Lunes, 08 Marzo 2021 00:55

Surge otro “presidentito municipal”; Sergio Flores, coordinador de Participación Ciudadana, hostiga y amenaza a sus vecinos Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

Ni duda cabe que el poder enferma y transforma a las personas, y cuando se les otorga a sujetos sin ninguna educación ni sensibilidad social es muy peligroso, porque terminan creyéndose presidentitos municipales y por sus acciones provocan que la gente los deteste, los rechace y los odie.

Uno de estos personajes que se ha tomado muy “en serio” su papel de “presidentito municipal”, es Sergio Flores López, uno de los dos coordinadores que la Dirección de Participación Ciudadana del Ayuntamiento tiene en la zona centro de Puerto Vallarta.

A más de cinco años de usufructuar el cargo que le otorgó el alcalde con licencia, Arturo Dávalos Peña, este individuo ha confundido la función social que debe tener todo servidor público y se ha dado a la tarea de hostigar y acosar a los vecinos de las colonias Agua Azul y 05 de Diciembre, así como a los comerciantes de la zona centro.

Como si fuera un delegado especial o el mismísimo alcalde, Sergio Flores se ha encargado de fastidiar a cuanta persona se le ponga enfrente. Desde muy temprano sale de su casa para “supervisar” a sus vecinos, les revisa banquetas, basura, cocheras y a los comercios los somete a una intensa inspección para ver si no están fallando y si encuentra el más mínimo detalle, les manda la caballería pesada, es decir, a los de Reglamentos.

Desde luego, como una versión moderna de Luis XIV, pero en versión pata salada, Sergio Flores asume la postura del “Estado soy yo” (la ley es él) y según su estado de ánimo o si alguien le cae mal, inmediatamente envía inspectores de reglamentos para que multen a los “infractores”.

Vecinos de este funcionario se quejaron por la actitud prepotente con la que se conduce Sergio Flores, a quien señalan como la persona que todos los días los acosa, hasta con cámaras de seguridad, para ver qué están haciendo los habitantes de las colonias antes mencionadas.

Los comerciantes ya están hartos de este funcionario de segunda y piden que sea cambiado de zona o lo den de baja, ya que ha acumulado vicios al ejecutar su trabajo a lo largo de cinco años; y como su firma es necesaria para cualquier permiso de actividad comercial o social, pues le ha dado por sentirse “presidentito municipal”.

Hay quejas, incluso de que les ha pedido dinero a los comerciantes debidamente establecidos y a algunos vecinos para dizque actividades de carácter político.

De plano, los vecinos afirman que, si no quitan a este sujeto como coordinador de Participación Ciudadana, no van a respaldar ningún proyecto político del partido en el poder.

Otros vecinos comentaron que el comportamiento influyente de Sergio Flores tiene su origen en la amistad que dice tener con Arturo Dávalos y su esposa Candelaria Tovar, que a ellos les debe el puesto público y que a nadie más le rinde cuentas.

Si el alcalde con licencia no le tembló la mano para suspender al delegado de Boca de Tomatlán, Sergio Robles, por un incidente que tuvo con unas turistas, no ven por qué el presidente interino, Jorge Quintero, haga lo mismo para detener las acciones hostigosas de este funcionario, al que, como reiteramos, ya no soportan los colonos.

 

 

 

Visto 1283 veces
Inicia sesión para enviar comentarios