Parcialmente Nublado

20°C

Puerto Vallarta

Parcialmente Nublado

Humedad: 59%

Viento: 6.44 km/h

  • 24 Ene 2018

    Mayormente Nublado 24°C 21°C

  • 25 Ene 2018

    Parcialmente Nublado 28°C 21°C

%PM, %10 %610 %2017 %13:%Dic

Se pierden tamices de ingeniería en el CUC y tratan de incriminar a empleado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Directivos y jefes del Departamento de Ciencias Exactas y el director de la División de Ingenierías del Centro Universitario de la Costa (CUC) de la Universidad de Guadalajara, Jorge Ignacio Chavoya Gama, hostigan a un empleado de Talleres del turno matutino, por la pérdida o robo de 15 tamices que se utilizan en la carrerea de ingeniería, sin que el trabajador tenga responsabilidad directa en este caso; sin embargo, lo presionan para que pague “o diga dónde están” los instrumentos, por lo que el acosado decidió poner una denuncia en la fiscalía regional, donde expone los hechos y pide que se averigüe quiénes son el o los responsables de este presunto hurto.

Entrevistado al respecto, el empleado de nombre Jesús Tello Salcedo, afirma que no es la primera vez que sucede un robo de esta naturaleza en los talleres de ingeniería, ya que hace ya varios meses se registró otra pérdida de instrumentos de la División a cargo de Jorge Chavoya y en ese entonces estuvo involucrada una mujer de nombre Lourdes, Lulú, le decían de cariño, --y quien era muy allegada a la ex secretaria administrativa del CUC, Gloria Angelica Hernández Obledo--, pero nadie dijo nada, decidieron ocultar el hecho para no meter en un escándalo a la poderosa ex secretaria Hernández Obledo, dedo chiquito del rector Marco Antonio Cortez Guardado.

Entre los que ocultaron el robo para no involucrar a una persona de todas las confianzas de Gloria Angélica Hernández Obledo, está precisamente el actual director de la División de Ingenierías, Jorge Chavoya Gama, por lo que ahora sorprende que trate de incriminar injustamente a un trabajador y que permita que el jefe del departamento de Ciencias Exactas, Héctor Javier Rendón Contreras lo hostigue y lo presione con oficios en donde le exige que reponga los tamices o les indique la ubicación de los bienes perdidos.

Y es que no son solo 15 tamices los robados, sino un total de 40, pero a Jesús Tello Salcedo le quieren cobrar 15, con un valor de 26 mil pesos, por lo que decidió exponer este asunto ante el agente del Ministerio Público, Héctor Villalvazo Medina, sobre todo, porque el presunto robo de estas herramientas fue el 21 de agosto pasado y fue hasta el 04 de diciembre en que el jefe de Ciencias Exactas le envía un oficio a Jesús Tello donde le exige que diga dónde están o que reponga los bienes identificados con los numerales ID 2108399,2108451, 21110510 y 2111837.

A todas luces se trata de una injusticia y también de un encubrimiento, ya que estos directivos del CUC tratan de involucrar a Jesús Tello en el faltante de estos tamices, pero no han puesto ninguna denuncia por el presunto robo de los 40 bienes.

Lo más grave es que Jesús Tello, desde el 21 de agosto en que se detectó el faltante en talleres de ingeniería, le informó al jefe de Ciencias Exactas, Héctor Javier Rendón, lo ocurrido y le pidió apoyo para que fueran a la fiscalía a denunciar el hecho, pero no le hizo caso; al contrario, lo comenzaron a hostigar con correos electrónicos y con habladas de que debería pagar los tamices.

Incluso existe un correo que Jesús Tello le envía a Jorge Chavoya donde le recrimina por un comentario hecho por Chavoya, donde le dice: “la vez pasada no quisiste cooperar”, al referirse al robo que se suscitó en la misma área y que se ocultó para no involucrar a la allegada de la doctora Gloria Angelica Hernández.

