giweather joomla module
Martes, 03 Diciembre 2019 07:10

Otro loco suelto en PV, Juan Calderón se coló a marcha de discapacitados para promocionarse mientras velaban a su abuelita

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Con espolones, pero de Velociraptor, el junior Juan Calderón Ibarría, nieto del ex presidente municipal, Efrén Calderón Arias, no respetó el luto de su abuela –quien murió en la víspera—Alma Ramírez de Calderón y con ese oportunismo que solo conocíamos de los políticos viejos, se fue a meter a la marcha que organizó ayer el Consejo Municipal para Personas con Discapacidad (Comudis), donde agarró a dos jovencitas del brazo para justificar su asistencia a este evento público.

Sin embargo, los organizadores del desfile, al darse cuenta de que el muchacho Juan Calderón Ibarría –quien anda como loquito diciéndole a todo mundo que él va a ser el próximo alcalde de Puerto Vallarta—se coló hasta al frente del contingente de discapacitados, fueron por él para decirle que no estaba invitado, toda vez que no era una persona con una capacidad diferente.

Para luego, el chamaco, que gusta siempre traer sombrero y lucir como todo un ranchero, respondió que él era un ciudadano común y corriente y que podía sumarse a cualquier marcha.

La respuesta de su interlocutor –el subdirector de desarrollo social del Ayuntamiento de Puerto Vallarta, David de la Rosa—fue inmediata. El funcionario municipal le dijo que estaba bien, pero que si quería participar en la caminata debería colocarse atrás de los discapacitados, no adelante como él quería.

Y así fue, sin el menor asomo de vergüenza por no ser bienvenido a una marcha de este tipo, Juan Calderón Ibarría caminó unos pasos hacía atrás, pepenó del brazo a dos niñas, y de la mano de ellas se sumó al contingente del Consejo para Personas con Discapacidad para después repartir sonrisas y posar para la foto que le tomaron sus cuatro achichincles.

Algunos que vieron a Juanito (como también le dicen) Calderón en este desfile, reprobaron su presencia ahí; ya que además de querer llevar agua a su molino para promocionar su imagen con fines políticos, no le importó que al mismo tiempo sus familiares ya velaban a su abuelita, la ex presidenta del DIF, Alma Ramírez de Calderón, quien falleció de causas naturales unas horas antes.

Uno pensaría que los jóvenes tienen nuevas formas de hacer política, que son más respetuosos y menos sucios que sus antecesores, pero vemos con desencanto que tienen las mismas mañas o que quizás son peor, pues con sus hechos lo demuestran.

 

 

 

Visto 2803 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412