giweather joomla module
Miércoles, 21 Febrero 2018 08:15

Oportunistas y tintes políticos, tras marcha sobre “libertad de las mujeres”

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

El feminicidio de Daniela Vargas Ledezma –la chica que apareció semi-enterrada en un potrero de Las Juntas—desató la indignación de un sector de la población, debido a que no se ha esclarecido aún este crimen, y muchas personas en las redes sociales aprovecharon para generar una psicosis general al difundir casos no comprobados de supuestas mujeres desaparecidas y de que en algunos puntos de la ciudad había personas en vehículos sospechosos supuestamente siguiendo a niñas, adolescentes y mujeres mayores de edad.

Otros, aprovecharon la coyuntura para llevar agua a su molino y se colgaron del caso de Daniela Vargas para generalizar un problema de presuntas desapariciones de mujeres, sin que esto sea del todo cierto. Se trata de oportunistas que vieron la ocasión para tratar de dañar la imagen turística de Vallarta al difundir mentiras con la aviesa intención de hacerlas pasar como verdades.

Al carro de la “indignación” se subieron desde simpatizantes de partidos políticos –algunos plenamente identificados con grupos priistas--, hasta candidatos independientes que pretenden ganar cientos de votos a río revuelto.

Por si esto fuera poco, también apareció un joven “redentor”, muy mesiánico él, que subió un video al Facebook con un mensaje donde invita a hombres y mujeres a cambiar conductas personales, y de paso, convocar a una marcha para el próximo sábado. Este chavo, de nombre Adrián, es casi, casi la viva encarnación de un sacerdote preocupado por el rebaño de ovejas negras a punto de caer al precipicio, pero convencido de que, con sus palabras, salvará al rebaño.

EL COLECTIVO DE GABRIELA

Antes, una joven que incursionó en los medios de comunicación en Puerto Vallarta hace algunos años, pero que sólo los utilizó para brincar a puestos del sector privado y que ahora es candidata independiente a la diputación local por el 05 distrito, difundió un boletín de prensa firmado por cuatro colectivos en donde exigen al gobierno municipal, estatal y federal “asumir un rol que  garantice la seguridad de las mujeres  en nuestro municipio, que se creen las políticas públicas que permitan atacar la violencia  a las mujeres así como los feminicidios crecientes en nuestro estado y localidad”.

Se trata de Gabriela Velasco, una auténtica trepadora de los medios, la Coparmex y ahora del sector público.

Sin duda, es loable la posición y la exigencia de estas personas para pedir mayor seguridad para las mujeres, sobre todo ante casos como el de Erika Cueto (que no ha sido encontrada) y el de Daniela Vargas, hallada muerta el sábado 17 del mes en curso.

Aplaudimos y nos sumamos al reclamo social para que ya no haya más feminicidios ni maltratos contra las mujeres. Hacemos votos para que, como dicen los eslóganes “#NiUnaMenos”, “#NiUnaMas”. Estamos con ustedes.

LA RAJA POLÍTICA

Sin embargo, así como aplaudimos una postura y una exigencia, también reprobamos el oportunismo político que algunos le quieren inyectar al tema para sacar raja política. También estamos en contra de quienes se quieren colgar del feminicidio de Daniela Vargas para cobrar facturas personales y alegar que todo se debe a que Puerto Vallarta es una ciudad insegura.

Los organizadores de la llamada “Marcha por la Libertad de la mujer y la seguridad en Puerto Vallarta” podrían estar errando el camino y desaprovechando el momento para realizar una protesta genuina, original, ya que la convocada para el sábado está claramente contaminada por tintes políticos y personajes oportunistas que, lejos de ayudar al objetivo que se persigue, sólo van a desvirtuar este movimiento, como ya lo han venido haciendo en las redes sociales.

Y es que hay personas plenamente identificadas con partidos políticos que desde hace algunos días –sobre todo a partir del caso de Daniela Vargas—comenzaron a subir todo tipo de comentarios y noticias falsas sobre decenas de desapariciones de mujeres en Puerto Vallarta, lo que, insistimos, sólo ha generado psicosis irresponsable entre un sector de la población.

Para que no se dejen sorprender por estos oportunistas y mensajeros de noticias apócrifas, obtuvimos datos oficiales sobre el problema de “mujeres desaparecidas” en Puerto Vallarta, y resulta que la realidad es totalmente distinta a la que quieren hacer pasar como verdadera en redes sociales.

LA ESTADÍSTICA REAL

Por ejemplo, en lo que va de este año 2018, se reportaron siete mujeres desaparecidas en la Fiscalía, de las cuales, las siete fueron localizadas. Lamentablemente, Daniela Vargas fue la única encontrada sin vida, pero las otras seis ya están con sus familiares y se trató de casos exclusivamente familiares. Unas se pelearon los padres, otras se fueron con el novio y otras andaban de parranda.

En la Comisaría de Seguridad Pública –en lo que va del 2018—se han registrado 10 reportes de “desaparecidas” y las 10 han sido localizadas, ningún caso fue violento.

