giweather joomla module
Martes, 06 Diciembre 2022 01:09

Rupertovsky, el cuervo que quería volar Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Lo adelantamos hace unos días y el tiempo nos dio la razón, que al interior del Ayuntamiento de Puerto Vallarta pulula un regidor Judas que pretende armar un frente opositor, “amigable”, para presionar al presidente municipal, Luis Alberto Michel Rodríguez y obtener prebendas y canonjías. Y de paso, obligar al profe Michel a que le entregue la estafeta de alcalde interino, por encima de todas las cosas.

Se trata del regidor Pablo Ruperto Gómez Andrade –quien también se hace llamar Rupertovsky--, el munícipe de Morena que pretende convertirse en El Yago de Vallarta (versión Mojoneras) para emular a ese personaje manipulador que aparece en Otello, la novela de William Shakespeare y que, a base de montar pruebas falsas, provocar, mentir conscientemente y crear cizaña, logra desestabilizar al mismísimo Otello.

Y aunque Rupertovsky no tiene la estatura siquiera para compararlo con Yago (por eso subrayamos que sería una versión bastante silvestre), su forma de comportarse sí encuadra en un personaje asiduo a jugar a la traición y la hipocresía; casi, casi como si estuviéramos viendo a Gollum susurrándole al oído a Frodo (Luis Michel) en esa magnifica trilogía de El Señor de los Anillos.

Pero bueno, todo esto viene a colación por la insistencia de Pablo Ruperto Gómez Andrade en “apretar tuercas” para que un grupo de regidores (no más de cinco que se han dejado manipular por el Yago de Vallarta) se amotine al interior del pleno del Ayuntamiento y pidan la destitución del ‘coordinador’ de la bancada de ediles de Morena, José Rodríguez González, mejor conocido como “El Chato”.

El movimiento de Rupertovsky tiene dos aristas para anestesiar la mente del profesor Luis Michel:

1.- Convencer que él, Rupertovsky, es la mejor opción para una eventual presidencia interina; esto en caso de que el profesor Michel solicite licencia antes de que termine la actual administración para buscar la relección.

2.- Divulgar cualquier cantidad de mentiras para engañar al presidente municipal, envenenar el pensamiento del alcalde y convencerlo de que “El Chato” está jugando chueco, y que no apoya los proyectos políticos del famoso profe.

Bajo este escenario, es claro que el también maestro Ruperto Gómez Andrade se ha estado moviendo para desbancar a José Rodríguez y que, al igualito que El Yago de Shakespeare (¿o más bien será como Alito? actúa con recelo, con envidia y siembra cizaña entre sus compañeros regidores para, en la primera oportunidad, dar un albazo, traicionar al presidente municipal y finalmente quedarse con la silla del profe Michel.

Para quien lo ignora o no lo sabe, el “virus” de la traición se incrustó en la sangre de Rupertovsky en aquel proceso para elegir candidato de Morena a la alcaldía de Puerto Vallarta; desde ese tiempo, o antes, Ruperto ya bateaba con la zurda, nunca fue honesto con el profe Michel y, desde luego, hoy tampoco lo será, pues la doble cara del engaño y la mentira no se quita como si fuera una gripa estacional.

No, las cosas no son así, ya que, si Rupertovsky traicionó una vez, lo volverá a hacer. Y esto lo sabe muy bien el profesor Luis Alberto Michel Rodríguez, por eso el alcalde mira desde la barrera los arranques y efluvios del regidor Gómez Andrade… como diciendo “yo sé que me quieres destruir, yo sé que quieres mi puesto”.

Lo más lamentable de todo esto y que hasta da pena ajena, es que al final del día Ruperto sólo se está viendo como aquel cuervo que quería volar, pero que estaba tan, pero tan pesado, que nunca pudo emprender el vuelo.

El gobierno municipal no necesita escisiones espurias, ni calenturas prematuras, lo que requiere es trabajar en equipo y cerrar filas por Puerto Vallarta, antes de que el destino se nos vaya de las manos… a todos.

¿Es tan difícil entenderlo?

Visto 435 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412