Miércoles, 30 Junio 2021 19:28

Otra injusticia en la Fiscalía vs una mujer; desaparecen a su hijo y encima la detienen por supuesto trata de personas Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Una verdadera pesadilla es la que vive la señora Estela Valdez de Quinard de 77 años, quien desde el año pasado denunció la desaparición de su hijo Ernesto Quinard Valdez de 30 años, cuyo automóvil en el que viajó al municipio de Coyuca de Benítez en el Estado de Guerrero, acompañado de su amigo Martín Hernández Valdez (también desaparecido) fue encontrado incinerado en una brecha de terracería en mayo del año pasado.

La señora Estela Valdez, acompañada de su hijo Enrique, se han unido a otras personas y a las autoridades federales a través de la Comisión Nacional de Búsqueda de la Secretaría de Gobernación para tratar de hallar a los dos muchachos vallartenses, pero a la fecha no los han encontrado, y los familiares presumen que una ex trabajadora sexual de nombre Reyna Mejía, quien sostuvo una relación sentimental con Ernesto Quinard, tiene algo que ver en la desaparición de los jóvenes.

Y como Estela Valdez siempre se opuso a que su hijo Neto tuviera un noviazgo con la guerrerense Reyna Mejía y además fue señalada por estar presuntamente involucrada en la desaparición de los muchachos, ella, Reyna, habría urdido un plan para vengarse de la señora Valdez de Quinard y meterla en problemas, pues la denunció en la Comisión Nacional de Derechos Humanos y en la fiscalía de Jalisco, por el presunto delito de trata de personas.

DETIENEN A DOÑA ESTELA

Así las cosas, el pasado fin de semana la Fiscalía de Jalisco informó en un boletín de prensa que policías investigadores cumplimentaron una orden de aprehensión en contra de una mujer por su probable responsabilidad del delito en materia de trata de personas, por lo que ya fue puesta a disposición del Juez que la requería para que sea procesada por el delito antes mencionado.

Se trata de Estela Margarita “N” y/o Estela “N” quien fue asegurada en la confluencia de las calles Montessori y Océano Indico, en el municipio de Puerto Vallarta.

Quedó a disposición del Juez de Oralidad del Centro de Justicia para Mujeres del Distrito con sede en Puerto Vallarta.

OTRO MP CUESTIONADO

Se sabe que la Carpeta de Investigación 111780/2019 se integró en Guadalajara y que desde allá se trasladó a Puerto Vallarta un Agente del Ministerio Público para poner a disposición del juez Iván Eduardo Fajardo García el caso de la señora Valdez, cuya defensa solicitó una ampliación del término constitucional para la audiencia de seguimiento que se llevará a cabo el próximo viernes a las 14:00 horas.

La orden de aprehensión fue girada por el entonces Juez de Control, Enjuiciamiento, Justicia Integral para Adolescentes y Ejecución Penal, Especializado en Violencia contra las Mujeres del VIII Distrito Judicial, Jorge Luis Solís Arana, el 12 de abril del año 2020.

Bajo esta tesitura, llama poderosamente la atención que, otra vez, un Agente del Ministerio Público esté involucrado en un aparente caso de injusticia en perjuicio de una mujer, toda vez que se presume que el funcionario no ha hecho ningún tipo de investigación sobre la denuncia que pesa sobre la señora Valdez de Quinard, y aun así, la puso a disposición de un juez de oralidad, solo por el dicho de una persona, quien además está involucrada y señalada en la desaparición de dos jóvenes vallartenses.

Hasta ahorita, el MP no se ha tomado la molestia de leer la denuncia que los familiares de Ernesto Valdez y Martín Hernández interpusieron por desaparición de persona (esperar nota por separado) y en donde se señala claramente a Reyna Mejía por ser la que, con engaños, citó a Ernesto Valdez a Coyuca de Benítez con el cuento de que estaba embarazada y una vez en aquel municipio de Guerrero, los muchachos desaparecieron.

VERSIÓN TEMERARIA

Sin embargo, el MP que vino de Guadalajara sí está tomando en cuenta la temeraria versión de Reyna Mejía, donde hace una serie de señalamientos muy delicados, pero sin aportar prueba alguna, de la existencia de trata de personas en el bar propiedad del esposo (ya fallecido) de la señora Estela Valdez.

De hecho, Reyna Mejía habría mentido en su declaración al aseverar que llegó a trabajar al bar Las Antorchas como “recamarera” cuando en realidad, comentan familiares de Estela Valdez, entró a laborar como mesera.

Pero en su denuncia, Reyna Mejía aseguró que ella vio que al lugar entraban “niñas con extranjeros a las habitaciones” y que una vez “escuchó que la señora prometía conseguir menores de 11 y 13 años a los americanos”; que “las traía de un rancho”, pero que “si las querían vírgenes, les costaban 300 dólares”.

