Miércoles, 24 Febrero 2021 01:46

Así se vive la discriminación laboral en Punta Mita y Sayulita; despiden a empleado por ser Gay y a mujer embarazada

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

Algunas empresas y empresarios siguen abusando de sus trabajadores durante estos días de pandemia en que con una facilidad inusitada violan los derechos laborales sin que absolutamente nadie intervenga desde el gobierno para defender a los empleados que son objeto de burlas, humillaciones y discriminación.

A nuestro medio llegaron quejas y denuncias de cómo los trabajadores son explotados y finalmente despedidos con pretextos tan indignantes como que la persona sea homosexual o esté embarazada.

En el primer caso, se trata de Juan Jesús Hurtado Alvarado la víctima de discriminación por parte de la empresa “Constructora Ir de Vallarta SA de CV”, que construye el hotel “Drems Secret Punta de Mita” en Bahía de Banderas y cuyo responsable de obra es un tal Juan Manuel Ortiz Soriano.

Pues bien, este sedicente arquitecto Ortiz Soriano habría sido quien protagonizó un hecho por demás discriminatorio que incluso viola la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación vigente en nuestro país desde el año 2017, ya que pidió a otros trabajadores que preguntaran a Juan Jesús Hurtado si era Gay, y éste respondió que sí.

Lo anterior fue utilizado como argumento por el responsable de la obra para dar de baja a Juan Jesús Hurtado Alvarado, quien en su queja aseguró que el arquitecto dijo que “en mi equipo no quiero putos”.

A Juan Jesús Hurtado Alvarado lo despidieron y nadie en la administración de la empresa hotelera se ocupó de su caso, por lo que decidió interponer una demanda laboral ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, y también buscará otras instancias por la discriminación de que fue objeto y por la violación a sus derechos humanos.

Juan Jesús Hurtado Alvarado padeció este tipo de homofobia en su contra y no solo eso, sino que también le pagaron al último su “liquidación” para que ninguno de sus compañeros fuera testigo de que lo habían despedido.

Dijo que le comentaron en la empresa que estaba despedido “porque no me había adaptado a ellos” que “no tenía caso hablar de si hubo quejas en su contra o no”.

Después, Hurtado Alvarado se enteró que el arquitecto responsable de la obra organiza tandas o ‘cundinas’ con algunos trabajadores a quienes les descuenta de 500 a mil pesos el día de paga y a aquellos que le entran a este tipo de “rifas” les permite llegar tarde al trabajo e incluso faltar a sus labores y les paga su sueldo completo.

En este contexto, los compañeros de Hurtado Alvarado fueron muy insistentes en preguntarle si era Gay y como el respondió que sí, le manifestaron que “el jefe” les había pedido que trajeran a alguien más porque “no quiere putos”.

“Yo no le tomé importancia a esto, pero el sábado seis de febrero y me informaron que estaba despedido. No es justo esto porque yo nunca falté a trabajar, ni llegué tarde ni causé problemas”, externó Juan Jesús.

Dijo que la empresa constructora solapa reuniones de hasta 500 trabajadores que toman cerveza los fines de semana sin respetar medidas sanitarias por el Covid-19. “Y yo nunca dije nada”. No usan cubrebocas ni mucho menos toman sana distancia. “Incluso un día murió un señor que todos pensaban que estaba dormido y falleció ahí, afuera de la obra por un brote de esta enfermedad”

LA DESPIDEN POR ESTAR EMBARAZADA

Otro caso de violación laboral y discriminación se presentó en Sayulita, donde la empresa restaurantera “Oasis Bay Sayulita Beach Pancho Villa y Patrón” despidió a Andy de León, una mujer trabajadora que solo por estar embarazada la dieron de baja y le pagaron una miseria, se queja la propia afectada.

La fuente de trabajo se negó a pagarle su liquidación a la joven mujer, quien fungía como chef del restaurante, cuyo propietario es Fernando Pineda.

“Se lavaron las manos diciendo que era fin del contrato” para no pagarle su finiquito.

Varios de sus compañeros corrieron con la misma suerte, los despidieron pagándoles una miserable cantidad de dinero, pese a que ellos trabajaban de las 11:00 de la mañana a las 23:00 horas de la noche, más de lo que marca la ley federal del trabajo.

Al igual que sucede en restaurantes como “La Madalena” en Puerto Vallarta, el “Oasis Bay Sayulita Beach Pancho Villa y Patrón” también incurre en abusos contra sus trabajadores, al descontarles conceptos desconocidos para ellos, como mermas, cuentas “mal cobradas”, alimentos desperdiciados, trastes quebrados, etc.

Como ejemplo –dice Andy de León—está el caso de su esposo, a quien le pagaron 100 pesos por ocho días laborados “y para acabarla de chingar, no le dieron liquidación”.

Desgraciadamente, comentan los empleados, “no podemos demandar porque la empresa está apoderada” … Y no saben con quién acudir o qué hacer.

 

 

 

Visto 1442 veces
Inicia sesión para enviar comentarios