giweather joomla module
Martes, 26 Julio 2022 01:42

Como cuervos, hijo, nuera y marido de doña Doria pretenden despojarla de “Mi Chaparrita Tours” en Sayulita Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

La presente es una historia de infamia, ingratitud, abusos, prepotencia y ambición desmedida, en donde los principales protagonistas orquestaron un plan malvado para despojar de sus bienes a la señora Doria Rodríguez Ahumada, copropietaria de la empresa de prestación de servicios turísticos “Mi Chaparrita” (que también se conoce como “Rancho Mi Chaparrita” y o “Mi Chaparrita Tours”) ubicada en el poblado de Sayulita, en el municipio de Bahía de Banderas, Nayarit. Por desgracia, uno de los hijos de esta mujer, de nombre Giovani Verdín y el esposo, de nombre Luis Verdín, son los agresores de doña Doria.

En un desplegado, la señora Rodríguez Ahumada cuenta cómo su marido Luis Verdín, su hijo Giovani y la esposa de este, es decir, su nuera de nombre Ariana, se coludieron para, a golpes, literalmente a golpes, utilizando la fuerza y violencia física, la sacaron de su casa para después intentar obligarla, mediante presiones de todo tipo, incluidas amenazas y vejaciones, a ceder el negocio “Mi Chaparrita”.

Doria comenta que hace 43 años fundó este negocio familiar, --en el cual son socios sus tres hijos y su cónyuge-- pero que, desde el año pasado, su hijo Giovani y su esposa Ariana, “coludidos con mi esposo Luís Verdín, me despojaron de los bienes de la empresa que formamos”. Y que, “por medio del maltrato, golpes, y acciones intimidatorias han intentado que firme varios documentos con el objetivo de dejarme fuera de la empresa Mi Chaparrita y Tetzauhyo”.

LA HISTORIA

Resulta que la empresa iba muy bien, viento en popa, pero un mal día el señor Luis Verdín cometió un desliz matrimonial y se fue de la casa familiar con su nueva pareja. Para esto, les dejó el negocio a  Doria, su esposa y a su hijo Giovani; pero después el joven Giovani se casó con Ariana y los dos comenzaron a idear la forma de arrebatarle “Mi Chaparrita” a la señora Doria.

Se sabe, por lo que se ha dicho en torno a este caso, que Giovani y Ariana habrían acordado pasarle cierta cantidad de dinero al señor Luis Verdín padre, con la condición de que los ayudara a presionar a Doria Rodríguez para que firmara un documento donde tendría que aceptar que ya no le interesaba ser socia de la empresa, pero ella se negó una y otra vez.

Tras la negativa de Doria, el segundo paso para despojar de “Mi Chaparrita” a Doria Rodríguez, fue que el mal esposo, Luis Verdín, apoyado por un notario de nombre Adán Meza Barajas, habría logrado modificar el acta constitutiva de la empresa donde habría quedado solamente él como propietario. Y esta situación habría sido aprovechada por la nuera, quien, se dice en una denuncia, empezó a vender algunos activos de la sociedad, como lanchas y otras cosas de valor.

EL ROBO… Y LOS GOLPES

Así las cosas, la señora Doria pronto se dio cuenta de estos abusos y del robo que estaba cometiendo Ariana y trató de frenarla, lo cual provocó la ira inmediata de la pareja y tanto el hijo como la nuera comenzaron a hostigarla. No conformes con las agresiones físicas y verbales, pasaron a un segundo nivel de violencia y sacaron a empujones de su casa junto con su hija Yenni. Y para que no volvieran a entrar, ni regresaran a la finca, sellaron las puertas con clavos y candados, según consta en documentos.

Asimismo, se comenta en una denuncia, que Doña Doria y su hija de plano se fueron a vivir a una casa de renta en Sayulita; pero al ver que le estaban quitando todo lo que hizo en 43 años, decidió pedirle ayuda a su hijo Luis Verdín.

