giweather joomla module
Jueves, 07 Julio 2022 02:24

Samantha Fierros, la juez que dejó desprotegida a víctima de abuso sexual; ahora despacha en el Centro de Justicia para las Mujeres Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Por Jorge Olmos Contreras

Aunque se lo tenía muy guardado, la juez Samantha Saraí Fierros Loza –que ahora está adscrita al juzgado del Centro de Justicia para las Mujeres (CJM) en Puerto Vallarta—trae un pesado antecedente que dejó en el municipio de Autlán de Navarro, donde permitió que dos presuntos violadores de una menor no fueran vinculados a proceso en perjuicio de la niña, cuyo nombre se reserva por razones obvias.

Hija del magistrado Antonio Fierros Ramírez –que para no variar despacha en la sala X especializada en justicia integral para adolescentes y penal en Guadalajara—Samantha Saraí no fue suspendida por el Consejo de la Judicatura como ha sucedido con otros jueces que se han visto inmersos en escándalos de corrupción y mala impartición de la justicia, sino que fue premiada al enviarla al juzgado del CJM.

Fierros Loza llegó a Puerto Vallarta el 01 de julio del año pasado, ya cumplió un año como juez adscrita al CJM, pero hay indignación entre los familiares de la menor agraviada, porque lejos de castigar a la juez Samantha, la protegieron y todavía tuvieron el descaro de ponerla en el juzgado donde se ventilan precisamente casos de abusos contra niñas, niños, adolescentes y mujeres.

EL CASO AUTLÁN DE NAVARRO

En Autlán de Navarro, dos sujetos fueron acusados por abuso sexual infantil y corrupción de menores en el año 2020 y correspondió a la juez Fierros Loza atender el caso, pero en lugar de vincular al principal implicado de este delito, decidió por el auto de no vinculación, lo que causó indignación en la sociedad de aquel municipio y el malestar e impotencia de los padres de la menor que fue víctima de abuso.

Lo más indignante, es que uno de los involucrados en la comisión de este ilícito es un ex funcionario del Ayuntamiento de Autlán de Navarro de nombre Rubén Nero, que en ese tiempo trabajaba en el área de catastro y o del registro público de la propiedad.

La denuncia contra este individuo se presentó el 13 de octubre del 2020, por lo que se abrió la Carpeta de Investigación CI1319/2020 y la Carpeta Administrativa 04/2021.

LA INDIGNACIÓN

Los familiares de la menor señalan que Rubén Nero, aprovechándose de su posición en el Ayuntamiento “y en complicidad con autoridades de la Fiscalía del Estado (dicen que le avisaron el 28 de octubre de ese año que la Carpeta se iba a judicializar) presentó una carta de arraigo en Autlán de Navarro para que lo citaran ahí, “pero además le entregó copias a otro abusador de nombre Kevin para que se escondiera”.

En este contexto, y al judicializarse la Carpeta de Investigación, las órdenes de aprehensión contra los dos involucrados eran inminentes.

Sin embargo,  la juez Samantha Saraí Fierros negó las órdenes de aprehensión al supuestamente argumentar “que no había la necesidad urgente para otorgar dicha orden de aprehensión”, “por lo que en contubernio con los abogados de los (presuntos) abusadores, solo señaló el mes de febrero del año 2021 como fecha para celebrar la audiencia de imputación, a la cual sólo acudió el imputado de nombre Kevin, mientras que el principal señalado de abuso sexual infantil, Rubén Nero, no se presentó “porque tenía covid”, según una receta médica exhibida.

Los familiares de la menor aseguran que la juez Samantha Fierros habría llegado a un acuerdo con los abogados de los imputados para que no los vinculara a proceso. Y así sucedió, la juzgadora social tomó la aberrante decisión de no vincular a los presuntos abusadores sexuales.

Lo peor de todo, es que el Agente del Ministerio Público que presentó el caso a la juez, no quiso apelar la decisión de Samantha Saraí Fierros, “porque querían que el asunto terminara, que se quedara hasta ahí, ya que con eso podrían deslindar al principal violador, Rubén Nero”, indican.

No obstante, el abogado de la menor afectada, quien representa a niños y niñas por conducto del DIF, les dijo a los padres de familia que tenían que presionar a la fiscalía, pues si no apelaban, el involucrado Rubén Nero podría ser deslindado.

El 16 de abril –ya sin la juez Fierros en Autlán de Navarro—fue citado Rubén Nero a otra audiencia, pero no se presentó, por lo que se giró una orden, sin que a la fecha haya sido llamado a cuentas, “pues le avisaron para que se escondiera en un poblado cercano y no le han cumplimentado la captura”, mientras que el de nombre Kevin, ya es buscado mediante orden de aprehensión que fue librada apenas a finales del mes de julio.

Muy indignados, los padres de la menor de nombre reservado, están dispuestos a venir a Puerto Vallarta para exigir que la juez Samantha Saraí Fierros sea sancionada por el Consejo de la Judicatura a cuyos integrantes reclaman su actitud pasiva e irresponsable al ponerla en un juzgado adscrito al Centro de Justicia para las Mujeres, pues ella lo que menos hace, es defender al género femenino, mucho menos a niños, niñas y adolescentes.

 

 

 

 

 

Visto 741 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Vínculos importantes

Publicidad

Para anuncios en la versión impresa y en línea comunicarse a la Redacción al teléfono 322 294 8412