giweather joomla module
Viernes, 17 Abril 2020 11:54

Para “que nadie se vaya sin pagar”, Lans coloca cajas de cobranza en su estacionamiento Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

En los bares y cantinas cuando se va la energía eléctrica por las noches y se apaga la iluminación artificial, los encargados colocan a un mesero en la puerta para que nadie se vaya sin pagar, y esto es lo que están haciendo prácticamente los dueños de la tienda departamental Lans –encabezados por Alejandro Meza--, quienes al verse obligados a cerrar el establecimiento por la contingencia sanitaria del Covid-19, colocaron cajeros provisionales en el estacionamiento que da a la avenida Francisco Medina Ascencio para que, efectivamente, “nadie se vaya sin pagar”.

Es un asedio casi criminal y hostigoso el que están haciendo los cobradores de Lans a sus clientes que se quedaron sin dinero al cerrarse las fuentes de trabajo de la industria turística, también llamada “industria sin chimeneas”, pues todos los días los llaman y les dicen que tiene que pasar a la tienda a liquidar sus deudas o a realizar el abono correspondiente al 15 de abril.

Muy “amablemente”, les dicen que han acondicionado cajas de cobro en el estacionamiento para que pasen a pagar y no afecten su historial crediticio, además de que tendrán que sumar a la suerte principal del adeudo, los intereses moratorios.

Como si se tratara de una carrera contra reloj, los de Lans quieren sacarle hasta el último peso a sus clientes antes de que termine abril, ya que la mayoría de los trabajadores de hoteles y restaurantes acordaron con sus patrones el pago de las dos quincenas de este mes, pero en mayo ya no recibirán ningún pago, de ahí que a los Meza les urja que “nadie se vaya sin pagar”.

Es triste ver cómo una empresa vallartense como Lans no se solidarice con sus clientes en estos momentos críticos, dice con pena doña Cuca, quien afirma que ya no podrá pagar la segunda quincena de abril que se vence el día 30, “pues lo que me quedó lo voy a usar en comprar comida y medicinas”.

Un señor, ya como de 60 años y que camina despacio, comenta que es indignante como estos cabrones de Lans se vean peor que buitres. Mire –señala con el dedo índice hacía el estacionamiento—hasta pusieron mesas para cobrarnos, no les importa si se contagian del bicho ese (coronavirus) o si los asaltan, ellos siguen cobre y cobre, son unos vivales, es la última vez que les pago, grita con coraje don Raúl.

Y así, si usted se acerca a los clientes que acuden puntuales y religiosamente cada quincena a dejar parte de su sueldo a la tienda que promociona todas las semanas “ventas nocturnas” para encharcar más a los vallartenses, todos coinciden en algo…  “Los de Lans son unos desgraciados, lucran con la crisis que estamos viviendo”.

Visto 3685 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412