No solo eso, sino que la novela que Reyna Mejía contó en su denuncia incluye también el supuesto de que el esposo de la señora la obligó a tener relaciones, que le puso una pistola en la cabeza y que la amenazó si decía algo porque… “dijo que tenía contactos con la mafia” “y le iba a ser daño a mis hijos”.

Pues bien, el cuento de Reyna, su propio dicho o su “verdad” --que no ha sido investigada con diligencias, cateos, interrogatorios a supuestas víctimas e incluso sin siquiera citar a esta mujer para ratificar denuncia o ampliar su declaración-- tiene ahora arrestada a Estela Valdez de Quinard, por lo que su defensa espera que el juez Iván Eduardo Fajardo García sea consciente, no la vincule y estudie el caso a fondo para que se dé cuenta que la denunciante es en verdad la denunciada por desaparición del hijo de la señora Valdez y su amigo Martín.

LA DESAPARICIÓN

Elementos hay, y bastantes, del extraño comportamiento de Reina Mejía con relación a la desaparición de los dos jóvenes vallartenses, ocurrida el 26 de mayo del año 2020 en Coyuca de Benítez.

Los familiares de Estela Valdez dieron a conocer el contexto en que se conocieron Ernesto Valdez y Reyna Mejía, con la intención de que se conozca la verdad y la opinión pública saque sus propias conclusiones.

Comentan que ellos se conocieron en Puerto Vallarta y que a principios del año 2019 comenzaron a tener una relación sentimental; que al principio la señora Estela Valdez aceptó el noviazgo, pues respetaba la decisión de su hijo;  pero que al enterarse de que la señorita Mejía se dedicaba a otras cosas “y se anunciaba en páginas de internet a nivel nacional ofreciendo sus servicios como dama de compañía y también como servidora sexual”, se opuso terminantemente, al grado de tuvo un pleito muy fuerte con su hijo, pues le prohibió que anduviera con Reyna.

En venganza, subrayan, Reyna Mejía imputa una falsa declaración en contra de Estela Valdez en el municipio de Tijuana, Bajá California y también en el Estado de Guanajuato, donde la acusa de trata de personas, y también señala a su hijo Ernesto Quinard. Toda esta maniobra, Reyna la llevó a cabo a espaldas de ellos.

“Posteriormente, y fingiendo un falso embarazo, logra confundir a Ernesto, al grado de pedirle la cantidad de 150 mil pesos dizque para comprar una casa”. El joven, que es ingeniero de profesión, le entrega el dinero de buena fe y ella le dice que su familia está en Coyuca de Benítez y que quiere estar cerca de esta cuando tenga al bebé.

Después, Reina se comunica con Ernesto a Puerto Vallarta para decirle que está a punto de darse el parto y quiere que vaya a Coyuca de Benítez, lo cual hace el joven, quien pide a su amigo Martín que lo acompañe. “Una vez en el pueblo, Ernesto le llama a Reyna y ella le comenta que el parto se va a retrasar un día más, pero que ella y su familia pasarían por ellos a la plaza”.

En ese momento, Ernesto todavía tuvo contacto por teléfono celular con sus familiares de Puerto Vallarta, a quienes les informa que iban a pasar por ellos y los trasladarían a la casa de Reyna, desde donde el joven vallartense manda la ubicación por GPS, esto para que supieran dónde estaban; pero después ya no se supo nada de ellos, se cortó la comunicación y a la fecha no aparecen, ni vivos ni muertos.

Y como se manejó en este medio en su oportunidad, lo único que encontraron las autoridades fue el coche en que viajaron los jóvenes vallartenses totalmente quemado; el vehículo, un Ford Focus color blanco, modelo 2015, fue hallado a unas calles donde mandaron su última ubicación los jóvenes, es decir, muy cerca de la casa de la familia de Reina.

Por ello y ante la injusticia que dicen se comete en la Fiscalía de Jalisco, los familiares de la señora Valdez enviaron un escrito a este medio, que también va dirigido a la opinión pública, donde aseguran que el contenido de la denuncia de Reina Mejía “es completamente una falsedad y un plan con maldad, alevosía y ventaja planeado por la señorita Reyna Mejía García contra la señora Estela Margarita Valdés, por el motivó ya expuesto en este comunicado, pidiendo su apoyo para exponer la verdad”.

También anuncian que mañana jueves a las 14:30 horas estarán en las oficinas de la fiscalía regional en este puerto para apoyar a la señora Estela “para que la verdad salga a la luz pública y las autoridades y el pueblo en general de Vallarta sepan la verdad”, por lo que piden apoyo de todos los vallartenses.

 

Visto 1540 veces
Inicia sesión para enviar comentarios