giweather joomla module
Martes, 05 Marzo 2024 00:29

Autoridades estadounidenses investigan a mujer vallartense por desaparición de Ian Gooldy Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La investigación de un ciudadano norteamericano desaparecido en Puerto Vallarta hace poco más de tres años ha dado un vuelco distinto este 2024, al darse a conocer que una mujer vallartense que fue novia de un amigo del estadounidense Ian Gooldy, podría estar involucrada en su desaparición o tener información de este asunto.

Y aunque los familiares de Ian Gooldy han declarado al periódico Tri-City Herlad que no les interesa presentar cargos o tener una batalla judicial con nadie, sí han deslizado la versión –entre amigos y parientes cercanos—de que la señora Guadalupe Ramírez Bautista, una vecina de Puerto Vallarta, podría estar implicada, porque ella tuvo una relación de noviazgo con un tal Jon R durante dos años, e incluso se sabe que vivieron unos juntos en un departamento del barrio Santa María.

Este sujeto y Guadalupe Ramírez se fueron un tiempo a Portugal, pero luego regresaron a México.

La familia de Ian no sabe lo que pasó, pero trascendió que la pareja tuvo una discusión y luego una riña mientras estaban en Portugal. De hecho, se presume que el norteamericano golpeó a la mujer mexicana en Europa y ella se regresó sola con dinero que le enviaron sus amigas de Vallarta para la compra del boleto de avión.

Después Ian Gooldy volvió a Puerto Vallarta, pero en el 2020 desapareció misteriosamente, por lo que los amigos y familiares han insistido en que la que fue novia del ex amigo podría saber lo que sucedió.

Desde entonces, los familiares de Ian Gooldy, originario de la ciudad de Kennewick en Washington continúan con su búsqueda, pero hasta ahorita no han encontrado pistas suficientes de lo que le pudo haber pasado al norteamericano, solo hasta hace unos días en que surgió el nombre de Guadalupe Ramírez Bautista.

De acuerdo con información publicada en el Tri-City Herlad, el 29 de noviembre del 2020, Ian Gooldy hizo una serie de llamadas desesperadas a su familia y luego desapareció. La hermana de Ian, Ann Wright, espera cualquier información que pueda llevar a encontrarlo. “Nuestra última comunicación con él fue hoy hace tres años. Estaba solo. Estaba asustado y desesperado".

El rotativo señala que “Gooldy viajó a México poco antes de Acción de Gracias con un amigo de la universidad que le prometió un trabajo de corta duración en el que formaría a un equipo para vender artículos por teléfono. Cuando su familia se enteró de sus planes de aceptar un trabajo en México, se preocuparon, pero él les aseguró que sería una visita rápida, unas semanas de prueba, y que, si no le gustaba el trabajo, podría volver”.

“Al principio todo parecía ir bien, pero los acontecimientos se torcieron cuando alguien entró en su apartamento y le robaron la cartera y el pasaporte. Gooldy planeaba visitar a un hombre que supuestamente le ayudaría a recuperar los objetos. La última vez que habló con su familia, se dirigía a la cita.

Desde su desaparición, los familiares han luchado por obtener respuestas de las autoridades. Han hecho docenas de llamadas telefónicas, contratado a un abogado y visitado la zona de Puerto Vallarta. Tres años después, Wright dice que no están más cerca de saber qué ocurrió. "Sentimos que estamos contra la pared y en callejones sin salida", afirma Wright. "Nadie quiere hablar con nosotros. No quieren ocuparse de ello".

QUIÉN ERA IAN GOOLDY

“Aunque Gooldy tenía algunas dificultades personales, también era un vendedor de éxito, que trabajó en California y Seattle antes de regresar a Kennewick. Parecía que el cambio de aires era bueno para Gooldy, que ahora estaba más cerca de su hijo. Cuando encontró el trabajo en México, el cambio le pareció positivo.

Y al principio, parecía ser una buena jugada. Gooldy llegó a Puerto Vallarta poco antes de Acción de Gracias 2020, compartió fotos de hermosos paisajes.

Luego, en los días cercanos al 29 de noviembre de 2020, el padre de Gooldy, Jim Gooldy comenzó a recibir una serie de llamadas telefónicas cada vez más preocupantes. Ian Gooldy llamó a su padre para decirle que alguien había entrado en su apartamento y se lo había llevado todo. Esto incluía cualquier prueba de que era ciudadano estadounidense. "La mitad de mí dice: 'Quiero que esto funcione, pero la otra mitad dice que debería volver a casa, pero no quiero volver a casa sin absolutamente nada'", le dijo a su padre.

