Miércoles, 06 Enero 2021 00:34

Marina de los Santos, la inmoralidad política… busca ser alcaldesa de Vallarta por “Hagamos” Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

La tarde del martes se anunció por un comunicado difundido por la Directora del Instituto Vallartense de Cultura(IVC) del Ayuntamiento, Marina de los Santos, que ella se había registrado como precandidata a la presidencia municipal de Puerto Vallarta por el nuevo partido político “Hagamos”, hecho que causó bastantes reacciones por tratarse de una funcionaria municipal que no estaba en el radar de las posibles aspirantes a un puesto de elección popular y menos por un partido totalmente desconocido.

La lectura que nos deja la decisión de Marina de los Santos la podemos interpretar de diferentes formas, pero una de estas es el conflicto de intereses en que incurre –al menos políticamente hablando—al convertirse de facto en contrincante del abanderado o abanderada que designe el grupo Vallarta liderado por el alcalde Arturo Dávalos dentro del Partido del Movimiento Ciudadano (MC) para buscar la silla presidencial vallartense.

Nos llama la atención un par de factores más: Primero que, al registrarse como precandidata, Marina de los Santos desnuda los orígenes del partido “Hagamos” y a sus verdaderos dueños, como serían el grupo Universidad de Guadalajara, en concreto, al “rector vitalicio” Raúl Padilla López.

DESNUDAN A LA AGRUPACIÓN “HAGAMOS”

Y es que sabemos que Marina de los Santos llegó a la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Vallarta por una negociación entre el presidente municipal, Arturo Dávalos y el Grupo Universidad, o lo que es lo mismo, con Raúl Padilla López.

Luego entonces, Marina de los Santos habría recibido órdenes de Raúl Padilla para que se registrara como precandidata a la alcaldía para disputar el puesto que hoy preside Arturo Dávalos, pero con otra intención política, que es tratar de quitarle votos al Partido del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) e impedir que el partido de López Obrador gane en Puerto Vallarta.

Sin embargo, al colocar a Marina de los Santos en otro partido distinto al MC, también la pone en una situación bastante embarazosa, ya que ella podría quitarle votos (pocos o muchos, vaya usted a saber, pues en Vallarta es prácticamente una desconocida en las colonias populares) al candidato naranja, ya sea Diego Franco, Lupita Guerrero o Luis Munguía.

LA INMORALIDAD POLÍTICA

Otro factor que llama la atención en el comunicado de Marina de los Santos es su inmoralidad política, al asegurar que ya es precandidata del partido “Hagamos” pero que continuará al frente de la Dirección del Instituto Vallartense de la Cultura.

Ella como mujer tiene la obligación de que la equidad de género se respete en todos los ámbitos de la vida política, social, económica y cultural de Puerto Vallarta y de cualquier lugar. No puede jugar con los tiempos para quedarse como funcionaria municipal y ser precandidata a la alcaldía a la vez.

Si el Director de Servicios Públicos Municipales, Diego Franco Jiménez (hombre) renunció a su cargo para buscar la candidatura del MC a la presidencia municipal, no vemos el por qué Marina de los Santos (mujer) no haga lo mismo, pues esto es precisamente la equidad de género, competir en igualdad de circunstancias hombres y mujeres.

En otras palabras, no puede utilizar su condición femenina para quedarse a devengar un salario como directora que se paga con los impuestos públicos y ser precandidata a la vez, y mucho menos por otro partido diferente a quienes hoy ostentan el poder al interior de la Comuna.

Ella dice en su escrito que pediría licencia (sic) a la Junta de Gobierno del ICV 90 días antes de la elección en caso de ser nominada como candidata a la alcaldía de Vallarta, es decir, todavía cobraría por lo menos cuatro jugosas quincenas más, que créame, es una suma nada despreciable lo que gana un director del Ayuntamiento.

ARTURO DÁVALOS, EL PREDICAMENTO

Pero bueno, bajo este escenario, no hay que olvidar que al permanecer como Directora del IVC, Marina de los Santos mete además en un predicamento al alcalde Arturo Dávalos, quien debería exigirle su renuncia hoy mismo para que la cancha sea pareja entre los funcionarios que aspiren a sucederlo en el cargo.

Si el presidente municipal no le exige su renuncia a Marina de los Santos, estaría cometiendo un grave error, porque dejaría la puerta abierta a las especulaciones del tamaño de negociación que hizo con el Grupo Universidad para poner en cultura a la también exconductora de noticias de radio Universidad, en cuya dirección hoy despacha su madrastra, la locutora y periodista Susana Mendoza Carreño… por si usted no lo sabía.

A continuación, les dejamos el comunicado íntegro que ayer dio a conocer Marina de los Santos:

“A la opinión pública

Hoy me entusiasma compartir con ustedes la noticia de mi registro como precandidata a la presidencia municipal de Puerto Vallarta, Jalisco por parte de la agrupación política estatal, Hagamos.

Estoy convencida que el ejercicio de la función pública representa la posibilidad de incidir en la calidad de vida de todas las personas que, por nacimiento o elección propia, hemos adoptado a esta tierra como el hogar de nuestras familias.

Continuaré desempeñando mi actual responsabilidad como directora del Instituto Vallartense de Cultura (IVC), organismo público descentralizado del gobierno municipal que encabeza el ingeniero Arturo Dávalos Peña, a quien siempre agradeceré su amistad, apoyo y confianza, y de quien reconozco el liderazgo y el amor que le profesa al Puerto que queremos.      

De resultar nominada y en observancia a las disposiciones vigentes en materia electoral, a 90 días de la elección constitucional solicitaré, ante la Junta de Gobierno del IVC, la licencia correspondiente para separarme del cargo y atender de tiempo completo esta nueva encomienda.

Agradezco, de manera pública, al Comité Directivo de Hagamos el gran honor de su invitación y la gran responsabilidad que ello conlleva”.

 

 

 

 

Visto 777 veces
Inicia sesión para enviar comentarios