También hay tres casos que no se han denunciado en el 911, sólo en redes sociales y en algunos, se ha tratado de asuntos que se fueron de su casa y regresaron al tercer día, como el de una tal Andrea Amaral.

El caso de Daniela merece mención aparte porque, como lo señalamos en otros artículos, todo apunta a que su muerte se dio en un contexto de violencia intrafamiliar; es decir, no se trató de un tema de inseguridad pública.

Y llama la atención cómo algunas personas quieren hacer daño a Vallarta y en su mezquino comportamiento se llevan a otros cientos, al dar como un hecho que ya se perdió otra mujer en la ciudad, sin que esto sea cierto.

LA BOFETADA DE ANDREA

Es el caso de Andrea Amaral García, una joven que supuestamente estaba desaparecida. Pues resulta que la muchachita no estaba perdida, sino que se fue con alguien, pero ella fue muy mal agradecida con las personas que se preocuparon por su “desaparición”, pues en su muro de Facebook posteó lo siguiente: “A todas las personas hipócritas que andan compartiendo mi foto estoy bien gracias. Ya intenté comunicarme con mi familia, pero nada; júzguenme, pero yo solo sé el porqué de mis acciones”.

La respuesta de Andrea fue algo así como una bofetada para todos aquellos que pensaban que realmente era otro caso de mujer desaparecida.

Luego, la semana pasada hubo otro caso, el de otra Andrea, pero de apellidos Mendoza, quien también la habían reportado como extraviada, y que la última vez que se le había visto fue afuera de la preparatoria Ignacio Jacobo de la U de G; y de pronto apareció en su casa, como si nada.

Pero los oportunistas volvieron al ataque para gritar que Puerto Vallarta es un lugar inseguro, como una tal Karla Esparza y un Miguel González –los dos con tendencias priistas, pues andan con dos candidatos a ediles—y dicen una y otra vez que están “desapareciendo decenas de mujeres”.

LAS CADENAS VIRTUALES

Ahora bien, la marcha del sábado tiene hasta el slogan mal, ya que dice: “Marcha por la Libertad de la Mujer”, y que se sepa, ninguna mujer está amarrada, encarcelada o maniatada como para no realizar sus actividades cotidianas en Puerto Vallarta. Van al trabajo, van a la escuela y salen de antro, no hay nada que atente contra su libertad.

Por eso, insistimos en que el tema de las “desapariciones” se debe manejar con mucho cuidado para no difundir noticias falsas que sólo perjudiquen la imagen del destino turístico, que tanto dinero y esfuerzo ha costado en posicionarlo como uno de los preferidos por el turismo nacional y extranjero, y como muestra ahí está la temporada alta, tenemos niveles históricos de ocupación hotelera y afluencia turística. Pero esto no lo ven los agoreros del infortunio.

Con esto no queremos inhibir a que las personas acudan a la marcha, por el contrario, nunca está demás exigir más y mejor seguridad, pero de ahí a que tergiversemos los hechos, es muy distinto.

Y decimos que al involucrarse en la convocatoria de la marcha gente como Gabriela Velasco –que es candidata independiente y que se colgó de Pedro Kumamoto para conseguir firmas--, ya le da otro tinte, un objetivo de oportunismo político que sólo desacredita un movimiento.

Con justa razón, Gabriel Igartúa ya no soportaba a Gabriela Velasco en la “Dirección” de Coparmex, y tuvo que buscar refugio en grupos sociales que, también utilizó como trampolín político, para irse de candidata a diputada independiente.

NO HAY QUE BAJAR LA GUARDIA

Pero bueno, el caso de los feminicidios es muy serio como para que algunos se aprovechen y distorsionen la realidad.

Así las cosas, déjenme contrales que en 2017 se tuvieron 96 reportes en la Fiscalía Regional de Justicia de mujeres como “desaparecidas” y se localizaron 93, esto en la región que comprende Mascota, Puerto Vallarta, Cabo Corrientes y Tomatlán.

En ese año, la Comisaría de Seguridad Pública registró 80 reportes de mujeres desaparecidas al número 911, y de éstas, 79 fueron localizadas; la que falta, que se perdió el 25 de diciembre, se habría ido con el novio, según la Fiscalía. De las que se encontraron, en ningún caso hubo violencia.

Feminicidios sí se han registrado, como el de la muchachita que asesinaron abajo del puente de la colonia San Esteban hace más de un año y la mujer que apareció muerta en un vado de un arroyo del camino viejo al basurero por la avenida México, casi enfrente de la explanada Vallarta, donde se hacen los bailes.

Hay casos focalizados, pero eso no significa que debemos bajar la guardia, pues la seguridad personal y el cuidado de nuestros familiares está siempre por encima de todo.

Así como debemos cuidarnos todos, también debemos cuidar la imagen de Vallarta, por eso no debemos caer en el juego político de esos oportunistas que quieren hacer un infierno de Vallarta, una tormenta en un vaso de agua pues.

Apoyamos la marcha, sí, la marcha bien intencionada, pero no los personajes que quieren sacar raja política y no tienen el menor respeto por casos como el de Daniela, pues quieren usar su nombre para beneficio personal.

Visto 2344 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412