giweather joomla module
Sábado, 29 Octubre 2022 19:15

La ambición de Xiomara, su esposo en la cárcel y una historia de $ 130 millones por vender bienes ajenos a los Altamirano Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

La siguiente es una historia de cómo la ambición pierde a algunas personas que, sin importar el daño que provocan, ni las consecuencias de sus actos, hacen cosas increíblemente malas con tal de conseguir dinero fácil y convertirse en millonarios. Esto fue precisamente lo que les pasó a las hermanas vallartenses Alma Xiomara y María D’ Abril Saavedra Acosta, quienes sin medir lo que pasaría en el futuro secuestraron a su tío Domingo Robles para despojarlo de sus bienes y venderlos a terceros; entre los compradores, están los hermanos Juan y Octavio Altamirano, dueños de varios antros de la zona turística de Puerto Vallarta.

El pasado miércoles 26 de octubre de este 2022, la fiscalía de justicia de Jalisco informó en un comunicado de prensa, que, mediante un operativo, detuvieron en el fraccionamiento Fluvial Vallarta a Jorge Alberto G “ya que se encuentra identificado como uno de los probables partícipes en el secuestro de un hombre, ocurrido en Puerto Vallarta”.

La fiscalía indicó que, “de acuerdo con las investigaciones del caso, en el mes de marzo del año 2012, el sujeto, en compañía de otras personas presuntamente se llevaron privado de la libertad a un masculino que padecía varias enfermedades, lo que aprovecharon para supuestamente obligarlo a firmar documentos, entre ellos poderes para comercializar todas sus propiedades”

Como los hechos ocurrieron hace 10 años, VALLARTA UNO investigó más sobre el tema y la información obtenida es que el hombre detenido por policías ministeriales el miércoles, es Jorge Alberto Gómez Valdez, esposo de Xiomara Saavedra, quienes junto con María D’ Abril, Juan Arturo Saavedra Acosta y Alma Yolanda Acosta, tienen orden de aprehensión por el mismo delito que se le acusa a Jorge, que es el de secuestro agravado.

LA VÍCTIMA

La víctima es Domingo Robles –de la muy conocida familia Robles de Puerto Vallarta-- el tío de las involucradas, a quien Xiomara ocultó en un cuarto del hotel Rosita durante varios días para obligarlo a que le firmara varias cartas poder (incluso con la huella dactilar de uno de sus dedos), con la que esta ya no tan astuta mujer, comercializó los valiosos bienes inmuebles que pertenecían a don Domingo.

Y decimos que pertenecían, porque el pobre hombre, enfermo del mal de Parkinson que le afectaba sus facultades mentales, fue llevado por sus sobrinas a Silao, Guanajuato, donde lo internaron en un asilo. En este lugar, don Domingo ahí murió, solo y sin compañía de sus familiares, pues no tenía hijos.

Ya sin estar en esta vida terrenal, Don Domingo Robles nunca supo que las abusivas de sus sobrinas --que además ni siquiera son parientes directas, sino que son “sobrinas políticas” --, vendieron todas sus fincas, con las que obtuvieron, se dice en el medio inmobiliario, alrededor de 130 millones de pesos.

Uno de estos inmuebles, es el que está en la calle paseo Díaz Ordaz (frente al malecón) esquina con Abasolo en el centro de la ciudad y donde por muchos años estuvo el legendario restaurante bar “Hard Rock” que se distinguía por tener un vehículo clásico sobre su fachada.

LOS ALTAMIRANO

Ahora se sabe que entre Xiomara y María primero rentaron en más de 50 mil dólares la propiedad a uno de los empresarios conocidos como los “reyes de los antros”, Juan y Octavio Altamirano –dueños de La Santa, El Mandala, La Madalena, La Vaquita, etc., —y que posteriormente, le vendieron a otro de ellos, la finca en la friolera cantidad de 20 millones de pesos, según se dice en corrillos judiciales.

Por esta irregularidad, la de primero rentar y después vender el inmueble, los Altamirano salieron de pleito y el local ha estado cerrado por mucho tiempo, prácticamente abandonado, hasta hace poco, en que ya se observan trabajos de remodelación en su interior; pareciera que los hermanos Altamirano ya dirimieron sus diferencias y están a punto de abrir otro antro en ese punto.

MILLONARIAS DE LA NOCHE A LA MAÑANA

Otras dos casas que están en el centro y que también eran de Domingo Robles, también habrían sido vendidas por Xiomara y su hermana, con lo que se convirtieron en las nuevas millonarias de Puerto Vallarta de la noche a la mañana.

Lo más interesante de este caso, es cómo Xiomara y su hermana contaron con la complicidad de otras personas para despojar de sus bienes a su tío, sin que nadie de la familia Robles moviera un dedo para evitarlo, hasta que decidieron denunciar por secuestro a los cinco implicados.

El modus operandi de este grupo, que se habría juntado exprofeso para delinquir –al que bien podría llamársele la banda de Xiomara—fue inventar una supuesta deuda de salarios atrasados y sueldos caídos que don Domingo Robles tenía con Xiomara y María D’ Abril Saavedra (pues supuestamente ellas lo cuidaban y por eso tenían que pagarle sus honorarios) para embargarle sus bienes.

Xiomara contó con la ayuda criminal de la entonces presidenta de la VI Junta de Conciliación y Arbitraje, Sofía Jurado, quien se prestó para simular un juicio laboral y afectar de esta manera al señor Domingo Robles y beneficiar en todo momento a los presuntos delincuentes.

