Martes, 27 Octubre 2020 01:56

Construyen restaurante sin permisos atrás de cárcamo del Seapal y anuncian banda norteña el domingo Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Acostumbrados a violar leyes y reglamentos y a presumir sus influencias con funcionarios del actual Ayuntamiento, los esposos Juan Carlos Rosas y Verónica Plasencia construyen un restaurante al parecer sin permisos de Planeación Urbana ni de Ecología Municipal, justo atrás del cárcamo de bombeo de aguas negras que se ubica entre las avenidas México y Las Palmas, lo que representaría un foco de infección para potenciales clientes del futuro establecimiento.

Pero no solo eso, sino que además, en sus redes sociales estas personas anuncian que el próximo domingo primero de noviembre van a inaugurar el restaurante –al que han denominado El Vallartense—con la presencia de las bandas norteñas “Playa Grande” y “Ruta 200” en vivo, lo que sería una verdadera afrenta a las autoridades municipales debido a la crisis sanitaria existente por la presencia del virus SARS Cov-2 que ya ha enfermado con covid-19 a cientos de personas en el municipio y causado la muerte de decenas de ciudadanos más.

Juan Carlos Rosas y Verónica Plasencia operaban la palapa Eduardo’s en Boca de Tomates y ahora han reaparecido en Paseo de las Flores –que es la calle que va al Centro Internacional de Convenciones-- esquina con avenida México, donde levantan una construcción al parecer sin los permisos correspondientes y sin importarles tres puntos alrededor del establecimiento comercial:

AGUAS NEGRAS, LADRILLERAS Y HASTA UN COLEGIO, ALREDEDOR

1.- Que la planta de tratamiento de aguas negras se ubique a unos metros del restaurante y sus funestas consecuencias con olores desagradables y posible contaminación de alimentos por las particulares que pueden estar en el aire como heces fecales, metales y gases que emanan de la operación del cárcamo al bombear este tipo de aguas residuales.

2.- Que alrededor del restaurante operen ladrilleras que queman constantemente leña y otros materiales para hornear barro y convertirlo en tabiques cocidos.

3.- Que en el mismo perímetro esté la parte trasera –donde están las canchas deportivas—del colegio Tepeyac, ya que si va a haber música en vivo y bandas norteñas seguro va a ocasionar molestias a los alumnos una vez que regresen las clases presenciales.

LAS INFLUENCIAS Y LA BURLA DE VERÓNICA

Sin embargo, Juan Carlos y Verónica presumen sus influencias y afirman que hasta “El Tigre” (refiriéndose al subdirector de tránsito municipal, Everardo Rubio) ya les dio el visto bueno y permiso para que abran su restaurante, que él los apoya, como si el funcionario tuviera competencia en la materia.

Quizás por eso la noche de anoche pudimos observar albañiles en el predio trabajando a marchas forzadas sin que ninguna autoridad interviniera por tener a personas laborando después de las 21:00 horas.

Y como si se tratara de una burla, Verónica Plasencia escribió un post en su muro de Facebook, donde señala lo siguiente:

“Buenos días, amigos, Dios los bendiga pues por su seguridad para combatir el covid están parando en Jalisco otra vez la música en vivo, así que hay que cuidarnos y mantener la sana distancia para evitar contagios y proteger a nuestros seres queridos, las personas mayores son las que sufren más las consecuencias, entonces pues a cuidarnos y usar el cubrebocas”.

Esta señora es tan habladora, que ha involucrado hasta al Director de Reglamentos Municipales, José Juan Velázquez, mejor conocido como “El Chino” como la persona que le ayuda en todo y que de esta manera es como puede abrir cualquier restaurante sin permisos, ya que la protegen y que ella es la que manda en Reglamentos.

Otro funcionario al que también involucra en sus ínfulas de poder es al actual Director de Seguridad Pública, Misael López Muro, servidor público que supuestamente también protege a Juan Carlos Rosas y Vero Plasencia.

EXIGIMOS UNA EXPLICACIÓN

Esperemos que hoy las autoridades municipales den una respuesta oficial sobre estos señalamientos, ya que nadie puede estar por encima de la ley y los reglamentos. De entrada, se exige una explicación a varias dependencias del Ayuntamiento para que aclaren el por qué están permitiendo una construcción aledaña a la planta de tratamiento de aguas negras (antes habían clausurado en el mismo lugar un pequeño comercio de comida por esta razón), y quién o quiénes desde Planeación Urbana lo están consintiendo y qué dice al respecto la Dirección de Ecología, ya que también están podando árboles.

A su vez, la Oficialía Mayor de Padrón y Licencias está obligada a informar la expedición del permiso de restaurante bar para el lugar que se llamará “El Vallartense” y cuánto dinero egresó al erario por este concepto.

¿Tendrá conocimiento de estas irregularidades el alcalde Arturo Dávalos Peña?

 

 

 

 

Visto 1181 veces
Inicia sesión para enviar comentarios