Miércoles, 27 Enero 2021 00:48

Morena Vallarta, la terna de la mentira y la manipulación de Gutiérrez Müller Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Olmos Contreras

Si algo no le favorece en estos momentos al Partido del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) es el engaño, la manipulación y la mentira, porque esto es precisamente lo que hizo el llamado fundador de este instituto político en Jalisco, Rodrigo Gutiérrez Müller –hermano además de la primera dama de México, Beatriz Gutiérrez Müller—al deslizar una terna absoluta, pero falsa, de precandidatos a la presidencia municipal de Puerto Vallarta.

Sin tener ninguna facultad para decidir quién o quiénes serán los candidatos de elección popular en el estado y mucho menos en Puerto Vallarta, Rodrigo Gutiérrez “destapó” una terna –así lo manejó el diario digital panista Tribuna de la Bahía—de lo que “eventualmente” serían precandidatos de Morena en Puerto Vallarta. No especificó el señor Müller si esta tercia de personajes le gustaría a él en lo particular que fueran los únicos que pelearían por la candidatura o son los definitivos en la lucha por obtenerla.

Al ser hermano de la esposa del presidente López Obrador, la revelación causó un revuelo al interior de las huestes de Morena en Puerto Vallarta, donde por la tarde uno de los aspirantes, Rocky Santana, desmintió semejante afirmación.

Y es que la terna de la mentira está compuesta –en orden de importancia y simpatías del mismísimo Gutiérrez Müller—por el extesorero municipal del Ayuntamiento de Vallarta, Humberto Famanía Ortega; el actual diputado local Bruno Blancas y el jovencito naranja Juan Calderón Ibarría.

HUMBERTO FAMANÍA… SIN POSIBILIDADES

Pero bueno, lo que deslizó Gutiérrez Müller en una entrevista telefónica al reportero de Tribuna de la Bahía, Miguel González Guerra (por cierto, exregidor panista), en el sentido de que solo hay esta terna de precandidatos a la alcaldía de Puerto Vallarta, está muy, pero muy alejado de la realidad.

La entrevista con González Guerra tiene muchas aristas, ya que incluso Gutiérrez Müller se inclina porque el candidato de Morena sea Humberto Famanía Ortega, al comentar que “a mi me daría mucho gusto que fuera Humberto nuestro candidato”.

Es claro que Rodrigo Gutiérrez desconoce lo que sucede en Puerto Vallarta; que no tiene la menor idea de las cuestiones políticas que se desarrollan tanto al interior como al exterior de los grupos morenistas locales, quizás por eso cometió el desliz al declararle a un reportero la existencia de una “terna”, la cual, como ya vimos, es totalmente apócrifa.

En el contexto político, el señor Müller desconoce que Humberto Famanía Ortega tenía fincadas sus esperanzas en que Porfirio Muñoz Ledo fuera electo presidente nacional de Morena para sustentar y construir su candidatura. Tampoco sabe que a Famanía ya se le pasó su tiempo, y peor todavía, que fue tapadera de los malos manejos del dinero público del exalcalde Rodolfo González Macías, pues como tesorero, también se vio involucrado en un desvío de recursos en la última etapa de la administración 1992-1995.

Gutiérrez Müller tampoco sabe que Famanía Ortega renegó del PRI y buscó cobijo en el PAN, y que incluso años después lo hicieron director de comunicación social, precisamente en el interinato de Ignacio Guzmán García. Ni que luego coqueteó con el PRD, tiempo en que hizo amistad con Porfirio Muñoz Ledo, pero ya no trascendió en los círculos políticos del municipio.

Sin embargo, vio una luz de esperanza cuando Andrés Manuel López Obrador ganó la presidencia de la República y lo acompañó en el Congreso de la Unión el mismísimo Porfirio Muñoz Ledo, quien después compitió y perdió la titularidad de Morena frente a Mario Delgado. Al salir derrotado Muñoz Ledo, Humberto Famanía quedó huérfano y sus posibilidades se esfumaron.

No obstante, hoy el cuñado de López Obrador lo “rescata” y lo coloca en una terna que más tarde él mismo desmintió y que dijo lo hizo a “título personal”.

Así las cosas, Humberto Famanía Ortega no tiene la más mínima posibilidad de ser el candidato de Morena a la alcaldía de Puerto Vallarta, quienes digan otra cosa, están divagando o no saben que los tiempos políticos ya cambiaron.

JUAN CALDERÓN, CARTAS INDISCRETAS

Ahora bien, si analizamos a otro de los actores políticos que señala Gutiérrez Müller, al jovencito Juan Calderón Ibarría, las cosas están más complicadas, toda vez que este personaje tiene el perfil más alejado de lo que busca la Cuarta Transformación para ser considerados partes del proyecto en una candidatura de elección popular.

El muchacho es tan corruptible, que existe la versión de un reportero local de un medio digital, en el sentido de que Calderón Ibarría le habría enviado una carta, de su presunto puño y letra, a un supuesto poderoso líder de la delincuencia organizada de Jalisco, donde le pide permiso para ser candidato a la alcaldía de Puerto Vallarta, y desde luego, también le habría solicitado un importante apoyo económico traducido en varios millones de pesos para su eventual campaña.

El tercer hombre en discordia que se menciona en esta terna falsa es el actual diputado local, Bruno Blanca, quien, de acuerdo con sondeos internos de Morena, sí aparece como posible candidato, pero debajo de dos actores en el juego.

Y es que permítanme informarles que Morena, como partido, pagó una encuesta para consumo solo de los dirigentes (no para publicarla) para medir su posición y la de sus aspirantes en las preferencias electorales en Puerto Vallarta; y de los posibles contendientes, destacan sólo dos –del género masculino-- con el mayor número de simpatías entre los posibles votantes que acudirían a las urnas el próximo seis de junio para elegir alcalde, diputado local y legislador federal.

LOS SONDEOS INTERNOS

La verdadera encuesta es la que tiene en su poder Morena, la que se hizo para medir sus posibilidades, la que no es con fines propagandísticos; y creemos que por ahí va a decir la cúpula estatal con la venia nacional, para sacar al candidato a la presidencia municipal; pues no será con un albazo apócrifo como el partido de López Obrador va a decir las candidaturas.

Todo lo demás forma parte de la desesperación y de la “guerrita” de papel o digital que le imprimen algunos morenistas para ser considerados o negociar posiciones.

Algunos están tan desproporcionados, que incluso les han exigido a algunos aspirantes mucho dinero en efectivo “para tomarlos en cuenta” y llevar votantes –hasta de Bahía de Banderas—el día de los comicios, lo que es un claro modo de chantaje.

Bajo este escenario, insistimos en que Morena tiene las puertas abiertas para ganar una elección; pero solo si no comete el grave error de postular a alguno de los aspirantes que su propia encuesta les indica que no ganarían la elección.

Habrá qué esperar y ver quién será el o la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional a la presidencia municipal de Puerto Vallarta.

Lo demás es mera conjetura, especulación política pues.

 

 

 

 

Visto 1306 veces
Inicia sesión para enviar comentarios