giweather joomla module
Domingo, 01 Marzo 2020 08:53

Que pongan sus barbas a remojar quienes autorizaron y se beneficiaron con adjudicaciones directas del FIDETUR

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

Finalmente se confirmó lo que se dijo en este espacio, en el sentido de que la Auditoría Superior del Estado (ASE) había detectado las primeras irregularidades al auditar los recursos financieros de los últimos cinco años del Fideicomiso de Turismo (Fidetur) de Puerto Vallarta, toda vez que hubo un escandaloso desorden administrativo y se descubrieron al menos 156 adjudicaciones directas en las que no hubo licitación ni concurso para contratar ciertos servicios y adquisiciones.

Y es que el problema radica en que las personas que autorizaban la erogación de recursos y los trasladaban a la Oficina de Convenciones y Visitantes (OCV), eran las mismas que recibían el dinero y lo gastaban a sus anchas, sin rendirle cuentas a nadie.

Fue así como el ahora ex director del Fideicomiso de Turismo, Javier Arana Pedrero, cobraba más que lo que gana el presidente de la República y el mismo gobernador Enrique Alfaro, pues su sueldo ascendía a 193 mil pesos mensuales, de los cuales, 26 mil pesos salían del Fideicomiso y los otros 167 mil los sacaban de la Oficina de Convenciones y Visitantes.

Lo anterior, sin contar con la presunción de que la Canaco le entregaba unos 20 mil pesos mensuales y a que el dueño del hotel Velas Vallarta, Juan Vela, al parecer le daba otra mochada de su propia bolsa, quizás para que lo favoreciera con algunos eventos o se mencionara más la marca del establecimiento de hospedaje Velas Vallarta en las campañas de publicidad.

DENUNCIAS PENALES

El señor Javier Arana debe estar muy preocupado, así como quienes permitieron el saqueo de dinero de las arcas del fideicomiso, como Álvaro García y Luis Ángel Cantú Treviño, ya que la ASE no se va a quedar con los brazos cruzados si se confirma el desaseo en el uso de los recursos públicos, pues lo que sigue serían sendas denuncias penales.

Algunas personas se han molestado porque sus nombres han aparecido entre los beneficiados con contratos a través de la OCV, pero muchos deberían estar tranquilos, pues no habrían incurrido en ninguna responsabilidad de tipo administrativa, a menos que se demuestre lo contrario.

Sin embargo, hay casos específicos en que otro tipo de proveedores –de bienes y servicios—sí sabían que se estaba triangulando dinero público del Fideicomiso a la Oficina de Convenciones y Visitantes; y a sabiendas de esto, aceptaron jugosos pagos durante mucho tiempo.

Así las cosas, aquí no es la cantidad del dinero –poco o mucho que aceptaron algunos a cambio de verse favorecidos con contratos--, sino que si sabían que había un auténtico conflicto de interés entre los dirigentes del Fideicomiso y la OCV (que al final eran los mismos), para qué se enredaban en el embrollo financiero que ahora trae asustado a más de uno.

EL LLANTO DE JUAN VELA

Por ello, fue ridícula la postura de Juan Vela, al sentirse ofendido por los señalamientos de la auditora especial de Cumplimiento Financiero de la ASE, María Teresa Arellano Padilla, quien confirmó el desorden administrativo que reinó al interior del organismo encargado de la promoción turística de Puerto Vallarta durante casi 19 años.

Que no llore ahora Juan Vela porque está a saliendo a la luz pública la podredumbre del Fidetur, porque él fue uno de los actores que mayor participación tuvo en la toma de decisiones, y él sabía perfectamente cómo se estaban manejando los recursos del fideicomiso y nuca puso un alto a la orgía financiera, por el contrario, fue uno de los beneficiados.

En este contexto, el próximo viernes va a sesionar de nuevo el Comité Técnico del Fidetur, y por lo que se sabe, se va a analizar caso por caso el tema de los empleados y trabajadores, para ver quién se queda y quién se va.

Aunque sería una oportunidad de oro para que los dirigentes informen algo más sobre el avance de la auditoría que trae muy nerviosos a los pillos que se enriquecieron con parte de los dineros públicos.

LAS BARBAS DE CANTÚ

Por cierto, el títere de los hoteleros era Luis Ángel Cantú Treviño (uno de los más beneficiados con el manoseo de los dineros) y quien además es uno de los hombres de confianza del empresario Fernando González Corona, quien no asistió a la toma de protesta del sábado pasado –pese a ser uno de los invitados a formar parte del nuevo Comité Técnico—por traer un problema que no lo deja dormir, el de la desviación de la carretera federal 200 y su depredador proyecto de la montaña denominado Garza Blanca.

Fernando y socios saben que con el presidente Andrés Manuel López Obrador no se juega, y que si hubo corrupción (como ya lo documentó la Secretaría de la Función Pública) tendrá que afrontar las consecuencias.

 

Visto 2546 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412