la nota –a la que primero definieron como un boletín del Ayuntamiento y después como información “extraoficial”—Carlos Ruiz se allegaba información sensible, como los litigios millonarios a los que nos referimos líneas arriba, para supuestamente negociar con las partes.

LA MANO QUE MECE LA CUNA

Y fue precisamente bajo este escenario en que “alguien” le habría puesto un cuatro al “contralor ciudadano” y es en este contexto donde probablemente lo grabaron haciendo una de estas negociaciones, para despedirlo; pero insistimos, de una manera poco convencional.

Llama la atención el uso de un medio de comunicación social, como Quadratín, porque su corresponsal en Vallarta, Javier Frías, trabaja muy de cerca con la directora de noticias de Radio Universidad y esta, a la vez, recurre con demasiada frecuencia al director del Seapal, Salvador Llamas, para hacerse de información (de hecho, es de las pocas periodistas que Salvador le toma las llamadas o recibe en sus oficinas) … uno de los que tronó contra el presunto “topo” de apellidos Ruiz Romero.

Quizás por eso, ayer, en un video que el mismo Carlos Ruiz subió a su muro de Facebook, afirmó que a él nadie le notificó del supuesto despido, que estaba en su oficina de la UMA y que continuaba trabajando en la administración del profesor Luis Michel.

No obstante, la dirección de comunicación social confirmó anoche que ya no trabaja para el Ayuntamiento.

Antes, una íntima amiga de Carlos Ruiz, la reportera Fátima Enciso, envió invitaciones a varios periodistas para que acudan este martes a una rueda de prensa que ofrecerá el defenestrado “contralor ciudadano” para decir que fue lo que sucedió; aunque el hecho ya está consumado, lo corrieron del Ayuntamiento.

Como reflexión, el gobierno municipal –emanado de Morena—debería cuidar más las formas. Nada les hubiera costado organizar una rueda de prensa y dar a conocer a todos los medios la denuncia que, dicen, interpusieron contra Carlos Ruiz Romero.

Al presuntamente filtrar la información, lo único que van a provocar, es que este señor difunda cosas que no debería ver, o soltar expedientes que no debería tener.

Sin embargo, como dice el presidente Andrés Manuel López Obrador, el que nada debe, nada teme.

 

 

 

 

Visto 371 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412