“Yo no quise cooperar por la simple razón de que yo no iba a solapar los hechos, pero usted (los) quebrantó y pasó por alto (el robo) al llegar a un acuerdo con la Dra. Gloria, sin importar a quién afectar económicamente. De nada sirvió el proceso legal, porque al final reinó la impunidad del robo”, le escribe en el mismo correo Jesús Tello a Jorge Chavoya, lo cual indica que Chavoya se ha enterado de otros robos y faltantes en el CUC y no los ha denunciado.

Por esto mismo, Jesús Tello Salcedo, quien es técnico académico en el edificio de talleres, acudió el pasado 05 de diciembre a la fiscalía regional a interponer una denuncia sobre estos hechos, por lo que se abrió la Carpeta de Investigación número 6187/2917.

En el cuerpo de la denuncia, Jesús Tello narra que se desempeña como técnico de coordinación y encargado del edificio de la carrera de Arquitectura e Ingeniería Civil, específicamente en los talleres de dichas carreras, por lo que el 21 de agosto a las 9:30 de la mañana, la maestra María Teresa Núñez Gutiérrez le informó que no podía llevar a cabo la práctica con los alumnos de ingeniería civil porque no estaban completos los equipos de tamices, los cuales sirven para colar la tierra y separar las piedras según su tamaño.

“Al escuchar a la maestra me sorprendí, ya que dichos equipos estaban resguardados en el taller número 09 y la puerta estaba asegurada con llave y los únicos que tenemos llave es mi compañera de nombre Gladis Antonieta González García del turno de la tarde y yo. En ese momento me trasladé al taller donde se encontraban los tamices y, efectivamente faltaban 40, de los cuales 15 estaban bajo mi responsabilidad, los cuales eran de ocho pulgadas, de latón, sin observar daños en la chapa de la puerta”.

Posteriormente, a las 10:30 hubo una junta en donde estuvieron el director de la división, Jorge Chavoya; la secretaria de la división, maestra Guadalupe Iris Leticia Camba Pérez; el jefe del departamento de ciencias exactas, Héctor Javier Rendón Contreras; el jefe del departamento de ciencias y tecnologías de la información y Comunicación, Aurelio Enrique López Barrón; el coordinador de la carrera de ingeniería civil, Sergio Pedroza Ruciles y la arquitecta Gladis Antonieta González García, donde Jesús Tello expuso el tema y comentó que los únicos que pudieron haberlos robado (los tamices o coladeras) eran los alumnos y los maestros que realizaban prácticas en dicho taller, “pero mi jefe, el doctor Jorge Chavoya dijo que a los alumnos y a los maestros no los involucráramos, que yo los iba a pagar, cosa que no estuve de acuerdo”.

En los siguientes días, Tello Salcedo pidió a sus superiores que le enviaran prestadores de servicios para cubrir su turno y así poder ir a la fiscalía a denunciar estos hechos, pero nunca obtuvo apoyo y así pasaron los días y los meses… hasta el 04 de diciembre en que Rendón Contreras le envía el oficio donde le exige reponer los bienes perdidos.

Es importante señalar que en esta área del CUC tuvieron vacaciones del 27 de julio al 13 de agosto, y que los talleres no se utilizaron a los días anteriores al 21 de agosto, día en que se dieron cuenta de que faltaban 40 tamices, por lo que el o los responsables de este presunto hurto tuvieron mucho tiempo para sustraer las herramientas de ingeniería; por eso llama la atención que Jorge Chavoya y compañía quieran incriminar a este empleado que sólo es un técnico de coordinación del edificio de arquitectura e ingeniería civil.

Sobre faltantes y robos hormiga en el CUC, el escándalo puede ser mayúsculo, si se comprueba que algunos jefes y directores están implicados por comisión u omisión.

 

 

Visto 763 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 1972734

Positive SSL