giweather joomla module
Miércoles, 29 Julio 2020 12:39

Algo esconden Reyna y Bibiana en la desaparición de Neto Quinard y Martín Hernández; fiscalía no ha destapado pozo Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(4 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

La repentina ausencia de Reyna Mejía García y su hermana Bibiana –esta hasta dio de baja sus cuentas de Facebook—hacen sospechar a los familiares de Ernesto Quinard Valdez y Martín Hernández Valdez de 30 y 32 años respectivamente, que ellas tienen mucho qué ver en la desaparición de los jóvenes vallartenses, quienes el 17 de mayo acudieron al municipio de Coyuca de Benítez y jamás se les volvió a ver.

Lasa dos mujeres tuvieron un comportamiento bastante raro y sospechoso luego de que los muchachos de Puerto Vallarta desaparecieran en Coyuca de Benítez, a donde Reyna citó a Ernesto Quinard con el pretexto de que iba a nacer un hijo de los dos.

De entrada, tanto Bibiana (que se presume era novia de Martín Hernández) como Reyna Mejía salieron rápidamente de Coyuca de Benítez cuando las autoridades de aquella entidad encontraron el automóvil en que viajaron los jóvenes completamente calcinado, pero sin ocupantes.

Las dos hermanas habrían llegado a Pénjamo con un hermano que tiene un Oxxo y de ahí se fueron a Tijuana, donde supuestamente Reyna (la novia de Ernesto Quinard) desapareció, según un acta que levantó Bibiana, pero que podría ser un distractor para que no la busquen las autoridades y responda por la forma en que citó a Ernesto en Coyuca y después desapareció.

Un dato importante es que Reyna Mejía es madre de varios niños que procreó con su anterior pareja y dejó a los menores con su madre, lo mismo Bibiana, de ahí que se especule que los ex maridos de estas mujeres hayan asesinado a Ernesto y a Martín, o que los hermanos de ellas hayan intervenido en su desaparición, toda vez que uno es miembro del ejército, José Pablo y otro tiene problemas de adicción a las drogas, Nicanor, según un informante que conoce muy bien a la familia.

Asimismo, se sabe que Bibiana mintió para dejar a sus hijos con sus padres, ya que les informó que regresaría a Puerto Vallarta para trabajar en un crucero, esto en mayo pasado; pero no fue así, sino que se fue a Tijuana junto con su hermana, quizás para cruzar a Estados Unidos y esconderse, un comportamiento bastante sospechoso.

Mientras tanto, en la granja de Coyuca, donde está el establo de cerdos, las autoridades ministeriales no se han preocupado por solicitar una orden de cateo para destaparlo, escarbar y verificar qué hay dentro y por qué lo cubrieron con cemento y arena.

No solo eso, también hay evidencia de que los hermanos Brian y José Mejía colocaron piso en un área donde estacionaban una camioneta pick up de redilas y hasta pintaron la casa.

Sin embargo, la Fiscalía de Guerrero parece que está dormida, aletargada, ya que recientemente –el 22 de julio-- fueron asesinados dos menores en la comunidad de Aguas Blancas, en la región Costa Grande, tenían un balazo en la nuca, es decir, los ejecutaron. Los adolescentes desaparecieron en Coyuca de Benítez y para sorpresa, se sabe que uno de ellos, de nombre Mario de 16 años, solía llevar agua a la familia Mejía, pero el crimen está impune como muchos otros.

La fiscalía guerrerense no ha descartado ni confirmado una posible conexión en el homicidio de los menores con la familia Mejía, pues tal vez ellos vieron algo en torno a la desaparición de Ernesto y Martín o quizás algo más.

Otro dato que salta en esta investigación es que una camioneta que al parecer pertenecía a la familia de Reyna y Bibiana Mejía o que es muy similar, fue utilizada para cometer otro asesinato en la misma región el 19 de julio, pero esto no se les ha hecho sospechoso a las autoridades.

Los familiares de Ernesto y Martín insisten en que Reyna y Bibiana esconden algo, que ellas saben lo que les pasó a los jóvenes vallartenses, por lo que urgen a las autoridades ministeriales de Guerrero que agilicen la investigación y dar con el paradero de estas presuntas mujeres criminales.

 

 

 

Visto 4117 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412