Al conocer lo que le habían hecho a su madre y que Ariana estaba vendiendo algunas cosas valiosas de la empresa –como lanchas y camionetas--, Luis Verdín hijo intervino y decidió denunciar los hechos delictivos ante la Fiscalía de Nayarit.

Antes, la propia Doria Rodríguez interpuso otra querella en el Centro de Justicia para la Mujer de Bucerías, donde se abrió la Carpeta de Investigación NAY/RV-SAY/RH-3381/2021 por esta serie de vejaciones cometidas en su contra por su propio hijo, su esposo y su nuera.

UNA DENUNCIA DE 40 MILLONES DE PESOS

El 14 de octubre del año 2021, Luis Verdín hijo, denunció particularmente a su cuñada Ariana Elizabeth A.M. por los delitos de robo, abuso de confianza y lo que resulte, según documentos que obran en poder del agente del Ministerio Público investigador adscrito a Sayulita.

En la querella, Luis Verdín señala que es propietario de cuatro embarcaciones, todas de nombre “Mi Chaparrita 1, 2, 3, y 4”, pero que desde el mes de diciembre del año 2020 Ariana se ha ostentado como propietaria de las naves y con ello ha obtenido un lucro indebido al no ser la dueña.

“Si tomáramos en cuenta que una embarcación –puntualiza Luis Verdín hijo—realizara un solo viaje al día… este tiene un costo de siete mil pesos para siete personas… y si a ello le sumamos las otras tres lanchas, el resultado sería de 28 mil pesos diarios, es decir, 840 mil pesos mensuales. Y si Ariana ha usufructuado indebidamente estas propiedades durante 11 meses, el total del dinero arroja la cantidad de nueve millones 240 mil pesos.

Sin embargo, el tour a las Islas Marietas es de mil 350 por persona, y si cada lancha lleva siete viajeros, nos dan nueve mil 450 pesos diarios, que, multiplicados por cuatro naves, serían 37 mil 800 pesos al día; que, sumados por mes, dan un millón 134 mil pesos; que, a su vez, si se multiplican por 11 meses, arroja la cantidad de 12 millones 475 mil pesos.

Ahora bien, el tour más caro tiene un costo de dos mil pesos por persona al día, es decir, 14 mil pesos diarios que, multiplicados por cuatro embarcaciones, dan un total de 56 mil pesos por día. Así las cosas, si se suman 56 mil pesos por 30 días (al mes) dan un millón 680 mil pesos que, multiplicados por los 11 meses que Ariana utilizó lo que no era suyo, arroja la cantidad total de 18 millones 480 mil pesos.

En otras palabras, el daño patrimonial, considerando conservadoramente que solo se haya dado un viaje por día con estas embarcaciones, asciende a la friolera cantidad de 40 millones 195 mil pesos.

CAMIONETAS DESAPARECIDAS

Pero ahí no termina todo, pues se investiga si Ariana falsificó y refacturó documentos de varias camionetas que pertenecían a “Mi Chaparrita” que se habrían vendido en condiciones irregulares. De hecho, no se sabe a dónde fueron a parar estos automotores ni quién los tiene, están desaparecidos.

Y aún hay más de este conflicto, ya que la imputada, es decir la nuera Ariana, para victimizarse, se fue por lo más fácil y sencillo, y como hoy está de moda el término “violencia de género”, pues denunció por este presunto delito a Luis Verdín hijo, a quien, con mentiras monumentales, ha exhibido como misógino en las redes sociales, solo porque el muchacho está defendiendo a su madre y al patrimonio familiar.

En la segunda parte de este artículo, les vamos a comentar cómo se conformó la sociedad “Mi Chaparrita Tours”, en donde la señora Doria Rodríguez aparece como poseedora del 63 por ciento de las acciones y cómo ella, como mujer, esposa y madre, ha sufrido un verdadero calvario para evitar que su hijo Giovani, su nuera Ariana y su marido Luis le quiten lo que con tanto sacrificio hizo a lo largo de 43 años. (Fotos cortesía de www.observandoenlabahia)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 641 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412