El hombre de Kennewick tenía un plan para recuperar su documento de identidad. Estaba trabajando con un "buscador", que había localizado los objetos robados. Parecía nervioso cuando le contó el plan a su padre. En esa llamada, le dijo a su padre "palabra de seguridad" porque le preocupaba que se metiera en una situación peligrosa. "Mi padre le dijo que no lo hiciera", declaró Wright al Tri-City Herald en 2021. "Lo que lleves en esas maletas no vale la pena. Conseguirás ropa nueva. Iremos al consulado y conseguiremos nueva documentación, y él insistió. Dijo: 'Tengo que ir'.

Jim Gooldy transfirió a su hijo 250 dólares, por si se trataba de una estafa. El dinero se retiró de un cajero automático en México. Ian le dijo a su padre que pensaba volver a Estados Unidos en cuanto recuperara sus objetos. Media hora después, su padre le llamó

Ian Gooldy dijo que estaba en una zona parecida a un parque donde confluyen dos ríos. Como parte de la conversación, Ian utilizó la palabra segura: Columbia. "Le dije: 'De acuerdo, hijo. Espero que todo vaya bien'", dijo Jim Gooldy, y su hijo respondió: "Te quiero, papá". Y esa fue nuestra última llamada. Cuando llamé la siguiente vez, no hubo respuesta". Unos 10 minutos después, Jim Gooldy recibió un mensaje de texto del teléfono de su hijo con un emoji de "pulgar hacia arriba", algo que Ian nunca hacía.

Poco después, recibió un mapa que indicaba dónde se encontraba el teléfono. Él y la hermana de Ian siguieron llamando al teléfono cada media hora hasta que contestó un desconocido que hablaba español. Jim Gooldy pensó que se había equivocado de número y colgó. Tras enviar un mensaje de texto en español utilizando Google translate, se enteraron de que el teléfono de Ian había sido encontrado en un sendero junto a un arroyo. Esa fue la última pista que obtuvieron esa noche.

BÚSQUEDA CONTINUADA

No ha habido rastro de Ian Gooldy desde aquellas llamadas. Cuando Wright y Jim Gooldy hablaron con el Herald ocho meses después de su desaparición, la búsqueda se había caracterizado por largas esperas, escasa información y aparentemente poca ayuda de las autoridades. Los funcionarios intentaron decirles que nadie desaparece de Puerto Vallarta a menos que lo desee. El empleado del consulado estadounidense dijo que lo más probable era que Ian simplemente desapareciera.

Pero antes de eso, hablaba con frecuencia con sus familiares y dejó un hijo pequeño, por lo que los miembros de la familia no creen que desapareciera voluntariamente. Pronto se dieron cuenta de que, para colaborar con la policía, primero tenían que contratar a un abogado mexicano. Incluso después de encontrar uno que les ayudara, tardaron varios días más en presentar la denuncia policial. No consiguieron que buscaran el móvil de Ian ni que les dieran más información sobre la investigación.

Desde 2021, se ha agotado toda comunicación oficial de la policía o de su abogado. Ahora su familia busca en grupos de Facebook donde comparten historias de cuerpos encontrados. Cada vez, se preguntan si aparecerá. Pero, hasta ahora, Ian Gooldy no ha aparecido.

Wright se frustra cuando le dicen que es probable que su hermano quisiera desaparecer. Ella sabe que él no dejaría atrás a su hijo. "Ha sido muy difícil. Estamos muy unidos como familia. Mi sobrino tiene 10 años y me rompe el corazón que vaya a pasar su vida sin saber qué le ocurrió a su padre", dijo.

La familia de Gooldy aún tiene un grupo de Facebook llamado "Buscando a Ian" para que la gente les envíe información, pero no han recibido ningún mensaje recientemente. "Lo más difícil es no saber", dijo. "Siempre estás en un estado de dolor".

Hasta ahí lo que se publicó en el Herald.

En México, las autoridades no han citado a la ex novia Guadalupe Ramírez Bautista para saber si tiene datos sobre las actividades de Ian y de su amigo Jhon R; lo anterior, pese a que los familiares tienen una ligera sospecha de que ella podría tener más información sobre este respecto.

Mientras tanto, las autoridades norteamericanas hacen su investigación, desde lejos, sobre todo porque en el seno familiar de esta mujer vallartense se registró la muerte violenta de otro extranjero, el novio de una presunta sobrina de Guadalupe Ramírez en el mes de agosto del 2018. Se trata del canadiense Bugge Giuseppe, quien procreó un hijo con Diana Iris N.

El ciudadano de Canadá fue ejecutado a balazos en la plaza comercial Punto Sao Paulo que está por avenida Las Américas en Guadalajara; se sospechaba que estaba metido en negocios turbios.

Dos años después, otro extranjero que tenía un noviazgo con otra integrante de la familia Ramírez, Jhon R, podría estar implicado, en la desaparición de Ian Gooldy.

Su familia aún lo busca y ofrece una recompensa por cualquier información que pueda dar con su paradero

Visto 375 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412