LA TRAMA

El 04 de junio del 2012, la reportera Carolina Gómez Aguiñaga escribió una nota en el portal www.prensaglobal.com en donde contó que el abogado de los familiares de don Domingo -- Carlos Acosta López e Ilyana Lizzett Gómez Robles—temían por la vida de su pariente, ya que 01 de marzo de ese año, Alma Acosta de Saavedra (junto con sus cómplices) –el paréntesis es nuestro--  lo privaron de su libertad aprovechándose de su incapacidad por su enfermedad; el delito lo habrían cometido en común acuerdo con los hijos de esta señora Alma Acosta, Alma Xiomara, Arturo y María D’ Abril, todos de apellido Saavedra Acosta.

En una rueda de prensa que ofreció el abogado Miguel Ángel Zarate en el 2012, aseguró que estas personas “gestionaron meses atrás todo lo necesario para quedarse con todos los bienes y hasta la fecha lo han mantenido oculto” (a Domingo Robles). Después cambiaron las cuentas bancarias a favor de Xiomara, pues ella ya aparecía como la beneficiaria y fue así como realizaron la venta de todas las propiedades, incluyendo su propia casa, “obteniendo con esto un beneficio indebido, convirtiéndose en un verdadero secuestro contemplado por la norma penal y que debe ser sancionado con pena privativa de libertad”.

“La venta de las propiedades –dijo en ese entonces Zárate-- han arrojado un monto de alrededor de los 30 millones de pesos”.

El abogado también acusó que la fiscalía no investigó el caso en su momento y que el entonces delegado regional, Juan Carlos Zaragoza (por cierto, ejecutado años después en Guadalajara) no le dio la importancia al asunto, pues decía que no había delito que investigar, pese a las pruebas existentes y a la desaparición del señor Robles.

EL TORNILLO

“Esa irregularidad provoco que empezáramos a investigar qué es lo que estaba pasando y descubrimos en el transcurso de los días que Xiomara y María D’ Abril, previo a secuestrar a Domingo Robles Tovar, simularon el juicio laboral 386/2009-D, en el cual la presidenta de la Junta de Conciliación y Arbitraje, Sofía Jurado ha participado, falseado, prefabricado y simulado el supuesto expediente, con el que lograron inscribir en el registro público de la propiedad el embargo de las tres propiedades de Domingo Robles Tovar el 27 de febrero del año en curso (2012) por supuestos adeudos de Domingo a favor de Alma Xiomara y María D’ Abril como supuestas trabajadoras, por más de 14 millones de pesos; y cuatro días después lo privaron de su libertad”.

Los familiares de Domingo, comentaron en ese tiempo que Sofía Jurado falsificó documentos luego que el Ministerio Público le solicitara copias certificadas del expediente 386/2009-b YD, “pero con el antecedente de que existía indebidamente un doble registro y la presidenta, para tratar de proteger su indebido proceder, (lo) volvió a fabricar simulando el juicio 386/2009-B”.

“En la demanda laboral refieren, entre otras incongruencias, que Xiomara ganaba 75 mil pesos y María D’ abril 30 mil pesos mensuales, pero la realidad es que nunca trabajaron para Domingo Robles Tovar. Lo que sí es cierto es que Xiomara, aprovechando el puesto que desempeñó en el gobierno de Jalisco en los departamentos de la dependencia de la Secretaria del Trabajo, en las áreas del Servicio de Empleo y a últimas fechas en la Procuraduría del Trabajo, con el cargo de consejero de empleo --áreas que también están integradas la sexta junta de Conciliación y Arbitraje—hizo amistad con la presidenta de dicha área y tuvieron la oportunidad de planear, maquilar y falsificar el juicio laboral 386/2009-D”.

EL NOTARIO IMPLICADO

Miguel Ángel Zárate manifestó asimismo en ese entonces, que “con el presunto contubernio del notario público Juan Galván Sotelo, manipularon los dedos de Domingo Robles Tovar, obligándolo a estampar sus huellas digitales en la escritura pública número 9,634 ante la fe del Notario Público número 1 uno de la población de Tomatlán, Jalisco; y firmó a su ruego, “como persona de confianza” el señor Marco Alan Suárez Heredia, que es un poder para Alma Xiomara”.

“Por otra parte, Marco Alan Suárez Heredia, declaró ante el Agente del Ministerio Público, el 22 de mayo, que nunca ha hablado con el señor Domingo Robles Tovar, solamente que lo ha visto varias veces en la casa de Alma Acosta de Saavedra; que él solamente trabaja para Juan Arturo Saavedra Acosta, quien es hijo de Alma; que sí firmó papeles, pero que no sabían qué contenían, ni tampoco se lo explicaron. Que lo anterior lo hizo a petición de María D´ Abril , y que en el lugar, que fue en el domicilio de ellas, se encontraban Alma Acosta, María D´ Abril, una señorita de la cual no sabe su nombre y Domingo Robles Tovar; además manifestó el testigo, que a Domingo Robles Tovar le dan de comer en la boca, le ayudan a caminar y que no puede valerse por sí mismo, que no había ningún otro hombre (el notario), (que)  le dijo María D’  Abril solamente dónde firmara, así lo hizo y se retiró”, escribió en Carolina Gómez hace 10 años.

Hoy, el largo brazo de la justicia parece alcanzar a este grupo de ambiciosos que por convertirse en millonarias de la noche a la mañana con malas conductas y cometiendo ilícitos, hoy no pueden disfrutar del dinero mal habido, pues mientras el marido de Xiomara ya está en prisión, ellas podrían caer en cualquier momento.

De nada les ha valido ampararse una y otra vez, ya que, según el abogado Zárate, el delito está acreditado. (Foto/Google Maps)

 

 

 

 

 

 

 

 

Visto 2659 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412